Hacia un Presupuesto del Bienestar Social en España

JACINDA ARDERN DAVOS 2019

Jacinda Ardern, Foro Económico Mundial – Davos, Enero 2019

Sevilla, 30/VI/2019

Dicho y hecho. Lo anunció en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos, en Enero pasado: “Debemos abordar el bienestar social de nuestra nación, no solo el bienestar económico”, según figura en las palabras que acompañan a la imagen de cabecera de este post. Ya existe una realidad en el mundo político global, desde hoy, a la que hay que mirar siempre desde cualquier punto del mapamundi, que gira en torno al Presupuesto del Bienestar, más allá del clásico culto popular al denominado Producto Interior Bruto, que hasta suena mal. Este lugar al que hay que dirigir ya las miradas de las personas dignas, se llama Nueva Zelanda y su Primera Ministra, Jacinda Ardern, a la que sigo de cerca en los últimos años por su forma de gobernar y hacer política de verdad en clave de Revolución 4.0. Hoy, se ha hecho público el primer presupuesto mundial del bienestar, anunciado por la Agencia Efe: “En nuestro primer Presupuesto del Bienestar estamos midiendo y prestando atención a lo que valoran los neozelandeses: la salud de nuestra gente y nuestro medio ambiente, los puntos fuertes de nuestras comunidades y la prosperidad de nuestra nación”, dijo el ministro de Finanzas, Grant Robertson, ante el Parlamento. “El éxito consiste en hacer que Nueva Zelanda sea un gran lugar para ganar dinero y para vivir”, agregó el ministro al anunciar este presupuesto que acaparó la atención mundial desde que su primera ministra, Jacinda Ardern, lo anunciara en enero pasado durante el Foro Económico Mundial de Davos”.

El Presupuesto del Bienestar gira en torno a cinco ejes principales, dando un giro copernicano a la metodología tradicional basada en la gestión de ingresos-gastos o costes-beneficio y considerar prioritarios los objetivos de bienestar de la población: salud mental, la lucha contra la pobreza infantil y la violencia doméstica, financiación desde el Gobierno para proyectos que impulsen el desarrollo de las poblaciones maoríes y del Pacífico y para mitigar los efectos del cambio climático con el objetivo de alcanzar una emisión de carbono cero, excepto la del metano, para el 2050. Ya lo anunció la Primera Ministra en el encuentro del Foro Económico Mundial celebrado en Davos, durante los días 22 a 25 de Enero pasado, a través de su intervención en el panel “Salvaguardando Nuestro Planeta”, interpelando a los miembros de la élite política que no creen en el cambio climático: “Ardern señaló que no hace falta saber de ciencia para ver el cambio que están experimentando las naciones isleñas del Pacífico, y llamó a no estar en el lado equivocado de la historia en materia de cambio climático. Destacó también que su país va a desarrollar unos presupuestos basados en el bienestar, ya que a pesar de que el PIB de un país es importante, no es suficiente si a la vez está contribuyendo a degradar el medio ambiente” (1). Como aparece en la imagen que acompaña a estas palabras, pronunció en Davos, en Enero de este año, unas palabras programáticas de su Gobierno y del Presupuesto de Estado, que ha cumplido con la aprobación hoy del presupuesto en Nueva Zelanda: “Debemos abordar el bienestar social de nuestra nación, no solo el bienestar económico”.

En España estamos ahora ensimismados en otras tareas de importancia extrema como es la de constituir un Gobierno posible que dé la tranquilidad necesaria a un país que lleva varios años desorientado. Otra vez hay que buscar el hilo conductor del diálogo como fuente de inspiración para buscar la mejor alternativa posible a la situación actual. Lo repito en este blog de forma alta y clara: se acabaron las mayorías vergonzantes, el bipartidismo, la alternancia, el tú más, el rodillo, el ninguneo político a la oposición, el decreto-ley como norma categórica del mal gobierno para arrasar todo lo que se considere políticamente correcto. Consenso por aquí, allá y acullá. El Congreso será conocido desde ese día como el Consenso de los Diputados.

¿Qué significa consenso? Según la Real Academia Española, el “acuerdo producido por consentimiento entre todos los miembros de un grupo o entre varios grupos”. Si analizamos bien el lema “consenso”, podemos observar que su definición está acompañada de dos palabras claves para comprenderla en toda su extensión: acuerdo y consentimiento. Es un trío de ases para los dirigentes políticos que tienen en sus mangas los responsables políticos, visto el panorama de fragmentación política en el que estamos instalados desde hace ya varios años. Llama la atención que en el Diccionario de la Lengua Española sólo admita una acepción este lema. Es rotunda esta palabra y por algo será.

Hacer política debe ser practicar la verdad de los programas electorales, porque todos no son iguales: “Pero en este entorno generalizado de decepción e indignación con los gobernantes en todo el mundo, hay países y líderes que permiten seguir pensando aquello de que “la política es el arte de lo posible”. Y la Nueva Zelanda de la primera ministra Jacinda Ardern, del Partido Laborista, es uno de ellos” (2). Es verdad, porque es probable que lo que necesite este país es recibir lecciones desde las Antípodas, basadas en una nueva forma de gobernar frente al imperio de los hombres de negro y por un consenso permanente con las otras fuerzas políticas que conforman los llamados arcos parlamentarios que únicamente deberían perseguir el interés general mediante acuerdos y consentimiento ético. Será la única forma de estar muy cerca del Presupuesto del Bienestar Social para este país en los próximos años.

(1) https://www.gutierrez-rubi.es/newsite/wp-content/uploads/2019/01/Davos_Informe-2019.pdf

(2) https://elpais.com/elpais/2019/05/16/opinion/1558017714_213202.html.

CLÁUSULA DE DIVULGACIÓN: José Antonio Cobeña Fernández no trabaja para ninguna empresa u organización religiosa, política, gubernamental o no gubernamental, que pueda beneficiarse de este artículo, no las asesora, no posee acciones en ellas ni recibe financiación o prebenda alguna de ellas. Tampoco declara otras vinculaciones relevantes aparte de su situación actual de jubilado.