Agenda Digital de Europa, en Andalucía (III): la capacitación digital de sus trabajadores

La era digital debe significar autonomización [sic] y emancipación de las personas que viven en Andalucía; los antecedentes o la capacitación no deben constituirse en barreras para acceder a este potencial.

EL FUTURO ESTA EN TUS MANOS

El futuro está en tus manos

Se maneja un dato en las decisiones estratégicas digitales que adquiere una relevancia especial en momentos de crisis: “Europa padece actualmente una creciente penuria de capacitación en TIC. Hay 150 millones de europeos –el 30 % aproximadamente- que no han usado nunca internet, y los sistemas de educación y formación de Europa no han seguido el hilo de las competencias en TIC necesarias en el mercado de trabajo digital de hoy en día”. La competencia digital, en el marco de referencia de la Unión Europea, figura entre las ocho oficialmente declaradas. El conjunto de estas competencias se define como una combinación de conocimientos, capacidades y actitudes adecuadas al contexto en el que viven los trabajadores, por ejemplo, en Andalucía. Las competencias clave son aquéllas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personales, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo (1).

El marco de referencia establece ocho competencias clave:

1. comunicación en la lengua materna
2. comunicación en lenguas extranjeras
3. competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología
4. competencia digital
5. aprender a aprender
6. competencias sociales y cívicas
7. sentido de la iniciativa y espíritu de empresa, y
8. conciencia y expresión culturales

Entre estas competencias se encuentra la competencia digital, entendida como el uso seguro y crítico de las tecnologías de la sociedad de la información (TSI) para el trabajo, el ocio y la comunicación. Se sustenta en las competencias básicas en materia de TIC: el uso de ordenadores para obtener, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y comunicarse y participar en redes de colaboración a través de Internet. Unida a la que tan extensamente se ha desarrollado en este blog, la inteligencia digital (ver la etiqueta correspondiente en la columna izquierda de este post), se abre un futuro prometedor que sienta las bases como las que narra la protagonista del video con el que se abre hoy este artículo.

La competencia digital de los trabajadores en Andalucía exige una buena comprensión y amplios conocimientos sobre la naturaleza, la función y las oportunidades de las TIC en situaciones cotidianas de la profesional. Tal como se define oficialmente y como hilo conductor de esta competencia, “esto conlleva el conocimiento de las principales aplicaciones informáticas, como los sistemas de tratamiento de textos, hojas de cálculo, bases de datos, almacenamiento y gestión de la información, y la comprensión de las oportunidades y los riesgos potenciales que ofrecen Internet y la comunicación por medios electrónicos (correo electrónico o herramientas de red) para la vida profesional, […] la puesta en común de información y las redes de colaboración, el aprendizaje y la investigación. Asimismo, las personas deben comprender las posibilidades que las TIC ofrecen como herramienta de apoyo a la creatividad y la innovación, y estar al corriente de las cuestiones relacionadas con la validez y la fiabilidad de la información disponible y de los principios legales y éticos por los que debe regirse el uso interactivo de las TIC”.

La Agenda Digital de Europa, en Andalucía, debe proponerse incrementar y mejorar las competencias digitales de las personas que residen en la Comunidad, con independencia de su edad, lugar de residencia o situación económica, de manera que puedan participar plenamente en la sociedad digital y en el mercado laboral. Andalucía necesita personas capacitadas en este ámbito para asegurar la competencia y la productividad en la economía andaluza, nacional y europea. Y el sector tecnológico en Andalucía puede ser una cabeza de puente muy importante para animar el sector productivo TIC. El legislador europeo ha previsto que millones de jóvenes y los millones de mujeres de todas las edades que utilizan las TIC con regularidad en Europa, pudieran sentirse atraídos por un trabajo en el sector tecnológico o de las TIC. Por este motivo, la Agenda Digital tutelada por el Gobierno de Andalucía debe dirigirse a todos los ciudadanos en Andalucía, especialmente a los jóvenes, para que conozcan las posibilidades de las TIC para todo tipo de profesiones, con gran apoyo, indiscutiblemente, del Fondo Social Europeo (2).

El pasado mes de mayo, se celebró la primera «Semana europea de la capacitación digital» (1 a 5 de marzo de 2010), de la que señalo la página web donde se puede consultar en español las intervenciones y el desarrollo de todas las actividades contempladas en este marco de actuación. La conclusión principal obliga a que la Comisión respalde en 2010 y años sucesivos las actividades nacionales y europeas de sensibilización con vistas a promover ante los jóvenes la educación, las carreras y los puestos de trabajo en las TIC, así como fomentar la alfabetización digital entre los ciudadanos, la formación en las TIC para los trabajadores y la adopción de las mejores prácticas. Prueba de ello es que en las conclusiones del Informe eEspaña 2010, publicado por la Fundación Orange, se afirma con rotundidad que “España se sitúa en el puesto 17 de los 28 países europeos analizados en las variables relacionadas con la disponibilidad de capital humano o la capacidad de innovación y la productividad del sector TIC (Índice Entorno [ver más adelante]). Ya son varios los gobiernos que han tratado de legislar a favor del fomento de la innovación en España. La reciente Ley de Economía Sostenible (LES) es el último intento con este objetivo. Asimismo, la falta de capacitación TIC en la masa laboral española y la caída en las matriculaciones en algunas titulaciones técnicas hacen reflexionar sobre la necesidad de un plan de choque en esta dirección que pudiera recogerse en un hipotético acuerdo de estado sobre educación. Estas carencias se traducen en la debilidad de la iniciativa emprendedora en el sector TIC. Además de un marco regulador favorable y una mano de obra cualificada, los emprendedores TIC necesitan financiación”. Interesante reto para Andalucía.

RANKING INDICE ENTORNO E-ESPANA

Estoy muy interesado en trabajar muy cerca de la Universidad en Andalucía, porque estoy convencido de que será una oportunidad llena de fortalezas para crecer en autonomización [sic] y emancipación de las personas jóvenes y adultas que viven en Andalucía, si somos capaces de interactuar salvando las responsabilidades de todas las instituciones que intervienen en estos procesos, pero firmando un nuevo contrato social de gran alcance, con repercusión inmediata en los aprendizajes prácticos en el sector público que abran posibilidades a las competencias digitales de muchos jóvenes en sectores públicos y privados. Porque un Gobierno electrónico responsable, en Andalucía, tiene que pensar en ello, para salvar las rotaciones e incrementos de valor añadido por nuevos proyectos digitales en la Administración Pública de la Junta de Andalucía, que necesitan estos jóvenes, competentes digitales, a corto plazo. Ya estamos dando pasos en este sentido.

Sevilla, 27/IX/2010

(1) RECOMENDACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 18 de diciembre de 2006 sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente (2006/962/CE) DOUE, L 394/10, de 30/12/2006

(2) http://eskills-week.ec.europa.eu/web/guest/news/-/journal_content/56_INSTANCE_m7wX/10512/26429/NEWS_MAIN_DISPLAY