Un barco llamado WordPress

En un cuento precioso de Saramago, El cuento de la isla desconocida (1), hay un diálogo crucial entre un rey y un hombre que le pide sorprendentemente un barco, que nos permite comprender el mensaje de la búsqueda de islas desconocidas en Internet, es decir, en la Noosfera: ”Y esa isla desconocida, si la encuentras, será para mí, A ti, rey, sólo te interesan las islas conocidas, También me interesan las desconocidas, cuando dejan de serlo, Tal vez ésta no se deje conocer, Entonces no te doy el barco, Darás. Al oír esta palabra, pronunciada con tranquila firmeza, los aspirantes a la puerta de las peticiones, en quienes, minuto tras minuto, desde el principio de la conversación iba creciendo la impaciencia, más por librarse de él que por simpatía solidaria, resolvieron intervenir en favor del hombre que quería el barco, comenzando a gritar. Dale el barco, dale el barco. El rey abrió la boca para decirle a la mujer de la limpieza que llamara a la guardia del palacio para que estableciera inmediatamente el orden público e impusiera disciplina, pero, en ese momento, las vecinas que asistían a la escena desde las ventanas se unieron al coro con entusiasmo, gritando como los otros, Dale el barco, dale el barco. Ante tan ineludible manifestación de voluntad popular y preocupado con lo que, mientras tanto, habría perdido en la puerta de los obsequios, el rey levantó la mano derecha imponiendo silencio y dijo, Voy a darte un barco, pero la tripulación tendrás que conseguirla tú, mis marineros me son precisos para las islas conocidas”.

He cumplido recientemente diez años navegando en este barco virtual llamado WordPress y es maravilloso constatar que gracias a él somos multitud las personas que buscamos islas desconocidas en la Noosfera y, además, las encontramos: “En la actualidad más de 400 millones de personas ven alrededor de 20.000 millones de páginas diseñadas con WordPress al mes y entre sus clientes están algunos de los principales medios de comunicación del mundo como la CNN o la NBC. Existen páginas creadas en prácticamente todas las lenguas del planeta, aunque los dos idiomas principales son el inglés (en un arrollador 71%) y el español (que casi alcanza el 5%)” (2).

He tenido claro desde el principio que todas las islas, incluso las conocidas, son desconocidas mientras no desembarcamos en ellas. Y esta isla me fascinó, por sus inmensas posibilidades por descubrir. Y me hice a la mar y desembarqué en ella. Cada día que pasa abro con la ilusión del primer día la página de estadística de accesos. Y he descubierto que tengo deuda ética con las personas que han hecho más de setecientas cincuenta mil visitas a este blog a lo largo de diez años de singladura, que posiblemente están todavía en las puertas de los regalos o en las de las peticiones, que nos contaba Saramago en su precioso relato, pero que posiblemente un día han pensado en una actitud muy inteligente, con inteligencia digital, que merecía la pena traspasar el umbral de la puerta de las decisiones para embarcar en esta nueva forma de hacerse al mar de la libertad. Porque el mundo sólo tiene interés hacia adelante. Porque la mujer de la limpieza, gran protagonista de este hermoso cuento, quiere ser libre aún en lo desconocido, baldeando barcos de libertad.

Matt Mullenweg, fundador en 2003 de WordPress junto a Mike Little, tuvo claro desde el principio que tener pasión por algo y utilizar código abierto para expresarlo es la fórmula perfecta para cumplir con unas palabras estremecedoras de Mahatma Gandhi: sé el cambio que quieres ver en el mundo. Él, se puso manos a la obra, acopió avíos en tierra y se hizo a la mar de Internet con un sueño muy claro: a través de WordPress podemos llegar a ser el cambio que queremos ver en la web. Gracias a él, lo tuve también claro desde el principio de esta singladura.

Sevilla, 10/I/2016

(1) Saramago, Jose (1998). El cuento de la isla desconocida. Madrid: Alfaguara.

(2) Marcos, Zuberoa (2016, 7 de enero). Gracias a él se publica la cuarta parte de las webs del mundo: Matt Mullenweg, fundador de WordPress; http://one.elpais.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s