Educación para la ciudadanía XI (a pesar de algunos jueces…)

billy-elliot2.jpg
Fotograma de Billy Elliot (2000). Recuperado de http://www.billyelliot.com/pages/image3.html, el 29 de septiembre de 2007.

No pensaba volver a escribir sobre la idoneidad ética (suelo firme de la existencia individual y colectiva, según López Aranguren) de la asignatura de “Educación para la ciudadanía”, después de los diez post monográficos, en serie, que escribí a lo largo de 2007 en este cuaderno de inteligencia digital. Pero la última sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (sentencia y voto particular) no me deja tranquilo en el dolce far niente, pensando “que lo solucionen ellos”, a modo de Unamuno redivivo. Y he decidido retomar mi compromiso personal con la implantación de esta asignatura, sobre la que me he pronunciado de forma extensa y que a continuación reproduzco, uno a uno, en todos sus argumentos críticos (etimológicamente, del griego κρίσις, -εως [crisis, criseos], criticar: juzgar de las cosas, fundándose en los principios de la ciencia o en las reglas del arte), en todas sus variaciones sobre el mismo tema, con la ilusión de que quien lo lea los difunda si le parece ético, a modo de revolución activa a través de la inteligencia digital, con objeto de crear teoría crítica (examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc.) ante tanta opinión trasnochada elevada casi siempre al rango de dogma inexpugnable. Sobre todo, porque podemos aprender, con esta asignatura, a ser felices:

Educación para la ciudadanía, para ESO (y X): …para todas, para todos…
Educación para la ciudadanía, para ESO (IX): cómo descubrir el filo cortante de la existencia
Educación para la ciudadanía, para ESO (VIII): la aventura del iceberg social
Educación para la ciudadanía, para ESO (VII): otra felicidad es posible
Educación para la ciudadanía, para ESO (VI): obligatoriamente obligados a resolver conflictos a través de la inteligencia
Educación para la ciudadanía, para ESO (V): aprender a ser feliz
Educación para la ciudadanía, para ESO (IV)
Educación para la ciudadanía, para ESO (III)
Educación para la ciudadanía, para ESO (II)
Educación para la ciudadanía, para ESO (I)
Educación para la educación en ciudadanía y derechos humanos
La educación del ciudadano: el álbum cívico
La educación del ciudadano: el álbum cívico (II)
Gracias, Profesor Marina

“Gracias por haber llegado hasta aquí conmigo. Recuerda: la amistad, la compañía, la ciudadanía responsable, la inteligencia compartida por medios digitales, son como la cuerda de tres hilos, porque difícilmente se pueden romper.

Pásalo(s), si crees que merecen la pena. ¡Perdón!, si merecen la felicidad propia y asociada…, porque te recuerdo también que a través de esta “asignatura” podemos aprender, todas y todos, a ser felices.”

Gracias anticipadas, también, por embarcarte en esta “Isla Conocida”. Será un placer hacer contigo esta singladura ética…

Sevilla, 3/V/2008

2 comentarios en “Educación para la ciudadanía XI (a pesar de algunos jueces…)

  1. Querido José Antonio,

    He hecho el repaso de la mayoría de tus posts sobre la Educación para la Ciudadanía y me apetece escribir, en plena conexión con la línea argumental y su desarrollo, que tus propios comentarios podrían ser un magnífico texto para enseñar tolerancia, apertura de miras y respeto al otro, en especial, del discrepante.

    Como bien argumentas, tendríamos así la mejor base para construir, desde la pluralidad, lo que nos mejoraría a todos, haciéndonos, de paso, algo más felices.

    Me gusta

  2. Querido Ángel, marinero en tierra, como decía Alberti:
    Gracias, como siempre, por estar cerca de estas posiciones en el llamado compromiso intelectual (http://www.joseantoniocobena.com/?p=107) y digital (¿lo podríamos llamar así?). Respecto del texto, todo es “ponerse a ello” previa valoración compartida de “distribución” (pásalo…) fuera de mercado, a mostrar tan solo en los nuevos escaparates de la Noosfera. Porque creo que compartimos que no se trata de mercancía, sino de derechos a conocer y disfrutar con ellos, por su valor intrínseco. Al fin y al cabo, la eterna dialéctica de saber distinguir valor y precio…, aunque con esta actitud nunca estemos en la Feria del Libro Atómico (sic).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s