El giro de Júpiter

´

Dicen los expertos que “Júpiter tarda 10 horas en dar un giro sobre sí mismo. Es 11 veces más grande que la Tierra pero gira más rápido, de ahí el pronunciado achatamiento en sus polos y la anchura en su ecuador. Eso quiere decir que cada día nuestro, Júpiter gira 2’4 veces”. Es decir, gira a más velocidad que la Tierra y es una enseñanza que me interesa mucho rescatar como símbolo de un proyecto que comienza su andadura el próximo mes de septiembre, denominado GIRO, en la Consejería de Hacienda y Administración Pública, de la Junta de Andalucía.

El acrónimo GIRO se deduce del constructo siguiente: Gestión Integrada de Recursos Organizativos, es decir, entrada en funcionamiento de una nueva plataforma tecnológica que soportará la gestión económico-financiera y de recursos humanos de la Junta de Andalucía y sus entidades instrumentales, trasladando al nuevo Sistema GIRO toda la información acumulada por la Administración autonómica en esta materia, actualmente ubicada en el sistema Júpiter. La plataforma, que estará operativa una vez concluya en 2014 la migración de los datos, integrará de forma totalmente telematizada el conjunto de procesos de gestión y planificación sobre servicios económicos, financieros y de ingresos y gastos, contratación administrativa y recursos humanos, a través de un sistema diseñado para organizaciones complejas y adaptado a las necesidades específicas de la Administración autonómica.

Júpiter, como Sistema informático en su concepción actual de Sistema Integrado de Gestión Presupuestaria, Contable y de Tesorería de la Junta de Andalucía, puede ayudar a girar organizativamente a la Administración de la Junta de Andalucía y a sus entidades instrumentales, de forma más rápida de lo que se piensa en un primer momento. El proyecto GIRO tiene un plazo de ejecución de treinta y seis meses, ni uno más, pero sí es posible que se implante en un plazo menor del tiempo estipulado en contrato. En este plazo fijado se puede extraer una buena enseñanza analógica: sería deseable que importáramos el extraordinario conocimiento actual inserto en el citado Sistema Júpiter, a la velocidad en que vence al planeta Tierra, es decir, cada día podemos avanzar un día y medio más de lo previsto, comprendiendo entonces una capacidad de resolución extraordinaria porque girar rápido es una de sus características principales que debemos transferir desde Júpiter al nuevo Proyecto.

Y como entre analogías y metáforas anda el juego, he recordado también una obra extraordinaria de Mozart, su última sinfonía, JÚPITER, compuesta a los treinta años, maravillosa composición en cuatro movimientos, que invito a escuchar con la atención que merece, por lo que aporta como enseñanza de que toda obra acaba en su tiempo, pero permanece en su calidad en lo que sea conveniente, superándose por otras composiciones, en nuestro ámbito Sistemas, que dan respuesta en el tiempo a aquello que verdaderamente se necesita en reconocimiento al interés público:

1. Allegro vivace
2. Andante cantabile
3. Minueto allegretto
4. Molto allegro

Se sabe que “Sisman, la musicóloga que ha realizado la primera y, hasta la fecha, única monografía sobre esta sinfonía, recoge uno de los aspectos más novedosos en el estudio de esta obra, los testimonios acerca de la recepción que tuvo en la época y más adelante. Los análisis más recientes elogian la pieza considerada como realizada por un compositor “moderno”, no sólo por la forma externa que presenta, sino por los nuevos elementos que técnica y estilísticamente pone en funcionamiento […] Pero la investigación más reciente ha dado lugar a un análisis de la obra en el que se pone en juego el estudio de otros elementos nuevos, como el sustrato temático común para toda la pieza. Este sustrato estaría formado por un cantus firmus de diez notas a partir del cual se generan todos los temas. Haytt King publicó una lista de obras en las que aparece ese mismo sustrato. Otros estudios tratan temas como la procedencia del sujeto, de la construcción de la pieza en forma de movimiento de sonata a pequeña escala dentro de cada sección, de la relación con los ideales masónicos de igualdad, o de la idea pitagórica de fusión de opuestos tan admirada por la masonería. Más recientemente, investigaciones como las realizadas por Zaslaw, han permitido contemplar otras interpretaciones, por ejemplo, desde un punto de vista político”.

También, me ha interesado saber qué obra compuso Mozart cuando finalizó JÚPITER, en el verano de 1788, en pleno mes de agosto, avanzando sobre su maravillosa obra refrendada por la majestuosidad y mensaje implícito de su ópera magna, La Flauta Mágica. La obra de continuidad está catalogada como KV 552, y es una canción compuesta para cumplir como funcionario de la Corte del Emperador José II, ensalzándolo y recogiendo el espíritu guerrero de todos los soldados al servicio de la Corte, que lleva por título: Beim auszug in das Feld: Dem hohen Kaiser-Worte treu (La salida hacia el frente: Fiel a su noble palabra imperial):

La salida hacia el frente

Fiel a su noble palabra imperial,
José convocó a sus soldados:
acudieron veloces como una centella,
sedientos de victorias y de honores.

De buen grado se sigue a un padre
que quiere y cuida a sus hijos,
un padre a quien ninguna adversidad
ni ningún peligro lo hace desfallecer.

Allá donde acuden, encuentran
comida y bebida en abundancia;
su reconocimiento y la buena voluntad,
¿ya no compensan de forma suficiente los esfuerzos del héroe?

Todavía más que todo esto,
aquello que templa el corazón de los hombres en la batalla
es la confianza en que Dios
los acompaña en el frente.

Con nosotros estarán todos los hermanos
que valoran la justicia y la humanidad,
puesto que ¡nuestra espada está afilada
para mejorar su prosperidad!

Por esto, valientes guerreros, ¡luchad con
coraje para coronaros de gloria!
Dios recompensará ante su trono
vuestra heroica sangre.

He intentado mostrar analogías y metáforas con ocasión del comienzo de andadura del proyecto: los movimientos, que pueden asemejarse al ritmo a respetar en la planificación del mismo: allegro vivace, andante cantabile, minueto-allegretto y molto allegro, el rastro de modernidad que dejará por los nuevos elementos que facilitarán el trabajo en la función pública de Andalucía, el sustrato común del proyecto, su cantus firmus: ausencia de períodos iniciales de inestabilidad, cobertura integral a las necesidades funcionales y tecnológicas, alto nivel de precisión en la explotación de la información, garantías plenas de interoperabilidad, al tratarse de una solución integral que garantiza la integración en origen y destino entre los diferentes Sistemas económico-financiero y de gestión de contratación administrativa en el sector público, que intervengan en los ciclos de gestión pública que lo necesiten, facilidad en la gestión ordinaria y reducción muy significativa del gasto estructural que soporta en la actualidad al Sistema Júpiter. Por último, la fusión de opuestos para alcanzar el mayor consenso en el desarrollo del mismo y la salida hacia el frente. Y la dirección de orquesta, del equipo de trabajo que llevará a cabo el proyecto, al menos de tanta calidad como la que he mostrado anteriormente de Karl Böhm, con la Filarmónica de Viena.

Conviene, por tanto, recordar también a Antonio Machado, al abordarse este giro copernicano para una nueva andadura en la Administración Pública de la Junta de Andalucía, porque andando se hace el camino trazado para el nuevo Proyecto GIRO y para que si más de una vez se vuelve la vista atrás, siguiendo las palabras del maestro, se vea sólo la senda que nunca más se ha de volver a pisar.

Sevilla, 23/VIII/2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s