La inteligencia es bella (II)

Es una historia muy corta: un vuelo. Una pareja de bailarines franceses, Benjamín Millepied (el responsable de la coreografía de la película Cisne Negro y Virgine Caussin, interpretan una coreografía, El vuelo, sobre un espejo de 400 metros cuadrados instalado sobre la arena del desierto en Marruecos, nacida a partir de un beso, que constituye la metáfora del vuelo de un avión. Un spot de Air France que me acerca a Mozart, porque la música de fondo es su maravilloso Adagio del Concierto para piano, número 23 (K. 488).

El 20 de marzo de 2011 recordé en este cuaderno de bitácora que cualquier momento de la vida puede ser bello, en la clave que siempre vuelvo a leer en mi memoria de hipocampo, “recordando mensajes que aprendí del guión de la película interpretada por Benigni, La vida es bella, leído por mí en bastantes ocasiones. Me ayudó a comprender también que la inteligencia es bella, cuando ayuda a resolver problemas del día a día. Guido Orefici o Roberto Benigni, tanto monta-monta tanto, el protagonista, explicaba bien cómo podíamos ser inteligentes al soñar en proyectos: poniendo (creando) una librería, leyendo a Schopenhauer por su canto a la voluntad como motor de la vida y sabiendo distinguir el norte del sur. También, porque cuidaba de forma impecable la amistad con su amigo Ferruccio, tapicero y poeta. Hasta el último momento”.

Hoy, dando una vuelta de tuerca real al slogan de la Compañía Air France, “Hacemos del cielo el mejor lugar de la tierra”, que la promociona con esta sencilla historia, me gustaría “hacer de la tierra el mejor lugar del cielo”. Nada más.

Sevilla, 25/IV/2012, día de un joven atrevido, Marcos, que decidió escribir también una maravillosa historia dedicada a una persona que le pareció íntegra, de nombre Jesús de Nazareth. Día muy importante para nuestro hijo Marcos, que conoce bien la estela del regalo auténtico, que es vivir con inteligencia, y que sueña con volar en un mundo personal y colectivo muy diferente. También, día de Jose Afonso que puso música al inicio de la Revolución de los Claveles hace hoy 38 años, con una canción estremecedora: Grándola vila morena… Sin lugar a dudas, la inteligencia es maravillosamente bella, cuando se desarrollan a través de ella los derechos y deberes que corresponden a cada ser humano, alejándose de las mercancías… Por ejemplo, un beso, un vuelo, un adagio, una breve historia que aviva el sentimiento, alejándote del mercado, de la prima de riesgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s