Spielberg

Todos los niños del mundo, incluso los que han sufrido el terrorismo de Osetia del Norte, saben cómo es el traje nuevo del emperador actual en el mundo, sin tener que recurrir a Andersen. Spielberg se ha esforzado en llevar esta sabiduría a una edición preciosa –un cuento editado hace años también en España, con el título original de Andersen- que permite ayudar a la financiación de un proyecto extraordinario, descubriendo una nueva faceta de servicio a los niños enfermos a través del proyecto Startbright, en Estados Unidos, auspiciado por una Fundación (www.starbright.org) de la que es presidente emérito el creador de Parque Jurásico, La lista de Schindler e Inteligencia Artificial, entre otros éxitos cinematográficos. Quizá no sepan muchos ciudadanos que admiran a este genial director que, desde hace bastantes años, se conecta desde su casa con niños afectados de cáncer y habla con ellos permitiéndoles que entren en “su casa”, como los invitados de E.T., a través de mundos virtuales de felicidad compartida. Así de sencillo y así de real. Y más allá de lo que comunicaba como rey de Hollywood (no emperador) en el reportaje del pasado 5 de septiembre.

Aquí en España y más en concreto en Andalucía, esta experiencia sirvió como idea base para que todos los niños hospitalizados en el Sistema Sanitario Público de Andalucía, puedan conectarse diariamente entre sí (más de trescientos al mismo tiempo), creando personajes e historias vinculadas con ellos mismos, mediante avatares (personajes de fácil identificación y que les permiten la representación más feliz) y mundos virtuales con videoconferencia y chat, promoviendo la actividad solidaria, compartida, en la creación y recreación de espacios y situaciones libres, de forma compartida, en un proyecto que se llama “Mundo de Estrellas” y que animo que se conozca con detalle (www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud), compartiendo personalmente alguna sesión con ellos desde el voluntariado social y creando redes de intercomunicación y comunidades virtuales con otros niños del país y, por extensión, con Latinoamérica. Sería el mejor homenaje a Spielberg, condecorado recientemente en Francia con la Legión de Honor, desde este rincón del mundo, Andalucía y en justo reconocimiento a un director sensible con los aspectos más duros de la vida de un niño.

En estos días que asistimos perplejos a la realidad de Osetia del Norte, podemos proclamar con el genial director que el emperador no lleva nada, porque va desnudo de humanidad… Ante esta situación, proyectos tan importantes cómo los aquí citados permiten vislumbrar que las nuevas tecnologías, Internet, pueden transferir felicidad permanente a niños con determinadas privaciones de salud, traspasando fronteras. Y Spielberg también ha puesto su grano de arena para ofrecer felicidad a los que menos la poseen. Gracias, por tanto, por esta faceta aleccionadora y desconocida que descubre también la generosidad del ser humano.

Enviada a “El Pais Semanal”, 6/IX/2004

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s