Kathakali

He finalizado la lectura de un libro iniciático en la cultura india, muy próximo a la realidad de Kerala, que me autoimpuse como disciplina lectora por el respeto que debo a India y su forma de comprender la vida rodeada de microsecretos que tarde o temprano acaban desvelándose. Lo citaba en mi artículo de 25/VI/2006, Namasté, donde reflejaba la odisea que solo había comenzado en el hallazgo de un rito de aproximación personal. He descubierto la riqueza de los sentimientos indios a través de una danza, kathakali, con nueve formas de expresar la interpretación de estados afectivos con vocación de permanencia en la vida personal: amor, desprecio, pena, furia, valor, miedo, asco, asombro y distanciamiento. Y creo que solo se puede traducir en aproximaciones a sus significados si hubiéramos tenido la suerte de haber nacido allí, para crecer en la dignidad austera de un fuego con hojas secas de cocotero, agua perfumada y aroma de jazmines, sabiendo que el amor se vive solo en el presente y que la cara sabe reflejar de forma excelente las mudanzas del corazón.

A través de esta danza ancestral, he aprendido a desarrollar la inteligencia del respeto a la vida y a sus circunstancias. Las nueve navarasas (estados emocionales) citadas anteriormente, son la quintaesencia de la danza kathakali, donde mimo, danza y música se funden en el respeto a la memoria histórica de una cultura.  La lectura me ha incorporado a un lugar de ensayo virtual (kalari), donde el maestro de danza (kalamandalam) me ha llevado de la mano para iniciar unos tímidos pasos en la mirada penetrante (noku) de un actor caracterizado especialmente para seguir admirándome de todas las cosas, tal y como lo aprendí de Aristóteles en mi adolescencia.

“Las nueve caras del corazón”, sentidas por Anita Nair,  brinda una oportunidad de conocer una cultura milenaria, con una riqueza contextual que no es la que se transmite a veces de un país, India, que enseña a respetar la dialéctica de tradición y progreso, sin menospreciar aquello que ennoblece el día a día de la vida humana, en cualquier rincón del mundo.

Sevilla, 19/VII/2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s