Marcado

Desde ayer estoy “tocado” por el imperativo categórico de haber sido “marcado” para que cuente cinco realidades personales, “cosas” que casi nadie conozca. Son las andanzas de Internet, pero me ha picado la curiosidad de hacer una experiencia de conocimiento alternativo y que puede crecer en función de que, en mi caso, alguien se considere marcado. Una variación sobre el mismo tema: la inteligencia conectiva, digital.

Las más ligeras órdenes se pueden convertir en los más severos mandatos aún siendo digitales. Esta es la razón de participar en los “marcajes”, aunque en este caso es muy difícil negarse ante la invitación y los descubrimientos de una persona adorable: mi hijo Marcos.

He comenzado a buscar en mi caja de tesoros ocultos y me he encontrado con los cinco primeros. Se dan pequeños codazos, porque quieren salir al exterior, como personajillos llenos de vida animada por la libertad:

1. Siempre quise ir al conservatorio. Para mis padrinos, con los que vivía, eso era perder el tiempo. En Madrid, a mis seis años soñaba con ser un gran músico. Me dolió la muerte de Ataúlfo Argenta, un director de orquesta extraordinario, padre de Fernando Argenta a quien sigo apasionadamente en sus clásicos populares. Todavía recuerdo aquella portada en color sepia de ABC, anunciando el fallecimiento de un ídolo de niñez, en el periódico –paradojas de la vida- en el que aprendí a conocer la vida, que se leía en casa como la Biblia. Ahora, tengo un piano muy cerca y la banda sonora de la afamada película. Aprenderé a tocarlo bien.
2. A los diez años lanzaba globos desde el balcón de mis amigos, en la calle Padilla, con cestas cargadas de mensajes. Estudiábamos Astronomía y el Sputnik nos llenó de proyectos la cabeza. Lanzábamos cohetes “tripulados”, en fundas de puros habanos, con moscas encapsuladas, en el campo de La Campana, donde hoy está el Pirulí de Televisión Española. Segunda tarea latente. ¡Hay que seguir investigando!.
3. Me ha preocupado siempre estar cerca de las personas menos válidas para la sociedad, las más desprotegidas. Y ha sido un hilo conductor para muchas experiencias: enfermos, personas mayores solas, niñas y niños con problemas, familiares de enfermos que se quedaban solos, estudiantes desconcertados en la dictadura. Con 20 años creé una Asociación para atender estos problemas, junto a amigos extraordinarios. Recuerdo cómo venían a las asambleas generales los inspectores del Gobierno Civil. Otras épocas. El régimen franquista. Lucha por la libertad para todos.
4. Escribí una carta a  Ernesto Cardenal cuando tenía 21 años. Me quise ir con él a Nicaragua, a Solentiname. Me emocionaba su generosidad y entrega. Y Helder Cámara, con su didáctica para contener la espiral de la violencia. Fueron motores para ser una persona comprometida en el mundo. Anónima, por supuesto. Divertirse ó comprometerse, esa era la cuestión (Pascal dixit).
5. Solo concibo la vida ”hacia adelante”. Incluso en los momentos más difíciles. También en la monotonía del placer. Por supuesto, en estos momentos de desconcierto por la conducta ante todas las preposiciones posibles que soporta la tragedia de la existencia de ETA: a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, etcétera, etcétera, etcétera…Tras.

Salieron al exterior de la vida. El poeta argentino Porchia lo ha definido muy bien: espero que se reciban estas palabras con la misma calidad que yo las he entregado. Son las cosas “marcadas” por la revolución digital, por supuesto.

Sevilla, 14/I/2007

2 Replies to “Marcado”

  1. buenisimo como siempre, Jose Antonio! }:)

    Me ha encantado especialmente la 2, tus pinitos en la ingenieria aeroespacial… Si es que mal andan las cosas si los ninyos no quieren ser astronautas, solo jugadores de futbol o concursantes del gran hermano };P

    Un abrazo grande desde Londres!

    Me gusta

  2. Gracias, Ricardo. Leí atentamente esta variación de tu interesante biografía, de tu persona de secreto, de la que aprendí hace muchos años a no convertirla en objeto. Compartimos bastantes cosas y eso nos hace ser compañeros de un viaje a alguna parte. por ahora, a trabajar en la creación del tejido crítico digital, con el sueño de que alguna vez se convierta en parte de una nueva forma de entender cómo funciona la corteza cerebral, para mí la noosfera digital.

    Gracias, de verdad.

    José Antonio Cobeña

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s