Anantapur

goma-namaste.jpg
(recuperada el 1 de abril de 2007, de http://www.brightfuturesfoundation.org/make_a_donation.htm)

¡Namasté, a tí!

Ayer recibí la Revista Anantapur, publicada por la Fundación Vicente Ferrer, con la que colaboramos en casa desde que descubrimos la ingente labor de unas personas que llamaron un día a nuestra puerta familiar. Es una edición especial con motivo del 10º aniversario de la creación de la Fundación en España. Creo que su acción se resume en la idea tan mediatizada por todo tipo de intereses como es pensar y, sobre todo, trabajar, para que otro mundo sea posible. Y Anantapur, la ciudad del infinito, es un ejemplo palpable de que cuando te pre-ocupan (con guión) los demás, en cualquier sitio que estén, los días se “santifican”, para unos, se llenan de sentido, para otros, sin tener que esperar la llegada, institucional, de la Semana Santa.

El contenido de la revista es excelente desde el Editorial de Vicente Ferrer, en directo, pasando por los proyectos, sus cifras sobrecogedoras, sus trabajos concretos para erradicar la pobreza mayor, la del conocimiento, y que con su acción coordinada y práctica lleva a los intocables (dálits) y grupos tribales a la libertad integral, la educación como base fundamental del desarrollo, la sanidad extendida, la vivienda digna para todas las familias, el trabajo sobre la tierra, porque salvándola se salvan las personas que la trabajan, las familias y sus tradiciones, en una visión ecológica de inmenso alcance, recuperar a la mujer india como protagonista de la gestión de su propio cambio, el papel que pueden desempeñar los discapacitados en la vivencia de las libertades imaginadas en cerebros dañados, el comercio solidario donde la mercancía es el resultado del respeto a los derechos de los más débiles, la ayuda humanitaria desde los que se dejan ayudar, y sobre todo, la visión de futuro.

Anantapur (India) es una pieza clave en la generación de esfuerzos hechos realidad, quizá también del tuyo, en un mundo de graves contradicciones como puede ser hoy día India, como fuerza emergente en sistemas y tecnologías, con riqueza interna que podría atender las necesidades existentes. Pero la realidad es que siguen existiendo unas diferencias abismales y hay que estar allí ó aquí. La página de contraportada, firmada por Federico Mayor Zaragoza, es el mejor resumen que se podría hacer de esta ingente labor y que con este post, en el mundo de Internet, deseo simbolizar como agradecimiento activo para acercarte a Vicente Ferrer, una persona como tú y yo, en esencia, que un día, hace muchos años, descubrió que trabajar en el presente del infinito mundo de la pobreza general y particular, merecía la pena. Lo hago, “con la admiración y gratitud con la que se acercan a él las gentes de Anantapur y le ofrecen cariñosamente agua de coco bien fresca y guirnaldas de flores amarillas y malvas”…

¡Namasté!

Con el espíritu del Kathakali, la danza que expresa nueve formas de interpretación de estados afectivos con vocación de permanencia en la vida personal: amor, desprecio, pena, furia, valor, miedo, asco, asombro y distanciamiento.

Sevilla, 1/IV/2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s