Duelo y cerebro

El núcleo accumbens, principal estructura cerebral que interviene en el proceso de duelo (imagen recuperada, de http://thebrain.mcgill.ca/flash/i/i_03/i_03_cr/i_03_cr_que/i_03_cr_que.html, el 23 de agosto de 2008)

Desde el 20 de agosto, estamos asistiendo a un proceso de duelo permanente por las víctimas del accidente sufrido por el avión de la compañía Spanair, en el vuelo JK 5022. Todas las interpretaciones en torno al desgraciado suceso están rodeando los mecanismos de defensa del ser humano, centrados en el fenómeno de duelo, fundamentalmente el que protagonizan los principales afectados, es decir, los familiares y principales allegados de las personas que han fallecido en el mismo. También, el que desarrollan los profesionales que intervienen en grandes catástrofes, porque tienen que elaborar de alguna forma el retorno a lo vivido tan próximo y dar rienda suelta a los sentimientos y emociones que han experimentado y grabado en cada hipocampo personal e intransferible de forma tan dramática. El duelo es un proceso muy desconocido, con sede en una estructura cerebral, el núcleo accumbens, responsable de nuestras formas de reaccionar ante la separación radical, arraigadas en el cerebro primitivo desde hace millones de años, que en estos momentos, puede ayudar a todas y todos, conocerlo en profundidad, al identificarlo como cauce fisiológico del malestar y bienestar personal paradójico, al obtener la persona afectada determinadas recompensas físicas y psíquicas mientras que estamos instalados en él.

¿Por qué vivimos y experimentamos el duelo? Parto de la definición de duelo como proceso psicológico ante la pérdida de una persona, objeto o evento significativo, emocional y comportamental, en forma de sufrimiento y aflicción, cuando el vínculo afectivo se rompe (1). Este proceso psicológico, que se desencadena a raíz de un acontecimiento vital de muerte y desaparición, de separatidad, en definitiva, tiene una base cerebral de gran importancia para desentrañar su base neuronal en el núcleo accumbens que actúa a modo de interruptor cognitivo, sentimental y emocional para desencadenar una serie de comportamientos que se han descrito en la literatura neurocientífica actual del duelo.

Se han estudiado de forma muy rigurosa las diferentes fases del proceso que desencadena el duelo y su elaboración posterior, destacando personalmente el esquema de Bowlby, autor al que he seguido a lo largo de cuarenta años desde que estudié su concepto de “separatidad” (2):

“La fase 1, “fase de entumecimiento o shock”, es la fase temprana de intensa desesperación, caracterizada por el aturdimiento, la negación, la cólera y la no aceptación. Puede durar un momento o varios días y la persona que experimenta el duelo puede recaer en esta fase varias veces a lo largo del proceso de luto.
– La fase 2, “fase de anhelo y búsqueda”, es un periodo de intensa añoranza y de búsqueda de la persona fallecida, caracterizada por inquietud física y pensamientos permanentes sobre el fallecido. Puede durar varios meses e incluso años de una forma atenuada.
– La fase 3 o “fase de desorganización y desesperanza”, en la que la realidad de la pérdida comienza a establecerse, la sensación de sentirse arrastrado por los acontecimientos es la dominante y la persona en duelo parece desarraigada, apática e indiferente, suele padecer insomnio, experimentar pérdida de peso y sensación de que la vida ha perdido sentido. La persona en duelo revive continuamente los recuerdos del fallecido; la aceptación de que los recuerdos son sólo eso provoca una sensación de desconsuelo.
– La fase 4, “fase de reorganización”, es una etapa de reorganización en la que comienzan a remitir los aspectos más dolorosamente agudos del duelo y el individuo empieza a experimentar la sensación de reincorporarse a la vida, la persona fallecida se recuerda ahora con una sensación combinada de alegría y tristeza y se internaliza la imagen de la persona perdida”.

Indiscutiblemente, lo sucedido en el avión de Spanair, de nombre Sunbreeze (Brisa del Sol), ha contado con variables intervinientes que agudizan estos procesos por reunir factores múltiples de desconcierto centrados en el desconocimiento real de lo que ocurrió, cuestión que adquiere una importancia transcendental en estos procesos y que debe ser atendido con prioridad absoluta.

Desde el proceso de inteligencia digital, se ha descubierto recientemente, una base científica para “alojar” (valga la expresión) el duelo, en su fase complicada, en el núcleo accumbens, al llevar a cabo un estudio comparativo entre el duelo no complicado y el complicado (3), utilizando imágenes de Resonancia Magnética Funcional: “Hasta ahora, poco se sabía de los mecanismos neurales que distinguen ambos tipos de duelo, explican los investigadores en la revista especializada Neuroimage [(4)], pero se habían considerado algunos mecanismos hipotéticos, como la actividad relacionada con el dolor (con la angustia social por la pérdida) y la actividad relacionada con la recompensa (con los comportamientos de apego). Una de las investigadoras, la doctora Mary-Frances O’Connor, declaró para la publicación de la UCLA que, en lo que se refiere al mecanismo de recompensa, la idea es que, mientras nuestros seres queridos están vivos, obtenemos señales gratificantes cuando los vemos o cuando vemos objetos que nos los recuerdan. Tras la muerte de un ser allegado, los que se adaptan a la pérdida dejan de obtener esta recompensa neural. Por el contrario, los que no consiguen adaptarse, continúan anhelándola, porque cada vez que ven una señal del ser querido aún obtienen la recompensa neural correspondiente. Todo este mecanismo sucede a nivel inconsciente, es decir que el doliente no pone en ello ninguna intención. El estudio se centró en analizar si las personas que sufren de duelo complicado presentan una mayor actividad tanto en el circuito de recompensa del cerebro como en el circuito del dolor. Para ello, fueron analizadas 23 mujeres que habían sufrido la pérdida de sus madres o de alguna hermana como consecuencia del cáncer de mama”.

El resultado ha ayudado a localizar bien la reacción cerebral ante imágenes de los seres queridos que han fallecido, activándose de forma sustancial el núcleo accumbens, es decir, se ha demostrado que el dolor crea adicción porque esta estructura se activa al visualizar o recordar a los seres que se querían y que han fallecido. Se necesita en definitiva este recuerdo porque es lo “único gratificante”, aunque “El estudio respalda por tanto la hipótesis de que los apegos activan los circuitos de recompensa y pueden por tanto convertirse en una interferencia para la adaptación a las pérdidas. Es decir que, aunque la activación del núcleo accumbens no satisfaga emocionalmente a los dolientes, señala O’Connor, se convierte en una respuesta que hace aún más difícil de superar la realidad del fallecimiento”. Y la adicción al dolor “puede llegar a generar el anhelo recurrente de emociones dolorosas como la ansiedad intensa o el deseo de morir. Ahora, este síndrome ha sido definido por un conjunto de criterios empíricos y se está considerando su inclusión en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la American Psychiatric Association (Asociación Psiquiátrica de Estados Unidos), el DSM-IV. Este manual consiste en una clasificación de los trastornos mentales con el propósito de proporcionar descripciones claras de éstos para facilitar sus diagnósticos”.

Ya sabemos la importancia de estos estudios de laboratorio con personas afectadas por procesos de duelo. El conjunto de neuronas que se recuestan cerca del sistema límbico, implicando la amígdala, el hipocampo y la corteza cerebral, se conoce como el “núcleo accumbens” (del verbo latino “accumbo”: recostarse, tenderse). Este núcleo cumple también una misión importante en el cerebro: obtener placer y mantenerlo el mayor tiempo posible, gracias a un neurotransmisor, la dopamina, que produce sentimientos y emociones de gozo como refuerzo ante determinados problemas que elabora la corteza prefrontal, con los que se encuentra en una experiencia tan traumática como la ocurrida en Barajas, llevándola a una proactividad encaminada a buscar continuamente actividades que permitan bienestar, bien-ser, en definitiva.

Una maravillosa función de esta estructura cerebral que nos hace más vulnerables ante desórdenes de la vida y de la muerte de seres queridos, pero que también está preparada desde hace millones de años para interactuar con otras estructuras y buscar quizá, desesperadamente, la felicidad robada en la propia vida.

Sevilla, 24/VIII/2008

(1) Navarro Serer, Mariano (2006). La muerte y el duelo como experiencia vital: acompañando el proceso de morir. Informació Psicològica (88), pág. 17.
(2) Flórez, S.D. (2002). Duelo. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, 25 (3), 77-86.
(3) Martínez, Y. (2008). El duelo por la muerte de un ser querido puede volverse adictivo. Los recuerdos tristes activan las neuronas de los centros de recompensa del cerebro (recuperado de http://www.tendencias21.net/El-duelo-por-la-muerte-de-un-ser-querido-puede-volverse-adictivo_a2380.html, el 23 de agosto de 2008).
(4) O’Connor, M.F., Wellisch, D.K., Stanton, A., Eisenberger, N.I., Irwin, M.R. & Lieberman, M.D. (2008). Craving love? Enduring grief activates brain’s reward center. NeuroImage, Volume 42, Issue 2, 15 August 2008, p. 969-972.

NOTA: por problemas técnicos derivados de un cambio de versión en el programa sobre el que está soportado este blog, no es posible insertar imágenes, temporalmente, hasta su resolución. Pido disculpas sinceras a todas las personas que se aproximan a esta “Isla Desconocida”, porque en un post como el que antecede es más fácil conocer la estructura cerebral correspondiente a través de la imagen adecuada, aunque los enlaces que introduzco en el texto puede ser una solución provisional. Informaré puntualmente cuando atiendan la solicitud que he formulado al proveedor de servicios de Internet donde tengo alojado el blog. Gracias.

Un comentario en “Duelo y cerebro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s