Cuando desperté, mi blog todavía estaba allí

MOLINOS DE VIENTO

A modo de cerebros, ante el viento que genera la crisis – Molinos de Viento en Ciudad Real

“cuando empieza a soplar el viento, algunos corren a esconderse
mientras otros construyen molinos de viento”

(refrán popular asiático)

Es la primera vez, en tres años, que me he ausentado de la cita en la Noosfera durante un mes. No he estado fuera de ella, físicamente hablando, pero sí de esta ob-ligación [sic] con el ejercicio de la inteligencia digital. Y me preocupa pensar que el ejercicio de lo cotidiano robe esta posibilidad de desarrollo de la inteligencia creadora. Quizá, estoy, estás, está, estamos, estáis, están… viviendo momentos de compulsión vital. Y he vuelto a mi tarea de búsqueda de “islas desconocidas”. Cuando frecuentaba esta tarea, recordando el futuro de Pereira, de Tabucchi, he encontrado dos (existen más), que quiero presentar en sociedad digital desde mi orilla.

La primera ha sido en la asistencia a una de las sesiones programadas en Imaginática 2009, celebrada en el Aula Magna de la Facultad de Física de la Universidad de Sevilla. Me atrajo el título, En busca de islas desconocidas y sus autores: Braima Mane, un ingeniero de telecomunicaciones de Guinea Bissau y Marcos Cobeña Morián, estudiante de Ingeniería Informática. Y no me defraudó. El protagonismo fue el de la inteligencia personal, colectiva y conectiva. Rompió muchos moldes. Quien buscara el reino del chip, descubrió que aquél no era el sitio adecuado. Solo quedó patente que el conocimiento era el rey de la vida y que para muchas personas todavía existen islas desconocidas, con tres razones de búsqueda ó encuentro: menos es más, la actitud permanente de búsqueda y una biografía de modelo que, en este caso, era Braima. Y el objetivo de la exposición se cumplió: en la clave de Saramago [El cuento de la isla desconocida], Braima y Marcos zarparon en un pequeño barco virtual donde, con los asistentes a bordo, navegamos entre África, Cuba y España, buscando islas desconocidas, con un par de maletas más vacías que llenas.

La segunda isla desconocida ha sido una dirección electrónica: http://www.agoratalentia.es/documentos/everis.pdf, en la que he encontrado unas razones para comprender mejor cómo actuar ante los molinos de viento actuales, la “crisis”, palabra y realidad que me hizo sospechar, tal y como lo planteaba en mi post anterior, que estaba naciendo una oportunidad de desarrollo de la inteligencia personal e intransferible, como recurso que no se ha agotado todavía, con gráficas desoladoras de paro humano, pero no cerebral. He visto la presentación de Marc Alba varias veces y tengo que decir que me ha ayudado a despertar y darme cuenta de que mi blog todavía estaba aquí. Esta es la auténtica razón de mi vuelta a esta cita ob-ligada para garantizar la búsqueda compartida de islas desconocidas.

Sevilla, 7/III/2009

Un comentario en “Cuando desperté, mi blog todavía estaba allí

  1. Tu blog todavía estaba aquí, para satisfacción de tus amigos y para descubrimiento ocasional de los buscadores de ideas y sentimientos en un mar en el que se asienta un archipiélago de dimensiones desconocidas (aunque, seguramente, inmenso).

    No somos, sin embargo, ingenuos: persiste la amenaza de congelación. El viento que azota algunas noches es gélido. Hay que mantener calientes las molleras.

    Un abrazo,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s