A la mayor gloria de Dios (AMDG), de las personas

RESTAURANTE SAN IGNACIO LOYOLA

Ha sido una vuelta a la memoria de hipocampo, un ejercicio de moviola existencial. Ha ocurrido el sábado 14 de marzo de 2009, en una visita cálida a Fuenteheridos (Huelva), el pueblo de los ciudadanos de la fuente, no sé si heridos todavía en su amor propio… Me habían comentado que habían inaugurado un nuevo restaurante en la calle Cruz, 6, junto a la parroquia, en una antigua residencia de retiro de los jesuitas. No lo podía creer. Allí, en aquella casa, había pasado días de compromiso existencial hace más de 35 años, cuando formaba parte de una Asociación pre-ocupada por la situación de familiares de las personas que ingresaban en el Hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento andaluz, de sus hijos, a los que el ingreso les impedía atenderlos adecuadamente. Y los llevábamos allí en verano, para ofrecerles la mejor calidad de vida humana. Éramos muchas personas, jóvenes y mayores que poníamos ilusiones, dedicación personal e intransferible y compromiso social para atender situaciones sociales muy complejas.

Entré en aquella casa, restaurada y adaptada a su nuevo cometido. Me permitieron recorrerla casi palmo a palmo: las dos habitaciones de la entrada (sin el tapiz de damasco rojo), el salón de la antigua capilla, la escalera central de caoba, el tragaluz cenital redivivo, el azulejo de San Ignacio, rodeado de sus palabras programáticas: a la mayor gloria de Dios, las habitaciones ó celdas de la planta alta, de la planta baja, el pozo y el jardín.

Los nuevos gestores de la casa, del restaurante, me explicaron todos los detalles de la restauración, una obra emprendida por jóvenes de la sierra de Huelva, con muchas ilusiones y proyectos para hacer mudanzas importantes en tiempo de turbación económica y existencial. Excelentes.

La moviola personal me devolvió muchos recuerdos imborrables, de personas a las que quiero, de algunas que ya no están físicamente en este mundo pero que me permitieron ser persona, de experiencias que daban sentido a la vida en años difíciles para el compromiso social, de nombres concretos: Don Antonio, Salvador, Pedro, Enrique (grande), Enrique (chico), Mari-Carmen (hasta 2), Concha, Merche, Margarita, Tanché y otros muchos que no cabrían en este post sentido. Miguel y Dolores, ciudadanos con residencia permanente en Fuenteheridos, con su actitud de generosidad hasta límites insospechados. Gracias a todas y todos, porque fueron personas entrañables, cuyo valor excelente radicaba en la disponibilidad para estar contigo, conmigo, con aquellas niñas y niños que corretearon en su día por aquella casa que había sido residencia de los jesuitas, con un único objetivo: devolverles la felicidad que la enfermedad robaba a sus padres en un hospital de Sevilla.

Ayer, 14 de marzo de 2009, me volví a encontrar con todos aquellos protagonistas de aquél mundo feliz. Cuando bajaba por la calle Maestra Adame recordé que para mayor gloria de las personas, la ética del compromiso personal y social fue -y todavía hoy lo es- posible.

Sevilla, 15/III/2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s