Política digital en Andalucía (II): el arte de empezar

ITALO CALVINO
Ítalo Calvino (1923-1985)

Inicié esta serie el pasado 17 de junio. Tengo que agradecer la acogida que tuvo el post que dará título genérico a esta serie. Hoy, y cada vez que me enfrento al fenómeno de la pantalla en blanco, que no solo el del soporte papel o al comenzar una conferencia, recuerdo a un escritor al que tanto debo, Ítalo Calvino, porque aprendí de él en su obra póstuma “Seis propuestas para el próximo milenio”, que este momento “… es un instante crucial, como cuando se empieza a escribir una novela … Es el instante de la elección: se nos ofrece la oportunidad de decirlo todo, de todos los modos posibles; y tenemos que llegar a decir algo, de una manera especial” (Ítalo Calvino, El arte de empezar y el arte de acabar).

El 13 de junio de 2012, tras la publicación del Decreto 156/2012, de estructura orgánica de la Consejería de Hacienda y Administración Pública y de mi nombramiento como Director General de Política Digital, tomé conciencia de que comenzaba una etapa apasionante, donde hay oportunidades y fortalezas, así como amenazas y debilidades, para hacerlo todo, de todos los modos posibles, es decir, todo lo que figura en el marco de competencias confiadas por un Gobierno, el Gobierno correspondiente [sic], que cita el Legislador en la exposición de motivos de la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, y que no es inocente, estando encargado además de dirigir la Administración que le corresponda. Y hay que decir algo a lo largo de una Legislatura y de una manera especial.

Por ello es importante traer a colación el arte de empezar. Porque hay que saber hacerlo y poner empeño en ello. Personalmente, lo tengo muy claro: hay que analizar la realidad con la que se va a trabajar, para no equivocarnos en el proceso de diagnóstico de la situación que hay que transformar hacia un nuevo mundo digital que, además, es posible. Y se debe empezar con la metodología “Tres P” para no cometer errores: análisis y diagnóstico de la situación actual de personas, es decir, de los directivos y profesionales TIC en la Administración de la Junta de Andalucía, que son las que van a permitir, bajo su dirección, gestión y evaluación, prestar los mejores servicios digitales a las personas de dentro y fuera de la Administración y de sus entidades instrumentales; análisis y diagnóstico de la situación actual de los procesos a digitalizar de acuerdo con las competencias atribuidas a las 11 Consejerías y a las entidades instrumentales dependientes de las mismas (que conllevan expedientes administrativos de contratación de bienes corrientes y servicios, que también hay que conocer de forma exhaustiva) y, por último, análisis y diagnóstico de la situación actual de los presupuestos asignados para desarrollar desde la perspectiva digital los proyectos que digitalizan las competencias citadas.

Además, hay prisa pública digital, lo tengo muy claro también, es decir, hay que hacerlo en un plazo muy breve de tiempo, porque el contexto social en el que se desenvuelve la acción pública encomendada a través del Decreto citado anteriormente, no admite esperas ni demoras en el paso a la acción. Pero para que se pueda evaluar la situación actual, necesitamos emitir juicios bien informados, sin paliativo alguno, porque si no sabemos de dónde partimos y hacia dónde tenemos que ir, corremos el peligro de perdernos. Ahí está el arte de empezar y acabar. Y si podemos hacerlo de una forma especial, daremos la razón a Calvino, aunque esta evaluación corresponderá siempre a nuestro claro objeto de deseo: la ciudadanía, a la que corresponde obtener el acceso electrónico a los servicios públicos en las mejores condiciones posibles. Y también, a los empleados públicos que utilizan las tecnologías de la información y comunicación en su trabajo diario. Necesarios y, en algunos casos, imprescindibles. Lo aprendí durante el tiempo que trabajé en el ámbito de Salud.

También voy a verificar la percepción ciudadana de la prestación de los servicios digitales que se prestan en la actualidad. Existen estudios, encuestas y publicaciones a las que hay que prestar mucha atención, para no cometer errores. También, Asociaciones y colectivos que representan a los ciudadanos y a las que hay que escuchar con mucha atención, para practicar sobre todo el principio de proporcionalidad y equidad en el acceso electrónico a los servicios públicos. Necesitamos verificar esos datos para no tropezar dos veces sobre la misma piedra digital. Esta información es necesaria también para conocer la calidad percibida y sentida en este ámbito.

Nos veremos pronto. Para empezar, escribiendo en la pantalla digital que concretará planes de acción ajustados al principio de realidad, reconociendo que es un instante crucial.

Sevilla, 22/VII/2012

Un comentario en “Política digital en Andalucía (II): el arte de empezar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s