Política digital en Andalucía

TORRETRIANA
Edificio Torretriana

El martes pasado aprobó el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, el Decreto de estructura orgánica de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, que ordena las nuevas competencias en política digital, en su artículo 9. Creo que se inicia una etapa extraordinaria, llena de esperanza fundada, en la Administración de la Junta de Andalucía, incluidas sus entidades instrumentales, que permitirá implantar un nuevo modelo integral e integrado, unificado, de gobernanza electrónica, de acuerdo con estándares internacionales y que servirán para incorporar en un DAFO ultrarrápido, muchas oportunidades y fortalezas para demostrar a la ciudadanía andaluza que otro mundo, digital por supuesto, es posible, como ya he ido exponiendo a lo largo de los dos últimos años en este cuaderno de inteligencia digital para buscar islas desconocidas, y que se puede consultar en mi última publicación en la Red: Gobierno electrónico, abierto, en Andalucía.

Respeto en mi vida diversos hilos conductores. Uno de ellos es la reflexión que me acompaña siempre sobre las oportunidades que te brinda escribir un post, como en este caso, pronunciar una conferencia ó impartir una clase, como declaración personal de principios: “La metáfora usada por Saramago [isla desconocida…] será una realidad cuando ante el fenómeno de la hoja en blanco, teniendo la oportunidad de decir algo, ésto sea diferente cada día y sirva también para los demás. Puerta del Compromiso. Es lo que aprendí hace muchos años de Ítalo Calvino en su obra póstuma “Seis propuestas para el próximo milenio”: “…es un instante crucial, como cuando se empieza a escribir una novela… Es el instante de la elección: se nos ofrece la oportunidad de decirlo todo, de todos los modos posibles; y tenemos que llegar a decir algo, de una manera especial” (Ítalo Calvino, El arte de empezar y el arte de acabar)”. Y antes lo había aprendido también de Wittgenstein: lo importante no es decir algo nuevo sino decir de nuevo algo.

Es obvio que quiero decir algo, de una manera especial, en este momento y en este aquí y ahora, sobre esta acción estratégica de política digital a llevar a cabo por la Junta de Andalucía. Y lo mejor va a ser respetar el Decreto aprobado en el Consejo de Gobierno, agregando solo un comentario general del citado artículo 9, haciéndolo inteligible en un marco diferente al periódico oficial, como una nueva clave de empoderamiento para la ciudadanía. Es probable que inicie una serie como las que habitualmente escribo, pero se verá en el tiempo y, sobre todo, por el imperativo categórico de aplicación del principio de realidad al que tantas veces aludo, para no equivocarnos, en la medida de lo posible. Si los ciudadanos son el claro objeto de deseo de esta política, el éxito está servido.

El Decreto señala en su Artículo 1.5, que le corresponde a la Consejería de Hacienda y Administración Pública “la política informática de la Administración de la Junta de Andalucía y sus entidades instrumentales, que permita la prestación de servicios públicos, el acceso a la información pública y la participación ciudadana, con base en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Igualmente, le corresponden las competencias respecto de los sistemas de información y de telecomunicaciones relacionados con las políticas de desarrollo de la sociedad digital en Andalucía, así como la definición de los bienes y servicios informáticos de carácter general y, en su caso, su gestión y contratación, incluidas las competencias establecidas para el supuesto de adquisición centralizada”.

Ante esta declaración de principios rectores, es fácil deducir la importancia y trascendencia del paso que se ha dado en la unificación de la política informática, abriendo unas posibilidades estratégicas y operativas que se traducirán en el corto plazo en una definición de planes de implantación inmediata, al servicio de la ciudadanía y de las estructuras orgánicas y funcionales de las Consejerías que conforman la Administración de la Junta de Andalucía, así como sus entidades instrumentales.

Más adelante, se desarrolla el Artículo 9, citado anteriormente, sobre el que recomiendo una atenta lectura porque expone de forma deductiva, es decir, de lo universal a lo particular, el hilo conductor de la política informática que se va a ejercer en esta Legislatura y que transcribo en su totalidad para facilitar el acceso a su contenido:

Artículo 9. Dirección General de Política Digital.
1. A la Dirección General de Política Digital, bajo la dependencia directa de la Viceconsejería, le corresponden las funciones relacionadas con las políticas estratégicas de aplicación de las tecnologías de la información y de las comunicaciones en la Administración Pública de la Junta de Andalucía y en particular, las siguientes:
a) La dirección, impulso y gestión de la política informática de la Administración de la Junta de Andalucía y del sector público andaluz, basada en el modelo unificado de gobierno electrónico, así como la definición de los bienes informáticos físicos y lógicos de uso corporativo de la misma que permita obtener economías de escala y racionalización del gasto en tecnologías de la información y comunicación. A tal efecto, realizará la gestión de las contrataciones de bienes y servicios informáticos de carácter general, la elaboración de la relación de los bienes informáticos sometidos a adquisición centralizada, así como de los pliegos de prescripciones técnicas de los mismos para los correspondientes procedimientos de celebración de acuerdos marco y de los informes técnicos de evaluación de los mismos.
b) La planificación, coordinación e impulso de la aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones en la Administración de la Junta de Andalucía y en sus entes instrumentales, así como de la dirección, desarrollo y gestión de los sistemas e infraestructuras TIC de carácter corporativo, mediante el diseño de la programación plurianual de necesidades en materia de informática y comunicaciones, de los distintos departamentos y organismos de la Administración de la Junta de Andalucía y sus entidades instrumentales.
Asimismo, la elaboración y aprobación de los planes de sistemas informáticos y de comunicaciones.
c) La dirección estratégica del Modelo de Relación Tecnológica, en la Administración de la Junta de Andalucía, con carácter universal, basado en Acuerdos contractuales de Nivel de Servicio, Catálogo de Servicios, Carteras de Servicios, Estándares de Métricas, y aplicación continua de Contabilidad analítica.
d) La coordinación e impulso de la utilización de las tecnologías de la información y de las comunicaciones en las diferentes Administraciones Públicas de Andalucía, especialmente para el desarrollo de los servicios telemáticos ofertados a la ciudadanía, basados en el desarrollo y aplicación efectiva de los principios de equidad, interoperabilidad y proporcionalidad digital, mediante el uso intensivo de la Administración Electrónica, teniendo en cuenta el marco del modelo objetivo de Ayuntamiento digital establecido por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, en el desarrollo de su competencia de impulso de la Administración Electrónica en otras Administraciones Públicas Andaluzas.
e) La propuesta, impulso, dirección, desarrollo y gestión de los sistemas e infraestructuras informáticas comunes de la Administración Pública de la Junta de Andalucía y de sus entidades instrumentales, con especial referencia a la implantación del modelo de trazabilidad integrada de Administración Electrónica.
f) La dirección, administración y gestión integral de los Sistemas Corporativos siguientes: Sistema de Gestión Integrada de Recursos Organizativos (GIRO ), Sistema Integrado de Gestión Presupuestaria, Contable y Financiera de la Administración de la Junta de Andalucía (JÚPITER ), Sistema Unificado de Recursos (SUR), Sistema de Información de Recursos Humanos (SIRhUS), y el Sistema para la Planificación y Gestión de la Tramitación electrónica de la contratación administrativa en la Administración de la Junta de Andalucía (ER IS-G3), sin perjuicio de aquellos que adquieran tal condición corporativa en el proceso de integración progresiva en el Sistema GIRO de los Sistemas de Gestión de Recursos Humanos y de Gestión Económico-Financiera actualmente implantados en Consejerías y entidades instrumentales dependientes de las mismas.
g) Las atribuidas para la aplicación de la política informática de la Consejería en relación con la Administración Tributaria de la Junta de Andalucía, de acuerdo con los requisitos formales y materiales establecidos en las normas que regulan la utilización de técnicas y medios electrónicos, informáticos y telemáticos necesarios para el desarrollo de la actividad y el ejercicio de las competencias atribuidas a la citada Administración tributaria.
h) Las competencias atribuidas a la Consejería competente en materia de Hacienda y Administración Pública por el Decreto 283/2010, de 4 de mayo, por el que se regula la adaptación de la información de recursos humanos y económico-financiera de las entidades instrumentales de la Administración de la Junta de Andalucía para su integración, consolidación o agregación con los datos de la Administración de la Junta de Andalucía.
i) El establecimiento de las medidas de seguridad físicas y lógicas de los Sistemas de Información de la Consejería, y la coordinación e implantación de las medidas de protección de datos de carácter personal para dichos Sistemas, en el marco del Plan Director de Seguridad de los Sistemas de Información y Telecomunicaciones de la Junta de Andalucía.
j) La dirección, impulso e implantación del servicio de atención a la ciudadanía, mediante un Centro de Información y Servicios, basado en plataformas electrónicas de gestión de relación con la ciudadanía, en alta disponibilidad, para facilitar el acceso electrónico de la ciudadanía a los servicios públicos de la Administración de la Junta de Andalucía y de sus entidades instrumentales.
k) La función de velar e impulsar la aplicación práctica de la transversalidad de la perspectiva de género en la planificación de las actividades que sean de su competencia.
2. Se adscriben a la Dirección General de Política Digital la Comisión Interdepartamental para la Sociedad de la Información y la Comisión de Contratación de Bienes y Servicios Informáticos.”

Esta acción de gobierno electrónico, abierto, se debe concretar en las siguientes líneas rectoras de actuación sobre la base de las nuevas competencias que figuran en el Decreto:

• Prestación integrada de servicios digitales sin excepción, en la Administración de la Junta de Andalucía y en sus entidades instrumentales, mediante una estructura corporativa y política unificada, a través de la gestión de los presupuestos actuales destinados a tal fin y contemplados en el Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía para el año 2012 y siguientes.
• Reducción de costes y economías de escala, estableciendo un entorno homogéneo para el Gobierno de los servicios, utilizando plataformas de Gobierno Electrónico en el espacio Internet (Cloud Computing).
• Definiendo, implantando y haciendo un seguimiento del nuevo modelo de relación electrónica en el seno de la propia Administración, mediante Acuerdos de Nivel de Servicio, que contemplan el Catálogo de Servicios, las Carteras de Servicios correspondientes y aplicando contabilidad analítica y evaluación continua. Sistematizando la cadena de desarrollo y despliegue de servicios electrónicos y de atención a la ciudadanía, en el marco de la economía y sociedad del conocimiento, no de la mera información.
• Integrando servicios y eliminando compartimentos estancos: apuesta por el nuevo modelo de Cloud Computing (prestación de servicios informáticos a través de la Red (Internet).
• Garantizando un ritmo de despliegue de servicios adecuado a las necesidades.
• Permitiendo la aportación continua de valor y excelencia en la prestación de servicios digitales.
• Contemplando la implantación de la Agenda Digital de Europa en Andalucía: creación de un mercado único digital, mayor interoperabilidad, potenciación de la confianza y la seguridad en internet, acceso a internet mucho más rápido, mejores inversiones en investigación y desarrollo, fomento de las competencias digitales y la inclusión, aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones para hacer frente a los retos que también tiene planteados la sociedad andaluza, tales como el cambio climático y el envejecimiento de la población.

Asimismo, este marco unificado, permitirá llevar a cabo un nuevo modelo de gestión por procesos y de prestación de servicios informáticos interno, centralizado, eficiente y sustentado en Acuerdos de Nivel de Servicio, con objetivos y compromisos claros y un riguroso sistema de monitorización y evaluación de resultados. Asimismo, se consolidarán importantes proyectos ya iniciados, en el ámbito de las tecnologías de la información y comunicaciones, que van a permitir que en esta Legislatura, la actividad administrativa de la Junta se sustente en sistemas corporativos centralizados para la gestión económico-financiera, tesorera, tributaria, de recursos humanos, administración electrónica, contratación administrativa y gestión del conocimiento, entre otras.

En definitiva, se consolidará una verdadera transformación tanto en la prestación de servicios digitales, en los ámbitos económico-financiero y de Administración Pública, como en la organización interna de los recursos. Una transformación que se hace y que es el fruto de un profundo ejercicio de reflexión estratégica, estructurada a partir de cuatro ámbitos principales:

1. Gobernanza electrónica y Marco unificado de la acción de Gobierno Electrónico y Abierto:

La modernización administrativa y el desarrollo de la Administración electrónica ha de ser concebida como una política pública más, que responde a un compromiso político con la ciudadanía de facilitar su relación con la Administración, que ha de estar dotada de los medios y estructuras necesarias, para una nueva forma de gobernar, transparente, abierta y participativa.

2. Modelo más abierto de diseño, producción y prestación de servicios:

El marco estratégico y normativo desarrollado en los últimos años por la distintas Administraciones públicas nacionales e internacionales y especialmente por las instituciones europeas pone de manifiesto una apuesta decidida y un compromiso claro por avanzar hacia una Administración más abierta, transparente, participativa y colaborativa en el diseño, producción y prestación de servicios.
La combinación entre un nuevo modelo de prestación de servicios en el que se intensifica la necesaria y obligada optimización de recursos económicos y tecnológicos, la participación de la ciudadanía, el compromiso de avanzar hacia modelos de gobierno y estructuras más transparentes y accesibles, la necesidad de consolidar las iniciativas en marcha para facilitar el acceso electrónico a los servicios y las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, hacen que la gran mayoría de las Administraciones de nuestro país y, en este caso también la Junta de Andalucía, tengan que seguir trabajando en los próximos años en:
– Avanzar definitivamente en el cumplimiento de la Ley 11/2007, consolidando el acceso electrónico (por los distintos canales posibles) a los servicios y procedimientos de mayor impacto para ciudadanos y empresas, y avanzar en el desarrollo de servicios proactivos y personalizados.
– Construir un Gobierno electrónico, abierto, y desarrollar iniciativas y soluciones que garanticen la transparencia en el desarrollo de la actividad pública, la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones e incluso en la prestación de servicios y la puesta a disposición por parte de la Administración de información y soluciones por los que ciudadanos y empresas muestren interés personal o profesional, contribuyendo, de esta forma, a la generación de actividad económica.
– Mejorar la eficacia y eficiencia en la gestión administrativa mediante un mayor desarrollo de la Administración electrónica, la mejora organizativa, la evaluación continua, la reducción de costes aplicando análisis de coste total de oportunidad y de retornos de inversión, la optimización de procesos y la reducción de cargas soportadas, en la actualidad, por ciudadanos y empresas, en su relación con la Administración.
– Continuar con el desarrollo de soluciones corporativas para la gestión de la actividad administrativa (gestión económico-financiera, recursos humanos, contratación, gestión del conocimiento, calidad integral e integrada, etc.), a incorporar en la nueva plataforma tecnológica corporativa de Gestión Integrada de Recursos Organizativos, en acrónimo (GIRO), en fase de implantación progresiva en el escenario de los próximos tres años.

3. Modelo de relación electrónica interno y externo:

Se debe definir un modelo de gestión interno y de relación con otras Administraciones soportado en principios de eficacia, eficiencia, colaboración y transferencia de conocimiento:
– En su relación con otras entidades e instituciones de la Administración de la Junta de Andalucía, es necesario implantar un modelo de relación digital basado en la mejora continua, la excelencia y el establecimiento de acuerdos de nivel de servicio que parte de un sistema objetivo de evaluación de resultados y máximo rendimiento.
– En su relación con otras Administraciones y otros agentes clave para el desarrollo del Gobierno electrónico, se debe desempeñar un papel dinámico y proactivo, estableciendo acuerdos de colaboración con otras Administraciones y abordando proyectos conjuntos que se sustentarán en el intercambio de soluciones y mejores prácticas y en el deseo de avanzar en un modelo de Gobierno electrónico común.
– En su relación con el tejido empresarial, se debe trabajar especialmente en disponer de un modelo de colaboración sustentando en la transferencia de conocimiento y una mayor implicación del sector empresarial en la construcción del Gobierno Electrónico y abierto.
– La proactividad de la Consejería en este ámbito digital ha contribuido a que la Junta de Andalucía sea hoy en día una de las principales referencias en el ámbito de la modernización de los servicios públicos y el desarrollo de la Administración electrónica. En esta Legislatura es importante que esta proactividad se mantenga, dando continuidad al esfuerzo e interés por participar y colaborar con la Administración General del Estado y con otras Comunidades Autónomas en el desarrollo de un modelo común de Gobierno Electrónico e intentando intensificar la colaboración con entidades locales y el sector empresarial.

4. Modelo tecnológico basado en la apertura, neutralidad de los sistemas, seguridad, protección de datos y racionalización de infraestructuras:

La búsqueda de soluciones innovadoras que garanticen la construcción de un modelo tecnológico abierto, interoperable y seguro, debe ser una preocupación constante de la Consejería a lo largo de esta Legislatura, desarrollando nuevas iniciativas que permitan la racionalización de los Sistemas Corporativos y de las infraestructuras TIC y, en consecuencia, la optimización de gastos asociados a las mismas.

A este respecto, la tecnología de computación en el espacio Internet, conocido como nube (cloud computing) ha de ser uno de los modelos de gestión de sistemas e infraestructuras a tener en cuenta. El cloud computing es un modelo para permitir desde cualquier lugar y de un modo práctico, el acceso bajo demanda y a través de la red, a un conjunto de recursos informáticos configurables compartidos (por ejemplo: redes, servidores, equipos de almacenamiento, aplicaciones y servicios), los cuales pueden ser rápidamente aprovisionados y liberados tras esfuerzos de gestión mínimos o poca interacción con el proveedor.

El cloud computing representa un cambio importante en el modo en que la Junta de Andalucía podrá procesar la información y gestionar las áreas de TI. Mediante la gestión TI tradicional es necesario acometer importantes inversiones en recursos, incluyendo hardware, software, centros de procesamiento de datos, redes, personal de TI, seguridad, etc.; con los modelos de soluciones en la nube se elimina la necesidad de grandes inversiones y costes fijos de TI, transformando a los proveedores en recursos activos, quienes ponen al alcance de los usuarios, de forma flexible e instantánea, la capacidad de computación bajo demanda.

A partir de este modelo, con la garantía de la red corporativa de telecomunicaciones de la Junta de Andalucía, en un futuro será posible el desarrollo de un modelo de sistemas y aplicaciones en la nube. A partir de un Catálogo y Cartera de Servicios, los distintos organismos y entidades instrumentales de la Junta de Andalucía podrán disponer de los sistemas y aplicaciones corporativos en función de sus necesidades, reduciendo el volumen de inversiones en recursos, hardware, software, centros de procesamiento de datos, redes, personal de TI, seguridad, etc.

Gracias a ti, lector, lectora de este cuaderno, por haber llegado hasta aquí. Estoy seguro que os preocupa la búsqueda de islas desconocidas en esta nueva política digital. He intentado decir algo, de una manera especial, en este momento y en este aquí y ahora, sobre esta acción estratégica a llevar a cabo por la Junta de Andalucía, respetando también el arte de acabar para poder empezar, porque de lo que estoy seguro es de que hoy empieza todo.

Sevilla, 17/VI/2012

16 comentarios en “Política digital en Andalucía

  1. Jose Daniel dijo:

    Perdonalmente como trabajador de las TIC de la Junta de Andalucía creo que la unificación por fin en un solo centro directivo de las competencias de política informática son una gran noticia. El reto es inmenso, pero es cierto que hay mucho que ganar en la racionalización del “sector” y muchas sinergias que descubrir cuando comencemos a operar como un solo organismo y no como un conjunto de ellos.

    Me gusta

    • Gracias por compartir este proyecto, que acaba de nacer desde la ordenación administrativa y que ahora tenemos que desarrollar entre todos, para que alcancemos los resultados pretendidos. Se ha dado un paso transcendental y espero que todos seamos protagonistas del cambio. Espero sentirme acompañado por los empleados públicos de la Administración de la Junta de Andalucía, que me consta que es un activo imprescindible y a tener en cuenta. Gracias, de nuevo, por aportar ilusión y voluntad de cambio. Es imprescindible.

      Me gusta

  2. Emilio Juan dijo:

    D. José Antonio: Honestamente pienso que este atractivo y necesario reto ha de ser complementado y enriquecido con una puesta en valor -real y efectiva- del talento del personal propio, para no desembocar en costisísimas subcontrataciones masivas de un sector (la industria privada TIC española) que además se distingue en general por lo contrario.

    Ese me parece otro reto, indispensable, que las formas de colaboración on line permiten abordar y superar con éxito. Dispone usted en todos los puntos geográficos de nuestra Comunidad de una fuerza de trabajo TIC con una capacidad media excelente dentro de la Junta de Andalucía y entidades instrumentales sin distinción. Sinceramente espero que reconocerla, valorarla, motivarla y aprovecharla para sustentar las iniciativas como la que comenta en este artículo, sea una de las acciones que su liderazgo impulse.

    Me gusta

    • Estoy convencido de que las personas que trabajan en la actualidad en el sector TIC, en la Administración e la Junta de Andalucía y en sus entidades instrumentales, sin dejar a nadie atrás, es la principal fortaleza de este apasionante proyecto. Pretendo no defraudar a nadie con el esfuerso personal e institucional para liderar un giro copernicano en la participación real y efectiva de los profesionales públicos con gran experiencia en este ámbito. Llevo mucho tiempo resaltando la importancia de atender la trastienda pública y espero llevar a cabo las actuaciones estratégicas y operatrivas contando con todos, sin excepción. Gracias por aportar esta reflexión tan interesante.

      Me gusta

  3. Era de esperar un cambio en el sentido propuesto, aunque no deja de sorprenderme, con gran satisfaccion, que por fin se hable en términos de “gobierno de TI” y de “políticas de TI”. Tampoco deja de sorprenderme la rapidez con que se ha incorporado al “gran gigante” los conceptos de Cloud computing, sin duda alguien ha hecho las cuentas.

    Si las cosas van por buen camino, víveremos cambios interesantes en el futuro inmediato.

    Me gusta

    • Gracias por estas palabras, que reflejan un principio de confianza en el proyecto. Deseo estar abierto a la participación real y efectiva de todas las aportaciones que sumen y que no resten. Es muy importante apoyar esta actitud de proactividad en un proyecto de la envergadura como el que deseamos acometer desde la responsabilidad pública que se nos otorga. La trazabilidad de las competencias recogidas en el Decreto de estructura de la Consejería, dibuja un horizonte esperanzador porque creo que otro mundo, digital por supuesto, es posible. Y estos años atrás pueden demostrar que no son palabras, sino que cuento con el trabajo bien hecho de las personas, empleados públicos y profesionales contratados en el sector TIC, que han ayudado a sentar bases de sumo interés público. Gracias de nuevo. Si los ciudadanos están presentes en nuestro quehacer diario no nos confundiremos de objetivo. Somos muchos empleados públicos los que creemos en la dignidad del trabajo bien hecho, cada uno en su posición, aunque todos somos necesarios en estos momentos tan difíciles, pero que suponen un reto que deseo acometer sin descanso. Es lo que he llamado en diversas ocasiones “prisa digital” que, por cierto, es tan legítima como las demás.

      Me gusta

  4. Alfonso dijo:

    Me gustaría conocer su opinión sobre los sistemas informáticos realmente abiertos -tanto en espíritu como en licenciamiento- frente al “vendor lock-in” al que nos hemos visto sometidos por las grandes marcas.

    Creo que si alguien puede dar ejemplo en toda Europa dei ndependencia, sostenibilidad e interoperabilidad con un cambio global a software libre es la Junta de Andalucía.

    Me gusta

    • Gracias por hacerme llegar esta pregunta tan importante. Es imprescindible transmitir una declaración de principios en este ámbito público-privado del blog y de lo que escribo en él. Es un ámbito privado, estrictamente, pero donde no se produce un desdoblamiento de personalidad. Y mis principios digitales, son mis principios y no tengo otros (a diferencia de lo que decía Groucho Marx, en una reflexión muy inteligente). Respondo, por tanto, en este contexto.

      En primer lugar, en la definición programática de la política digital a declarar e implantar en la Administración de la Junta de Andalucía y en sus entidades instrumentales, deseo respetar una línea estratégica de ciclo completo referida a la utilización de software de fuentes abiertas y de servicios abiertos, siempre que sea posible, viable económicamente en su trazabilidad de creación e implantación, así como de garantía de resultados en el respeto reverencial al interés público digital respecto de los servicios a entregar y recibir de la ciudadanía. Todo ello centrado en la defensa de la línea delgada roja entre derechos y deberes del interés público, es decir, la protección de la inteligencia pública digital, de la que se puede obtener información conceptual y práctica en este cuaderno digital, y la generación, tratamiento y vida propia de la mercancía digital como resultado, que no es la actividad directa y natural (core) de la Administración. Soy consciente de que hay que hablar de forma muy clara sobre este marco de actuación, presidido ahora -nunca se debió perder este referencia- por la racionalización de gasto público, distinguiendo siempre valor y precio, y en mi persona de todos se podrá encontrar siempre un interlocutor abierto a generar teoría crítica sobre el ecosistema de software abierto y no privativo, transcendiendo la mera opinión, y la realidad a aplicar en la Administración de la Junta de Andalucía y sus entidades instrumentales. Por último, tengo que hacer siempre un reconocimiento explícito, rotundo, sobre los logros de la Junta de Andalucía, en este ámbito, pero con la misma fortaleza declaro que hay que hacer una foto fija de la situación y marcar una estrategia a corto, medio y largo plazo en este ámbito, en la dialéctica que he comentado anteriormente, es decir, distinguir entre garantía de la inteligencia pública digital para que no se convierta en pura mercancía y perdamos el principio de tutela de la inversión pública y del conocimiento asociado de carácter público, así como la retroalimentación que debe tener siempre en este ámbito.

      Asimismo, hago una declaración personal al respecto como principio digital a tener en cuenta: la Administración Pública no puede ni debe estar “cautiva y desarmada” ante los proveedores del sector TIC, en ningún caso, ni a través del software abierto ni del privativo, porque la responsabilidad de la dirección, gestión, autenticidad, integridad, pertinencia y conservación del dato público, de la información pública, de la gestión pública, del servicio público, de la inversión y gasto público, que deben ser evaluados de forma constante, en definitiva, y tratados en el ámbito digital de la Administración, es indelegable e irrenunciable y necesita la presencia activa de las decisiones políticas del Gobierno correspondiente, como dice el Legislador en la exposición de motivos de la Ley 30/1992; de los directivos y empleados públicos adscritos al sector TIC, responsables de la trazabilidad integral e integrada de ejecutar esta política digital, y del papel que le corresponde a las empresas del sector TIC, en un modelo de relación que hay que trabajar en común, con los ribetes de acero que impone la Ley de Contratos del Sector Público. Por este orden, para no equivocarnos.

      Me gusta

  5. Jose Antonio dijo:

    Me gustaría comentar varios puntos, creo que relacionados: uno sobre los costes de TI, otro sobre el personal propio dedicado a las TI y un tercero sobre la idoneidad de cloud compunting en la salvaguarda de los datos que tanto del personal de la junta como, sobre todo, de nuestros ciudadanos debemos velar.

    Soy trabajador de las TIC de la Junta, mas concretamente en Sanidad, y como usted bien sabe, hace ya bastantes años que se desarrollan sistemas en nuestros centros. Es en los últimos años en que se está convergiendo a modelos centralizados, como no podía, entiendo, ser de otra forma; es lógico pedir que un profesional tenga las mismas herramientas de trabajo allá donde vaya y que sobre todo, los ciudadanos perciban la misma asistencia, sea cual sea esta, y la misma calidad en cualquier punto de contacto con nuestra administración.

    En es esta tarea de centralización de sistemas donde se está percibiendo un claro apoyo en la empresa privada, en detrimento del conocimiento que el personal interno llevamos años desarrollando, personal interno que por otro lado ni siquiera está reconocido estatutariamente. Por los presupuestos que se están barajando dudo mucho que se esté consiguiendo ahorros con el concepto de ‘economia de escala’, no por dicho concepto sino porque no se está haciendo uso del conocimiento del negocio que internamente tenemos y se está dejando esa inteligencia de negocio en la parte privada, y esto tiene sus consecuencias.

    Entiendo que la inversion en personal de TI va a ser complicado, y que por fuerza tenemos que apoyarnos en la empresa privada, pero si que deberiamos poder controlar y monitorizar su trabajo, es decir, mantener la inteligencia de negocio dentro de nuestra organización, y para conseguir esto entiendo que falta darle una estructura y una asignación de funciones al personal de TI. A no ser que se pretenda, claro, externalizar completamente la TI y perder la gobernanza de nuestra inteligencia de negocio.

    En relación con lo anterior, quisiera poner en duda la idoneidad de utilizar el cloud computing con la necesidad de salvaguarda de los datos que de nuestros ciudadanos tenemos que custodiar, teniendo en cuenta que prácticamente la mayor parte de los mismos son de los llamados de alto nivel en la LOPD.

    Siento la retorica un tanto enrevesada que tengo, espero aportar algo de dialectica al tema.

    Muchas gracias por este blog.

    Me gusta

  6. Pido disculpas, en primer lugar por la demora a su petición. Brevemente, deseo comentar las cuestiones planteadas:

    1) Soy un defensor de la “inteligencia pública digital” (defición más amplia que “inteligencia de negocio”, aún comprendiéndola) y me voy a esforzar en protegerla, es decir, hay que establecer lo que vengo llamando una linea delgada roja entre la planificación y gestión de derechos y deberes digitales, que son potestad indelegable de la Administración de la Junta de Andalucía, y la generación de “mercancía digital”, en clave de inteligencia privada digital, que la puede desarrollar y operar en código o máquina la empresa adjudicataria mediante contratos públicos sujetos a la legislación vigente. Las dirección de los proyectos es también indelegable, en el amplio sentido del término, pero aquello que no es “core” de la Administración lo pueden operar empresas especializadas, porque no supone dejación de funciones de la citada Administración.

    2) Me preocupa mucho la situación de los profesionales TIC en la Administración de la Junta de Andalucía y de sus entidades instrumentales, en los ámbitos de dirección y gestión, ambos incluidos, porque son diferentes. Voy a trabajar en el conocimiento de la situación actual, a corto plazo, para poder planificar cambios, que vendrán, y emitir juicios bien informados, porque sé que disponemos de un recurso extraordinario que se conforma por la malla pensante y de fuerza de trabajo de todos los profesionales TIC que llevan, lleváis muchos años, en una situación de desconcierto y de falta de reconocimiento público, probablemente.

    3) Sobre el modelo “Cloud” hay mucho que hablar antes de implantarlo, sobre todo porque tengo muy claro que antes hay que definir qué es lo que tiene que contemplar el nuevo paradigma público digital a implantarse en la Administración de la Junta de Andalucía, en términos de política digital, y después, decidir sobre el cómo, pero no al revés. Es obvio que hay que definir, por parte de la inteligencia pública digital, la gestión de riesgos que garantiza la protección del interés público en el servicio digital que se presta a los ciudadanos.

    Para todo lo planteado anteriormente, ofrezco diálogo y participación por vuestra parte, simbolizado en su reflexión, que voy a cuidar con especial interés.

    Espero poder cumplirlo con la ilusión que lo pienso y lo escribo. También, como lo proyecto en mi trabajo de cada día. Muchas gracias.

    Me gusta

  7. Juan dijo:

    Espero equivocarme pero a raiz de su último comentario veo un futuro donde los técnicos TIC dejaremos de actuar como técnicos y nos convertiremos en meros gestores de lo que hacen otros. Y yo entiendo que haya personas que quieran hacer “carrera” en el mundo de la gestión y/o dirección de proyectos, pero otros somos mucho mejores y damos mucho más de nosotros mismos cuando nos movemos de la parte técnica. No me parece mal que haya cierta externalización de servicios, pero el nivel de externalización actual me parece cuanto menos temerario. Luego pasa lo que pasa: personal externo con todo el “poder” y conocimiento y funcionarios de brazos cruzados. Que puede que la informática técnicamente no sea “core”, pero su importancia en la Administración del siglo XXI es tal que no podemos permitirnos que el conocimiento esté fuera de ella.

    Por otra parte, me alegro de que haya por fin una única cabeza en materia TIC en la Junta. Ahora solo falta que se den pasos para corregir las situaciones que he venido observando desde mi incorporación a esta “empresa” hace pocos años y que me han llamado enormemente la atención (no solo como funcionario sino como ciudadano por el gasto extra que representan), como por ejemplo la total falta de homogeneidad en cuanto a la infraestructura TIC (y no lo entiendo si todos nos dedicamos mas o menos al mismo negocio), la completa falta de una normativa TIC unificada (por ejemplo, algo tan tonto como la regulación del acceso a Internet depende enormemente de la sede donde estes trabajando), la inexistencia de una central de compras que permita conseguir mejores precios haciendo economía de escala, la falta de impulso de proyectos corporativos (un ejemplo, NAOS o GUIA, que se lanzan pero no se promueven lo suficientemente, o directamente no se “obliga” a su uso, con lo que nunca terminan de despegar), o la falta de un apoyo claro al software libre (no se a que esperamos para que casi todos los equipos funcionen íntegramente con S.L., tanto SO como Ofimatica, de momento la “broma” nos sale por 12 millones de euros)

    Me gusta

  8. Anibal dijo:

    En primer lugar, mis más sinceras felicitaciones por tu blog. Reconforta encontrar a quién decide haciendo reflexiones de calado sobre las TIC en el ámbito público.

    Quisiera aportar mi granito de arena y poner encima de la mesa, lo que considero prioritario en las TIC de hoy:

    – racionalizar el coste de las TIC
    – llevar a cabo la transformación de las TIC
    – poner en marcha un nuevo modelo de gobierno

    Todo ello bajo la premisa de la consecución y mejora del Nivel de Servicio

    Todo esto se hará con las “tres P”” ….. Personas , procesos y presupuestos….

    Te Deseo suerte en tu nueva andadura y valor para afrontar las resistencias al cambio , con las que inevitablemente te encontrarás

    Me gusta

  9. Mariano dijo:

    Poco tengo que aportar a este debate que no le hayan dicho ya. En primer lugar, déjeme que le dé la enhorabuena por haber sido elegido para capitanear este inmenso y necesario proyecto. Muchos profesionales de la informática llevamos advirtiendo desde hace ya largos años del derroche de recursos y esfuerzos que supone la no existencia de una política informática común en esta administración, sin hablar de los problemas técnicos y organizativos que el modelo actual genera. Parece ser que por fin se ha decidido hacer lo que era evidente desde hace tiempo.

    No obstante, al tratarse de un cambio del modelo organizativo de mucho calado y que sin duda tendrá un fuerte impacto en los funcionarios de los cuerpos de informática de esta administración, déjeme que, como otras personas han hecho en anteriores comentarios, le manifieste mi opinión al respecto. Como usted mismo ha manifestado, los profesionales de la informática somos la principal fortaleza de este proyecto. Somos gente que vive en la innovación constante, adaptando nuestros conocimientos continuamente a los nuevos retos tecnológicos. Hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo en poner en marcha las infraestructuras informáticas de la Junta y somos depositarios no ya solo de conocimiento técnico, sino de conocimiento sobre la cultura organizacional de esta administración. Un cambio como el que se avecina no tiene necesariamente que verse como una amenaza sino como una oportunidad. Y así es como debemos verlo. La innovación constante nos permite la búsqueda de la excelencia, que es donde queremos llegar. Pero para ello el cambio tiene que hacerse contando con los profesionales de la informática y no de espaldas a ellos. Actuaciones como la llevada a cabo durante la pasada reordenación del sector público andaluz, realizadas no ya de espaldas a los empleados públicos sino con total desprecio a su propia existencia, propiciaron un proceso fallido, convulso, inconcluso y, en definitiva, inútil. Debemos aprender de los errores cometidos. La gestión de este cambio debe realizarse no volviendo la espalda a los profesionales de la informática, sino haciéndoles partícipes del nuevo modelo organizativo e integrando sus trayectorias y expectativas en el nuevo modelo. Solo así se conseguirá concluir este proceso de cambio de forma exitosa.

    De sus palabras en anteriores comentarios a este respecto se aprecia su firme voluntad de liderar este cambio y hacerlo, tal y como he manifestado, contando con los empleados públicos profesionales de la informática de esta administración. Espero que esa intencionalidad que me parece apreciar en sus palabras no se quede en el camino. En 2004, al presidente del gobierno entrante, la gente le pedía algo muy simple: “No nos falles”. Todos sabemos cómo acabó aquello. En este cambio que se nos avecina, no creo errar demasiado si digo que este colectivo bien podría estar en este momento pidiéndole a usted lo mismo. No permita que se repita la historia.

    Por último, agradecerle la posibilidad de poder interactuar con usted. La cercanía de los dirigentes y la posibilidad de interactuar con ellos es algo que debe ser reconocido. Mucha suerte en este proyecto en el que todos estamos embarcados.

    Me gusta

  10. Graco dijo:

    Entendiendo como usted, que el software libre es una opción ética, más allá incluso de presupuestos técnicos, y al tiempo, que mantener una organización de las dimensiones y obligaciones de la Junta, supone en muchos casos servidumbres inevitables en cuanto a la selección de productos; me permito desgranar algunas reflexiones absolutamente pragmáticas y fruto de mi experiencia como profesional TIC en la JA, en lo hasta ahora hecho con el Software Libre en la casa y las necesidades que se plantearían:

    .- Revisión del modelo de adopción de productos de código abierto, por parte de la Junta: Abandono de los desarrollo a ultranza (proceso de reinvención continua de la rueda) y pasar a uno de cooperación y participación en comunidades existentes.

    .- Una máxima: “Mejor personas que licencias”. Orientar las estrategias de diseños de proyectos dando preferencia a los proyectos basados en código abierto que no generen gastos en licencias y sí inviertan en desarrollo profesional de los técnicos de nuestra tierra.

    .- Aquilatación de los proyectos a su necesidad real. Innegablemente existen productos propietarios que son mejores que otros de código abierto pero es importante entender cual es el ámbito donde van a hacer su desempeño. Algunos ejemplo: utilizar entornos de seguridad ultracaros (cortafuegos, proxys…) bajo sistemas de licenciamiento dentro de de la propia red corporativa es un gasto evitable y sustituible por proyectos de código abierto o seguir pagando suite ofimáticas para trabajas que no requieren tal desembolso.

    .- Una única vara para medir productos y proyectos: Lamentablemente durante una década se han juzgado de forma distinta los proyectos basados en código abierto y los que se fundamentan en sistemas licenciados. Se ha exigido a las iniciativas de software libre hasta límites casi ridículos, mientras se ha tolerado como algo sobrevenido e inevitable “disfunciones” e incumplimientos técnicos en los productos propietarios.

    .- Apertura de miras en la selección de herramientas. Lamentablemente se han dejado pasar oportunidades tecnológicas amparándonos en una especia de “integrismo” técnico, desechando cualquier alternativa que no cumpliera estar escrita en determinado lenguaje.

    .- Definición de un modelo de selección de software que permita competir a los productos de código abierto con otros de naturaleza privativa. Atendiendo a tres prevenciones antes cualquier adquisición 1) ¿Existe alguna alternativa equiparable en código abierto al producto privativo seleccionado ? 2) ¿Se trata de un producto maduro con una comunidad amplia e independiente entorno a él? 3) ¿Se cumplen las condiciones de liberación de código y conocimiento, además de existir un ecosistema de soporte empresarial en su entorno ?

    .- Reconocimiento de la necesidad de sostenibilidad a largo plazo en los proyectos que acometa la administración y no caer en la miopía resultista de hoy que nos ahogará mañana, con esto quisiera poner algún ejemplo dentro del mundo del código abierto, existiendo productos opensource con soporte comercial y pago de suscripciones que respetando escrupulosamente el licenciamiento GPL ha permitido crecer en su entorno alternativas totalmente gratuitas ampliamente utilizables en situaciones adversas como las actuales.

    Sin más agradecerle y animarle para mantener un foro como este.

    Me gusta

  11. Juan R. Martín dijo:

    A dos años vista es penoso constatar que nada de esto se ha desarrollado, mas bien todo lo contrario, se han arriado velas y puestos como galeotes a remar en sentido contrario dejando varadas multitud de incitativas.

    Me gusta

    • jacobena dijo:

      Gracias por su comentario. Créame que siento no haber podido liderar y ultimar estos compromisos de legislatura, pero creo que conocerá los motivos de mi renuncia al puesto de Director General de Política Digital, que se materializó con el cese a petición propia en el Consejo de Gobierno de 1 de octubre de 2013. Si no conoce los motivos de la renuncia, puede leer un documento que publiqué en este blog, bajo el título “Ardiente im-paciencia”: https://joseantoniocobena.com/2013/09/15/ardiente-im-paciencia/. A pesar de ello, creo firmemente en lo que he escrito respecto de Política Digital y que sigo considerando imprescindible para Andalucía, de forma particular, y para el Estado, en general.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s