Valor y precio del corazón

Todo necio confunde valor y precio
Antonio Machado, Proverbios y cantares (LXVIII)

cancion_perdida
Foto: EFE.

El próximo 21 de mayo, la casa Christie’s subastará en Londres la canción “El corazón de un hombre es como una mina” (Das Menschen Herz ist ein Schacht), de Felix Mendelssohn, que llevaba 140 años perdida y que se interpretó ayer por primera vez en público, contra la voluntad del compositor alemán. Esta composición escrita en 1842, de 29 compases para voz de contralto y piano, que fue un encargo privado de Valentin Teichmann, coordinador del Teatro de la Corte de Berlín, al compositor alemán (1809-1847), se ha encontrado ahora en Estados Unidos.

Esta pieza ya entró en la realidad del mercado al subastarse por última vez en 1872 y se desconocía su paradero hasta ahora, al saltar la noticia de su subasta. “La canción se acompaña de una carta del propio Mendelssohn dirigida a Teichmann en la que le pide que no publique la obra, lo que parece ser la razón por la que esos compases nunca vieron la luz”, según relata la BBC, que por primera vez estrenó ayer la obra en un programa radiofónico.

La canción tiene como letra parte de un poema de Friedrich Ruckert que cuenta cómo el corazón de las personas es una mina que puede producir oro y plata, pero que sólo puede dar lo que ya contiene, es decir, tiene el valor intrínseco que le da la vida a cada uno, con independencia de lo que los demás puedan pensar del corazón de secreto de cada uno.

Una vez más, el valor de mercado es el que destroza la quintaesencia del corazón de las personas. Desde la presentación de ayer, ya se ha dejado de cumplir con el encargo manuscrito de Mendelssohn. Como ocurre tantas veces cuando confundimos valor y precio. Aprendí del profesor de ética Adolfo Sánchez Vázquez que la plata tiene valor solo porque se lo han dado los seres humanos, es decir, en sí mismo no era nada. A partir de ese momento, pasó a ser mercancía, abandonando su riqueza intrínseca. Algo así sentí cuando hace un año y medio compré un objeto de plata en México D.F. Para el mercado era muy barato encontrarlo en cualquier sitio de aquél país. Para las manos aztecas que lo trabajaron, era otra cosa, probablemente lo más auténtico al recibir una forma que es lo que se aprecia, porque la plata en sí mismo, para ellos, no vale nada. Una gran lección de la dialéctica valor y precio.

Hoy, la doy a conocer también fuera del mundo de la mercancía como un pequeño homenaje, porque es un autor que muchas personas conocen a través de su famosa “Marcha nupcial”, donde han podido descubrir a través de esta composición, en las ceremonias de boda, que el corazón de los que se casaban, así como el suyo propio, podía ser como una mina que solo puede dar lo que contiene. Y en ese momento, como la encina, lo único que puede dar es corazón.

Sevilla, 7/V/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s