José Mujica: una reflexión antes de votar el 25 de mayo

JOSE MUJICA1

“Un puñado de sueños”. Anoche tuve la oportunidad de ver y sentir interiormente la entrevista de Jordi Évole a José Mujica, presidente de Uruguay, que recomiendo ver las veces que sea necesario en el enlace oficial del programa Salvados. Tengo que verla de nuevo, sobre todo escucharla atentamente, para comprender bien todas y cada una de las respuestas dadas sobre las cuestiones tan diversas que trató, aunque ahora quiero quedarme con lo que considero imprescindible en esta antesala de las próximas votaciones europeas.

Sobre Europa se empleó a fondo, cuando manifestó que la palabra “austeridad” estaba prostituida en Europa, porque es mejor trabajar en términos de sobriedad dado que la austeridad está destruyendo puestos de trabajo y, sobre todo, ilusiones: Europa “tiene la pasión de haber sido un epicentro de la civilización y tener la tragedia de percibir que se le está escapando”. Pero no perdió un segundo en divagaciones porque todo era muy importante en cada segundo de la entrevista: el entorno, los enfoques, los silencios y las preguntas intercambiadas.

No quiero reinterpretar nada, pero creo que si todos hiciéramos una reflexión sobre el fondo y la forma, que también es importante, del discurso del presidente, podríamos ir a votar con una perspectiva diferente porque la necesitamos con urgencia. El encanto de José Mujica reside en principios éticos tan fundamentales como la expresión sobre la honradez intelectual, cuando hay que asumir fracasos: “El primer requisito en la política es la honradez intelectual. Si no existe honradez intelectual, todo lo demás es inútil”.

Es la segunda vez que escribo sobre José Mujica en este blog y creo que no será la última. Voy a seguir aprendiendo de él y de su mensaje y actitud de compromiso vital, antes de depositar el domingo próximo mi voto, porque cuando se comprende bien la afiliación a un partido se entiende mejor el mensaje del presidente al respecto: “¿Qué sería de este mundo sin militantes?, ¿Cómo sería la condición humana si no hubiera militantes? No porque los militantes sean perfectos, porque tengan siempre la razón, porque sean superhombres y no se equivoquen… No, no es eso. Es que los militantes no vienen a buscar la suya, vienen a dejar el alma por un puñado de sueños. Porque, al fin y al cabo, el progreso de la condición humana requiere, inapelablemente, que exista gente que se sienta en el fondo feliz en gastar su vida al servicio del progreso humano. Porque ser militante no es cargar con una cruz de sacrificio, es vivir la gloria interior de luchar por la libertad en el sentido trascendente”.

Por eso creo en la política, por eso hay que votar, para que quienes nos representan y creemos que son los mejores, luchen por la libertad para hacernos más felices en la igualdad social, legitimados por mi decisión del domingo también, entre otras, para tener autoridad ética a la hora de aplicar con carácter inmediato las reflexiones del presidente, un ciudadano imprescindible hoy, porque todos no somos iguales.

Por cierto, he localizado las últimas reflexiones del presidente en la página web de afiliación de Izquierda Unida. Todo un símbolo.

Sevilla, 19/V/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s