Seis propuestas para este agosto / 1. El arte de empezar y acabar

ITALO CALVINO

Ítalo Calvino es un referente para aprendices de escritor, como es mi caso. Nunca he olvidado unas palabras suyas cada vez que me enfrento a la realidad mágica de escribir un post en este cuaderno de inteligencia digital, encontradas en su obra póstuma “Seis propuestas para el próximo milenio”: “…es un instante crucial, como cuando se empieza a escribir una novela… Es el instante de la elección: se nos ofrece la oportunidad de decirlo todo, de todos los modos posibles; y tenemos que llegar a decir algo, de una manera especial” (Ítalo Calvino, El arte de empezar y el arte de acabar) (1).

Agosto es un mes de encrucijada, porque el alma vaca, sobre todo para los afortunados que están enrolados en el trabajo reglado. Las vacaciones ofrecen la oportunidad de hacer un alto en el camino y reflexionar sobre lo que se ha acabado bien o mal de la lista de deseos y buenas intenciones de enero, para otear lo que está por llegar. Es un mes de encrucijada existencial, porque el presunto descanso brinda la oportunidad, si se sabe aprovechar, para poner orden en muestras vidas y mirar solo hacia adelante, porque hacerlo hacia atrás solo se debe hacer para no volver a pisar la senda de los errores, en un esfuerzo memorable para aprehender a Machado.

El secreto está en el arte de empezar y acabar cualquier camino deseado: podemos ir hacia muchos sitios, hacer cualquier cosa, pero lo importante es hacerlo de forma especial. Pero, ¿qué es el arte? Todavía no se puede comprar en Amazon, porque afortunadamente su esencia no se encuentra en el mercado, es decir, todavía no se ha convertido en mercancía. Cuando comprendo el arte según la tercera acepción recogida en el Diccionario de la Real Academia Española, conjunto de preceptos y reglas necesarios para hacer bien algo, es imprescindible recurrir al conocimiento, aptitudes y actitudes personales para tenerlo presente en cada decisión a la hora de hacer camino al andar en cualquier ámbito de la vida, porque los preceptos y las reglas para hacer bien algo o de forma especial no se improvisan. El arte así entendido, como pasa con el campo, es para quien lo trabaja.

Es el momento mágico de Calvino: páginas en blanco para escribir en el mes de agosto palabras especiales para nuestra vida, la de todos y, sobre todo, la de secreto, que a veces comienza y acaba cada día, sin que tengamos que esperar especialmente el compromiso de enero o la vacación en este octavo mes del calendario gregoriano. Con arte.

Islantilla (Huelva), 3/VIII/2015

(1). Cobeña Fernández, J. A. (2014). ¿Por qué escribo?

NOTA: imagen recuperada de: http://lachachara.org/2013/06/propuestas-de-italo-calvino-para-la-literatura-del-siglo-xxi/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s