Gobierno progresista y transformación digital

RETINA 2016

http://www.elpaisretina.com/

Decía Herman Hesse que hay una virtud, a la que quería mucho, una sola, que se llama “obstinación”, es decir, obediencia a una sola ley que lleva al “propio sentido”. Es lo que me ocurre cuando quiero seguir trabajando en el hilo conductor de mi vida profesional, en los últimos veinte años: la transformación digital del Gobierno Digital, de la Administración Pública, para que alcancen “su propio sentido”, el servicio al interés general a través de las tecnologías aplicadas de la información y comunicación (TIC).

He reforzado aún más esta posición vital al leer con detalle el programa del próximo encuentro que se va a celebrar en Madrid durante los días 10 y 11 de mayo, Retina, organizado por El País, al observar que solo en una actividad se contempla el abordaje concreto de la transformación digital en la política, bajo la denominación de “POLITICA. Participación y transparencia: tecnología y nueva política”. Es cierto que en el programa aparecen actividades relacionadas con realidades sectoriales que tienen un gran trasfondo político, pero echo de menos el abordaje de una vez por todas del debate ordenado sobre la transformación urgente del Gobierno Atómico actual en Gobierno Digital, para que se puedan aplicar políticas digitales de amplio espectro, tal y como he ido desarrollando a lo largo de los últimos años en este blog.

Sería extraordinario comenzar a tejer tejido crítico en este ámbito digital que tiene razones suficientes de urgencia política en un mundo que cada día se mueve más en torno a la transformación digital de todos los ecosistemas en los que vivimos, estamos y, sobre todo, somos. Creo que se puede comprender mi obstinación, en el más correcto sentido de la palabra y tal como la aprendí hace ya muchos años en un libro precioso de Herman Hesse, Obstinación, en torno a esa excelente virtud.

En torno a esta mesa digital que propongo como iniciativa de carácter público, se deben sentar todos los protagonistas de la transformación digital del Gobierno que nazca ya para la nueva legislatura, que planteo como de necesidad y no por azar, es decir, ciudadanos, profesionales del sector, empresas tecnológicas, autoridades públicas y privadas, representantes políticos, medios de comunicación, organizaciones de usuarios, etc., para que la participación sea de abajo a arriba y no al revés. Por una vez, la ciudadanía dejaría de ser “ignorante molesta” cuando se abordan asuntos de su “propio sentido” digital, en palabras de Hans Magnus Enszerberger, ante una realidad de empoderamiento imprescindible para una transformación digital urgente en la que estamos ya instalados. Podría ser una especie de Retina Pública, obstinada, respetando la idea original en la crónica de este encuentro anunciado.

Sevilla, 3/V/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s