Los cerebros del platelminto: nou-darake

haeckel_platodes.jpg
«Platodes», en El arte de la naturaleza, de Ernst Haeckel, 1904 (recuperado de http://es.wikipedia.org/wiki/Platyhelminthes, el 21 de marzo de 2008)

Vamos aproximándonos al conocimiento científico de las neuronas. Mucho debemos a la investigación actual de la regeneración neural en los platelmintos: “gusanos planos, … filo [agrupación de animales basada en su plan general de organización] de animales invertebrados acelomados [cuerpo macizo ya que entre la pared del cuerpo y el intestino existe una masa de células (mesénquima) y fibras musculares] protóstomos [constituyen el origen embrionario de la boca] triblásticos [sinónimo de los animales bilaterales con simetría bilateral, en la cual el organismo es simétrico respecto a un plano (plano sagital) que divide el cuerpo en dos mitades especularmente idénticas], que comprende unas 25.000 especies. La mayoría son hermafroditas que habitan ambientes marinos, fluviales y terrestres húmedos; muchas de las especies más difundidas son parásitos que necesitan varios huéspedes, unos para el estado larvario y otros para el estado adulto” (1). En la lectura que recomendaba en el post anterior, Gary Marcus expone una teoría sorprendente sobre la paradoja del carácter innato y la flexibilidad del genoma humano, adentrándose en la explicación científica sobre una investigación (2) llevada a cabo en 2002 en el Centro Riken de Biología del Desarrollo en Kobe, Japón, con una especie de gusano denominada Dugesia japonica, donde “se ha observado que aproximadamente una docena de genes distintos están regulados al alza (más expresados) durante la regeneración, cada uno en un momento concreto, unos en las primeras fases, otros en periodos intermedios o posteriores. Como sucede en muchos otros aspectos del desarrollo, la expresión genética se halla sometida a un estricto control temporal” (3).

Y presenta en sociedad a la investigación que se está desarrollando en el citado Centro Riken sobre los platelmintos, con la finalidad de saber si es posible la total regeneración de tejido cerebral en zonas que se ha perdido, porque el platelminto es un especialista en regenerar tejido cerebral perdido, cuando se le corta la cabeza [si a un platelminto le cortamos la cabeza, la región de esta desarrollará una cabeza y un tronco nuevos (y el tronco y la cola desarrollarán una cabeza nueva, completa, con un nuevo cerebro)], siempre y cuando no se encuentre con zonas en las que se expresa un gen conocido como ndk, acrónimo del japonés nou-darake, que significa “cerebro en todas partes”. Este laboratorio ha conseguido alterar este gen y los platelmintos entrenados como regeneradores desarrollaron tejido cerebral por todo el cuerpo.

NOU DARAKE
Nou-darake

¿Qué aporta esta investigación? Algo rotundo: si manipulamos los genes, podemos actuar también en el cerebro, actuando sobre lesiones concretas, en las estructuras dañadas. ¡Qué futuro tan esperanzador se abre ante patologías tan invasivas como el Alzheimer, por ejemplo! El gen NDK está muy relacionado con el gen humano FGFRL1 y de acuerdo con Marcus “hay muchas posibilidades de que lo que suceda en el gusano tenga consecuencias en la regeneración del tejido neural humano” Han transcurrido seis años desde la publicación de este avance científico. Se sigue investigando sobre esta realidad científica y el profesor Francesc Cebriá da prueba de ello. Personalmente, me empeñaré también en ello, en su divulgación científica, sabiendo que a priori se encontrará esta investigación con múltiples barreras al llegar al laboratorio real de los cerebros humanos. En estos momentos rescataré también, junto a la investigación científica ordinaria, mi aprendizaje privilegiado de bioética aplicada, durante un Curso académico completo, junto al profesor Bernard Häring, para discernir bien donde está situada la ética de situación para la reparación del daño humano, de sus tejidos, de su cerebro. De su legítima vida en condiciones de felicidad básica, en definitiva.

Sevilla, 21 de marzo de 2008, Viernes Santo, cuando el mundo católico recuerda la muerte de Jesús de Nazareth y la investigación del cerebro sigue buscando la resurrección de las neuronas dañadas en la vida humana. La que tanto quería, según los cronistas de la época. Marcos, por ejemplo…

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Platyhelminthes
(2) Francesc Cebrià, Chiyoko Kobayashi, Yoshihiko Umesono, Masumi Nakazawa, Katsuhiko Mineta, Kazuho Ikeo, Takashi Gojobori, Mari Itoh, Masanori Taira, Alejandro Sánchez Alvarado & Kiyokazu Agata (2002). FGFR-related gene nou-darake restricts brain tissues to the head region of planarians. Nature, 419, 620-624.
(3) Marcus, G. (2005). El nacimiento de la mente. Barcelona: Ariel, p.147.

Un comentario en “Los cerebros del platelminto: nou-darake

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s