Agenda Digital de Europa, en Andalucía (I): el Sur Digital también existe

AGENDA DIGITAL DE EUROPA

… pero aquí abajo abajo
cerca de las raíces
es donde la memoria
ningún recuerdo omite
y hay quienes se desmueren
y hay quienes se desviven
y así entre todos logran
lo que era un imposible
que todo el mundo sepa
que el sur también existe.

Mario Benedetti, El Sur también existe

Ya se habla en España de la Sociedad de la Información en el Sur y de su fractura regional con el Norte. El fenómeno de las dos Españas planea siempre en momentos de crisis y la digital no puede ser menos. Pero recordando a Benedetti, el Sur también existe en su revolución digital propia y con vocación integradora con España y Europa, y tiene mucho que mostrar en el escaparate de la Internet de los servicios (públicos) y de las cosas (públicas) para estar siempre muy cerca de la ciudadanía. Esta reflexión es la que me mueve a escribir de nuevo sobre la posición de Andalucía en la estrategia digital europea, porque la conclusión final del informe eEspaña 2010, elaborado por la Fundación Orange, no dejó indiferentes, así me gusta pensarlo, a los que ejercemos responsabilidades públicas en el Gobierno digital: “Como conclusión de este Informe se puede afirmar que gracias a la fuerte inversión pública de los últimos años España ha alcanzado, incluso a pesar de la crisis, un nivel de desarrollo de la Sociedad de la Información acorde al grado de desarrollo social y económico del país. Sin embargo, España afronta el futuro con una serie de retos relacionados con la fractura regional entre Sociedad de la Información en el Norte de España y en el Sur [sic], con la preparación del país a los servicios de Internet del futuro a través del despliegue de la fibra digital y la reasignación de frecuencias de la televisión analógica, con la efectiva incorporación de las TIC en el ADN y modelo de negocio de todos los sectores económicos, incluyendo el primario, con el fomento de un uso más transaccional de Internet y una mayor interacción con los usuarios de la Red”.

En este contexto y al iniciarse el nuevo Curso digital en la Administración de la Junta de Andalucía y sus entidades instrumentales, voy a presentar en la sociedad del conocimiento, unas reflexiones bien informadas sobre la implantación de la Agenda Digital de Europa, en Andalucía (algunos países de la Unión Europea interpretan “Agenda”como “Estrategia”). La utilización de la proposición “en” sustituyendo “de” no es inocente, porque es muy importante que cualquier acción digital que se aborde en la Comunidad mire más allá de Despeñaperros y tenga la visión Norte-Sur-Este-Oeste, de interoperabilidad e interrelación que exige hoy la aldea global digital en la que vivimos, estamos y, lo que es mejor, somos. Fuera de chovinismos que no conducen a ninguna parte, como por ejemplo la primera diapositiva del diaporama oficial de la Unión Europea preparado a tal efecto, aunque por desgracia no en español: Todos los europeos digitales (dae_v6_it) ó Todos los andaluces digitales. Demasiado pretencioso, por otra parte, cuando hay que ser muy cuidadosos con la realidad de brecha digital que vivimos en cualquier sociedad. En todo caso, Todos los Gobiernos digitales, para facilitar el acceso de los ciudadanos a los servicios públicos.

Abordo la primera aclaración conceptual (véase los documentos IP/10/581 y MEMO/10/200 de la Unión Europea): la Agenda digital para Europa es la estrategia europea para una economía digital próspera en el horizonte de 2020, presentada en mayo de2010. Define las acciones y políticas necesarias para maximizar los beneficios de la revoilución digital para todos. Desde esta perspectiva, la Comisión Europea trabajará estrechamente con los estados miembros, las asociaciones concernidas y las empresas. Una asamblea digital anual evaluará los avances que se produzcan en tal sentido [sic].

En esta Agenda se definen siete campos de actuación prioritarios que no altero en su presentación oficial y conceptual, de aplicación obvia de todos y cada uno a la Comunidad Autónoma de Andalucía: creación de un mercado único digital, mayor interoperabilidad, potenciación de la confianza y la seguridad en internet, acceso a internet mucho más rápido, mejores inversiones en investigación y desarrollo, fomento de las competencias digitales y la inclusión, y aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones para hacer frente a los retos que tiene planteados la sociedad, tales como el cambio climático y el envejecimiento de la población. En estos siete campos, la Agenda Digital prevé alrededor del centenar de acciones de seguimiento, de las cuales 31 serán de carácter legislativo. La Agenda Digital es la primera de las iniciativas emblemáticas de la Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e incluyente (véase IP/10/225). En términos generales, la Agenda Digital se centra en las tecnologías y servicios en línea del siglo XXI que permitirán a Europa impulsar la creación de empleo, promover la prosperidad económica y mejorar de diversas maneras la vida cotidiana de los ciudadanos y las empresas de la UE.

Europa, España, Andalucía son los escenarios a implantar esta estrategia que, sobre el papel, es muy interesante, creo que fundamental. Es bueno, como clara manifestación de la necesaria higiene mental de todos y todas las personas que aspiramos a vivir en el seno de la revolución digital, mediante el uso racional de las tecnologías de doble uso, que construyamos entre todos teoría crítica al respecto. Es posible que de esta forma cerremos brechas de Norte y Sur, porque hay que demostrar a este país en general, y a la sociedad andaluza en particular, que necesitamos ser digitales, como bien lo aprendí hace muchos años de Nicholas Negroponte, con sus limitaciones existenciales obvias: “Los bits no se comen; en ese sentido no pueden calmar el hambre. Los ordenadores tampoco son entes morales; no pueden resolver temas complejos como el derecho a la vida o a la muerte. Sin embargo, ser digital nos proporciona motivos para ser optimistas. Como ocurre con las fuerzas de la naturaleza, no podemos negar o interrumpir la era digital. Posee cuatro cualidades muy poderosas que la harán triunfar: es descentralizadora, globalizadora, armonizadora y permisiva” (1).

Seguiremos reflexionando en alta voz, próximamente, en este salón virtual, desmuriéndonos, desviviéndonos en el terco día a día, en batallas celulares del cada aquí y ahora de cada una, de cada uno, emulando el espíritu y la letra de Benedetti. Ésto, la serie, no ha hecho nada más que empezar y hay que echar más madera. ¿Te animas a participar?

Sevilla, 12/IX/2010

(1) Negroponte, N. (1995). El mundo digital. Barcelona: Ediciones B, p. 270.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s