Agenda Digital de Europa, en Andalucía (VI): hacia una economía digital interoperable

INTEROPERABILIDAD

La Comisión Europea intenta divulgar su estrategia digital sobre la economía digital interoperable, abordando preguntas básicas sobre cómo llega a afectar la Agenda Digital de Europa a la ciudadanía, entre las que se incluye la andaluza, y como puede beneficiarla (MEMO/10/199, IP/10/581 y MEMO/10/200). Es un hecho irrefutable que el sector de las TIC “contribuye de manera espectacular al crecimiento de la productividad en el conjunto de la economía europea (la mitad de dicho crecimiento a lo largo de los últimos 15 años estuvo impulsada por las tecnologías de la información y las comunicaciones, véase IP/10/571, y es probable que esta tendencia se acelere)”.

En un documento de especial relevancia publicado en mayo de 2010, Digital Agenda:Investment in digital economy holds key to Europe’s future prosperity, says Commission report, se detalla el grado de prosperidad de España en esta vertiente productiva, ofreciendo los siguientes datos:

“El despliegue de la Sociedad de la Información en España está progresando, pero todavía hay margen de mejora. El Plan Avanza está produciendo un cambio de mentalidad entre los ciudadanos y las empresas españolas, de modo que las TIC son vistas, cada vez más, como elemento crucial para el desarrollo.

El Plan Avanza -con más de 12 millones de euros invertidos en 5 años- ha producido resultados visibles:

• El uso de Internet por parte de los ciudadanos se ha incrementado notablemente junto al número de empresas españolas que tienen una conexión de banda ancha.
• El 99% de los colegios están equipados con recursos TIC.
• La telefonía móvil de tercera generación (UMTS) tiene más de tres millones de usuarios.
• En salud electrónica (e-Salud), el 97% de los médicos de atención primaria tienen acceso electrónico a las historias de sus pacientes y la infraestructura TIC se ha actualizado en más de 6.000 centros médicos.
• En relación con la administración electrónica, más de 11 millones de ciudadanos han recibido el Documento Nacionales de Identidad (DNI), electrónico, para acceder a alrededor de 2.500 servicios públicos a nivel nacional, regional y local.

Además, España está muy avanzada en el desarrollo de la Televisión Digital Terrestre (TDT), alcanzando una cobertura del 98,35% de la población. Con el fin de consolidar y avanzar en el despliegue de las TIC en los distintos sectores, el Gobierno ha prorrogado el Plan Avanza hasta el año 2015. De esta forma, el Plan Avanza2 se centrará más en estimular la demanda y concentrar los recursos en un número limitado de acciones para fortalecer su eficacia.

Banda Ancha

La cobertura de ADSL en España está cercana a la media, pero la penetración de banda ancha se mantiene muy por debajo de la media europea. Hubo pocos avances en 2009. La conectividad de los hogares es más baja que el promedio, tanto para la banda ancha como para el total de conexiones a Internet. Las empresas, por el contrario, están mejor conectadas: España ocupa el puesto segundo lugar en la UE. El 89% de las suscripciones de banda ancha tienen una velocidad de al menos 2 Mbps. España también tiene una buena puntuación en los indicadores de conectividad inalámbrica: la asimilación de la red 3G a Internet en los teléfonos móviles es la quinta más alta en la Unión Europea, mientras que el uso de Internet inalámbrica en los portátiles está en una posición cercana a la media comunitaria (17%).

Utilización de Internet

Los ciudadanos españoles no son grandes usuarios de Internet. Las acciones de los usuarios habituales de internet y con alguna frecuencia entre la población, están muy por debajo de la media de la UE, ambas en el puesto 20. Además, el 36% de la población nunca ha utilizado Internet. El disfrute de los servicios de Internet se mezcla. Mientras que algunos servicios tienen un registro inferior a la media, otros servicios tales como la lectura de periódicos y revistas en línea, descargar/escuchar música y/o ver películas, hacer cursos en línea, y búsquedas de información sobre educación, formación o cursos, alcanzan tasas superiores a la media.

La administración electrónica

España ha demostrado un progreso constante en la mayoría de sociedad de la información y de los indicadores de la administración electrónica. Sin embargo, el acceso a Internet mediante banda ancha, así como su uso, siguen siendo bajos, afectando muy probablemente al uso de la administración electrónica por parte de los ciudadanos y, en particular, por las empresas. Sin embargo, los indicadores de oferta muestran que España está ahora por encima de la media de la UE en la facilidad de uso, disponibilidad y sofisticación de los servicios en línea. La política de Administración electrónica forma parte de la política de sociedad de la información, que se alinea con la política de la Unión Europea i2010. Las actuaciones jurídicas de ordenación administrativa en este ámbito, proporcionan la base para la reforma administrativa. España es también un contribuyente activo a los proyectos de la UE.

Investment in digital economy holds key to Europe s future prosperity

Fuente: Investment in digital economy holds key to Europe’s future prosperity, says Commission report, pág. 56s.

Con estos datos, extraídos del informe anteriormente citado, Investment in digital economy holds key to Europe’s future prosperity, says Commission report, es lógico que la Agenda Digital de Europa, aborde el problema base de la falta de interoperabilidad actual, como elemento transcendental en cualquier política avanzada de Gobierno electrónico, en el esquema que vengo defendiendo desde la primera serie en torno al este constructo: “En un mundo ideal, los servicios y dispositivos digitales trabajarían y se comunicarían unos con otros de manera perfecta. Sin embargo, hoy día la situación no es esta. Existen muchos dispositivos e interfaces de software que no interoperan todo lo bien que podrían, lo que conduce a una fragmentación de los mercados y a una falta de competencia. También existen procesos de normalización que no siempre siguen el ritmo del cambio tecnológico. Al combinarse, estos problemas dificultan el uso integrado de las tecnologías y hacen que los servicios en línea, incluidos los servicios públicos, sigan obligando a menudo a los usuarios a trabajar con software o con dispositivos particulares, lo que se traduce en un riesgo de dependencia de un fabricante y en unos precios más elevados. Estos obstáculos impiden también que la industria de fabricación desarrolle productos y servicios innovadores y pueden bloquear el crecimiento económico y la creación de empleo, que tan necesarios resultan actualmente”.

Es una tarea ardua la que queda por delante, pero si declaramos que la Agenda Digital de Europa, en España, en Andalucía, es una auténtica fuente de derechos ciudadanos, hay que superar las declaraciones en torno a esta estrategia en términos meramente mercantiles, es decir, hay que transferir poder a la ciudadanía, mediante políticas de empowerment, que no pueden venir por otra forma que por establecer ordenación administrativa al respecto (véase la Acción clave 5 de la Agenda Digital de Europa, que figura a continuación), no debiendo quedar en meras declaraciones políticas sin respaldo jurídico-administrativo alguno: “Para hacer frente a estos problemas, la Agenda Digital prevé una revisión de la política de normalización de la UE antes de que finalice 2010 que, en particular, aborde la necesidad de que la normalización europea de las TIC avance al compás de la rápida evolución de los mercados tecnológicos. Además, la Comisión publicará orientaciones sobre las reglas para la fijación de normas, la contratación pública de soluciones de TIC y la interoperabilidad”.

ACCION CLAVE 5

Fuente: COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO, AL CONSEJO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES. Una Agenda Digital para Europa, pág. 17s.

Sevilla, 6/XI/2010

Conocimiento Libre, en Málaga

FOCUS

Ayer se celebró en Málaga, el Foro sobre Conocimiento Libre y Administraciones Públicas, propiciado por la Iniciativa FOCUS, en el que he participado en representación de la Administración de la Junta de Andalucía, en una Mesa Redonda que llevaba por título: Políticas de Innovación y creación de riqueza mediante Conocimiento Libre en las Comunidades Autónomas, con una ponencia, respetando el hilo conductor del encuentro, sobre Políticas de innovación y creación de riqueza mediante Conocimiento Libre, en la Administración Electrónica, en Andalucía.

Compartí un sencillo acto inaugural, con la participación de la Delegada del Gobierno andaluz en Málaga, María Gámez, y con Juan María González Mejías, Secretario General de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, de la Junta de Andalucía, Sebastián Muriel Herrero, Director General de Red.es, Miguel Jaque, Director Gerente de CENATIC y, de forma especialmente significativa, de Elvira Nieto, Presidenta de Iniciativa Focus, donde todos han expresado su compromiso activo por trabajar en la co-generación pública y privada del conocimiento libre bajo formatos concretos, de software público, libre, de fuentes abiertas.

A continuación, estuve muy atento en la intervención de Francisco García Morán, Director General de Informática de la Comisión Europea, extraordinaria en su contenido, explicando con mucho detalle las Políticas de Innovación, Software Libre y Estándares Abiertos dentro de la Comunidad Europea y, finalmente, participé de forma directa en la Mesa Redonda programada, como foro de exposiciones diferentes, en ámbitos públicos, con la moderación de Ramón Ramón Sánchez, Fundador y Portavoz de Iniciativa Focus, con una intervención final que me emocionó por haber sido para mí una lección de trabajo bien hecho y sorprendente en la República de Chile, muy bien expuesto por Patricio Astorga Veloso, Asesor del Área de Políticas y Estudios, y Gobierno Electrónico, de la Secretaría Ejecutiva de Desarrollo Digital, sobre Software Público Internacional y Ecosistema de Transferencia Tecnológica del Gobierno de Chile.

Supongo que podremos disponer pronto de estas intervenciones para poder comprender mejor la riqueza que contienen. Por mi parte, pongo ya mi intervención a disposición del Conocimiento Libre en Internet. Deseo reiterar de nuevo mi agradecimiento a las personas que han organizado este encuentro, a todas y cada una, por haberme dado la gran oportunidad de compartir conocimiento y aprender para seguir construyendo teoría y praxis crítica digital. Todo un lujo en los tiempos que corren.

Sevilla, 29/X/2010

Foro sobre Conocimiento Libre y Administraciones Públicas

INICIATIVA FOCUS

El próximo jueves, 28 de octubre de 2010, se celebrará en Málaga, el Foro sobre Conocimiento Libre y Administraciones Públicas, propiciado por la Iniciativa FOCUS, en el que participo en representación de la Administración de la Junta de Andalucía, en una Mesa Redonda que lleva por título: Políticas de Innovación y creación de riqueza mediante Conocimiento Libre en las Comunidades Autónomas, con una ponencia que respetará el hilo conductor de aplicación práctica de la Inteligencia Pública Digital, en esta Comunidad Autónoma, en un área muy concreta: Políticas de innovación y creación de riqueza mediante Conocimiento Libre en la Administración Electrónica, en Andalucía.

He leído con mucha atención varias páginas de la Iniciativa FOCUS, organizadora clave del evento, que seguiré de cerca en mi compromiso público digital, diario.

Desde este cuaderno digital, deseo expresar mi agradecimiento a las personas que organizan este encuentro, por invitarme a participar.

Sevilla, 24/X/2010

Agenda Digital de Europa, en Andalucía (V): Un nuevo reto para la Administración electrónica

El documento oficial de referencia que desarrolla la Agenda Digital de Europa, recoge en su índice el apartado 2.7. dedicado a los beneficios que hacen posibles las TIC para la sociedad de la Unión Europea. En ese contexto, que se centra en objetivos muy claros de potenciación del bienestar de la ciudadanía, el subapartado 2.7.4. lo centra en el constructo Administración electrónica, al entenderse que “Los servicios de administración electrónica constituyen una opción rentable para prestar un mejor servicio a todos los ciudadanos y empresas, propiciando una administración participativa, abierta y transparente. Estos servicios pueden reducir los costes y ahorrar tiempo tanto a las administraciones públicas como a los ciudadanos y las empresas”.

A pesar de que esta entradilla abre un panorama muy esperanzador en cuanto a resultados pretendidos, se reconoce explícitamente que “pese al elevado grado de disponibilidad de los servicios de administración electrónica en Europa, siguen existiendo diferencias entre los Estados miembros y la asimilación de dichos servicios por los ciudadanos es escasa. En 2009, sólo el 38 % de los ciudadanos de la UE utilizaba internet para acceder a los servicios de administración electrónica, frente a un 72 % de las empresas. Internet será más utilizado en general si aumenta el uso, la calidad y la accesibilidad de los servicios públicos en línea. Es decir, se constata ya que hay un cierto cansancio en la detección de servicios públicos digitales que no han tenido en cuenta la realidad que demandan los ciudadanos. Esta hecho se viene constatando desde 2009, en diversas encuestas públicas y privadas, lo que demuestra que se debe hacer una reflexión abierta y valiente sobre qué se ofrece en la actualidad como servicio público digital y si se hace accesible y abierto a responder a necesidades reales, personales e intransferibles de la ciudadanía. La tecnología del entretenimiento lleva años luz a la Administración y nos debe hacer reflexionar algo muy importante, sabiendo separar la dualidad derecho y mercancía, porque a los nativos digitales les parece la Administración un mundo diseñado por el enemigo cuando se acercan a determinados servicios, desde sus ordenadores o equipos móviles, por diversas razones:

– Hablamos con lenguajes muy distintos. Seguimos viviendo en la Administración, en general, para muchas personas, en una Torre de Babel digital, que cuando se acercan a los Portales de la Administración o a determinados canales presenciales (Oficinas u otras sedes oficiales), sienten la sensación de que “se habla raro” y que todo lo digital es muy complicado.
– Se utilizan muy poco las imágenes y los medios digitales de última generación, porque seguimos empeñados en hablar casi exclusivamente a través de textos legales y administrativos farragosos y que no son accesibles al común de los normales. Se superpone una Administración electrónica de última generación, que propicia el Siglo XXI, a una Administración diseñada en el Siglo XIX y que aún pervive.
– Los ciudadanos no quieren ser terceros, interesados, sujetos pasivos, clientes o meros obligados tributarios, por ejemplo. Les suenan mal estos calificativos. Quieren ser, sobre todo, personas, con hechos vitales que necesitan ser atendidos por la Administración Pública correspondiente, mediante servicios de Gobierno electrónico, que son atendidas también por personas [funcionarias] que ejercen el empleo público, con la inestimable ayuda de las TIC, para todas, para todos.
– Seguimos obstinados en que la ciudadanía venga a la casa administrativa oficial, es decir, a los despachos, oficinas y sedes oficiales de cualquier índole, cuando debería ser al revés. Algún día deberíamos asumir que tenemos que coger la cartera de agentes de venta pública y lanzarnos a la calle pública (entiéndase como se quiera) para captar ciudadanos, para fidelizarlos de alguna forma, explicándoles mediante el boca a boca para qué sirven las tecnologías de la información y comunicación cuando se relacionan con las Administraciones Públicas. Conceptos nuevos para un Gobierno electrónico nuevo.
– Hablamos muy poco de la seguridad digital, con los ciudadanos. Cuesta mucho aceptar la inexorable necesidad del consentimiento informado, llevado a rajatabla, para ganar credibilidad y confianza pública respecto de que los datos que obran en poder de la Administración se custodian de forma contundente y fuerte, siendo incluido como un riego evidente a tener en cuenta a la hora de desarrollar el círculo virtuoso que puede llegar a sustentar la economía digital del conocimiento.

C IRCULO VIRTUOSO ECONOMIA DIGITAL

El documento es explícito en este análisis de crítica constructiva, aún definiendo el círculo virtuoso que antecede y que en sí mismo supone el avance TIC en Europa, acosado por realidades expuestas en el círculo interior que figuran también en este ciclo y que no podemos negar: “Los muchos ciudadanos europeos que están adoptando un modo de vida digital, basado en una tecnología que se declara «mundial» y sin fronteras, no pueden aceptar que un mercado único concebido antes de internet siga tan incompleto en el entorno en línea. El disfrute de las tecnologías digitales en tanto que ciudadano, consumidor o trabajador se ve ensombrecido por preocupaciones relativas a la privacidad y la seguridad, por insuficiencias en el acceso a Internet o en la utilizabilidad [sic] y por la ausencia de la capacitación pertinente o de una accesibilidad para todos. Los europeos se sienten frustrados cuando las TIC no cumplen su promesa de mejora de los servicios públicos. Les inquieta que, tras haber acelerado internet la competencia por la inversión, el empleo y la influencia económica a nivel mundial, Europa no se esté equipando adecuadamente para prosperar en este sector en crecimiento de la economía del conocimiento”.

En este sentido, se manifiesta sin ambages el documento tantas veces citado: “Los gobiernos europeos se han comprometido a conseguir que los servicios de administración electrónica centrados en el usuario, personalizados y multiplataforma constituyan una realidad generalizada a más tardar en 2015. A tal efecto, los gobiernos deben tomar medidas para evitar los requisitos técnicos innecesarios, por ejemplo las aplicaciones que trabajan solamente en entornos técnicos concretos o con dispositivos específicos. La Comisión dará el ejemplo en la implantación de una administración electrónica inteligente. Estos servicios soportarán unos procesos administrativos más ágiles, facilitarán la puesta en común de información y simplificarán la interacción con la Comisión, potenciando así la autonomía de los usuarios y mejorando la eficiencia, efectividad y transparencia de la Comisión“.

Y acota inmediatamente un problema que no está circunscrito a la realidad geográfica de los países que componen la Unión Europea, sino que está más cerca de lo que parece, cuando detectamos que en la Administración del Estado, en la autonómica y local, por ejemplo, no podemos relacionarnos con determinados servicios públicos que ofertan las citadas Administraciones, porque los Sistemas que los ofrecen no están preparados para que interoperen entre sí. Es obvio que si esta realidad se da a nivel doméstico, es real que “La mayor parte de los servicios públicos en línea no funcionan a través de las fronteras, lo que va en detrimento de la movilidad de empresas y ciudadanos. Las autoridades públicas se han centrado hasta ahora en las necesidades nacionales y no han tenido suficientemente en cuenta la dimensión de mercado único de la administración electrónica. Sin embargo, varias iniciativas del mercado único y varios instrumentos jurídicos (tales como la Directiva de servicios o el Plan de acción sobre contratación electrónica) se basan en la posibilidad de que las empresas interactúen y hagan negocios con las administraciones públicas por vía electrónica y a través de las fronteras”.

Esta nueva visión concluye con unas acciones a llevar a cabo como agendas positivas que impulsen el rendimiento social y económico de Europa y, obviamente, de Andalucía, sobre las que seguiremos hablando en este cuaderno digital, limitándome ahora a divulgar lo que en muchas situaciones vitales de ciudadanía normal y corriente no se conoce con la profundidad debida, y porque estoy muy pre-ocupado [sic, con guión] en potenciar a marchas forzadas el empoderamiento digital público y privado de los ciudadanos y, por qué no decirlo, de los propios empleados públicos que tienen que responsabilizarse de la administración (con minúscula) electrónica de servicios, obviamente públicos:

ACCIONES eADMINISTRACION-16

Sevilla, 18/X/2010

Aportaciones desde el Gobierno electrónico, en Andalucía, en tiempos de crisis

SOCINFO-ANDALUCIA-DGTHAE

Solo es un pequeño inciso en la serie que estoy desarrollando en la actualidad. Volveré, pero un acontecimiento reciente cobra ahora especial relevancia. El pasado 6 de octubre, se celebró en Sevilla, promovido por SOCINFO, un Seminario sobre la Sociedad de la Información en Andalucía, Aportación de la Administración Electrónica andaluza a la superación de la crisis , en la que participé con una intervención que llevaba por título: Aportación de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, de la Junta de Andalucía, a los tiempos de crisis, que con independencia de que SOCINFO la haya subido a la Red en su espacio público, tengo interés en ofrecer la posibilidad de descargarla también en este cuaderno de inteligencia digital para una isla concreta, desconocida todavía en su proyección específica e inmediata en Andalucía.

El encuentro se desarrolló en unos cauces de respeto y de participación compartida pública y privada, aprendiendo por mi parte la aplicación del principio de realidad digital en Andalucía, escuchando atentamente realidades de la Administración autonómica y local, con un denominador común de imperiosa necesidad de reutilización y colaboración informática, que me compromete mucho en la actual responsabilidad pública que desempeño. Deseo dejar constancia de mi agradecimiento personal y corporativo a SOCINFO por haber podido estar allí y permitirnos anunciar de forma comprimida por el tiempo otorgado, hacia dónde vamos en la aportación que la Administración electrónica de la Junta de Andalucía puede hacer en momentos de crisis. Y por dialogar sobre esta realidad en el tiempo que pudimos hacerlo, construyendo teoría y masa crítica en tal sentido.

Vea con detalle lo allí expuesto, aunque tengo que reconocer que era necesario estar en ese aquí y ahora (hic et nunc), porque nadie se baña dos veces en el mismo río…

Sevilla, 12/X/2010

Agenda Digital de Europa, en Andalucía (IV): Gobierno electrónico y salida de la crisis

SOCIEDAD EN RED-2010

En el texto oficial de la Agenda Digital de Europa, se declara que “la mejora del funcionamiento de la Administración electrónica pretende garantizar que las PYME puedan perder menos tiempo en los procedimientos administrativos y obtener nuevas oportunidades de negocio. En particular, la plena aplicación de la legislación de la UE sobre contratación pública electrónica, la identificación electrónica y la autenticación electrónica para servicios transfronterizos abriría numerosas oportunidades de negocio nuevas a través de las fronteras”. En el enfoque de esta serie, he perseguido plantear una interpretación objetiva de declaraciones europeas que difícilmente se trasladan a la ciudadanía.

Hoy, abordo cómo puede afectar el nuevo planteamiento de la Agenda Digital a la proyección concreta del Gobierno electrónico que permite a los ciudadanos acceder electrónicamente a todos sus servicios, en su acepción que tanto insisto que fue declarada por la Ley 11/2007, con un objetivo contundente: cómo puede servir esta acción de Gobierno para que la ciudadanía, las empresas, por ejemplo, puedan salir de la crisis. Una vez más, recurro a la necesidad de que se cree un estado de opinión, masa crítica sobre esta acción, porque la inteligencia es el principal motor de las revoluciones sociales, en este caso, de corte digital. Desde esta perspectiva, esta semana, en concreto, el 6 de octubre, se celebra en Sevilla, promovido por SOCINFO, un Seminario sobre la Sociedad de la Información en Andalucía, que lleva por título: Aportación de la Administración Electrónica andaluza a la superación de la crisis, en la que participo con la antesala de unas respuestas por escrito a un cuestionario facilitado por la editora, que reproduzco parcialmente a continuación y que se puede leer con detalle, contextualizadas en la publicación Sociedad de la Información:

CUESTIONARIO

1. Qué papel están jugando las tecnologías de la información y comunicación en el desarrollo económico de su ámbito de competencias?

1. Los grandes sistemas corporativos de gestión económico-financiera, tributos, contratación en el sector público, así como de gestión de recursos humanos y de Administración electrónica, son una garantía clave para el desarrollo de la estrategia pública digital de la Junta de Andalucía y sus entidades instrumentales. Además, tienen una proyección específica en el sector TIC de la Comunidad autónoma, por la participación de numerosas empresas especializadas en los diferentes proyectos de la Consejería. En este marco de actuación, se ha llevado a cabo la elaboración del Plan Estratégico de Sistemas y Tecnologías de la Información y Comunicación de la Consejería de Hacienda y Administración electrónica.

Se ha definido el modelo Objetivo de Procesos, que se constituye como resultado clave del proyecto, ya que da a conocer todo el funcionamiento y las competencias de la Consejería de Economía y Hacienda a digitalizar; el mapa operativo de actuaciones a acometer durante el periodo de vigencia del plan (2009-2012); y una nueva estructura organizativa interna, que coordina la ejecución y que permite también el desarrollo económico del mercado informático de la comunidad y del Estado. Y ello a través de las empresas proveedoras de recursos especializados y de infraestructura informática, de acuerdo con las necesidades de gestión pública digital.

2. En concreto, ¿en qué ámbitos particulares están contribuyendo las TIC, directa o indirectamente, a la salida de la crisis, sea en cuanto a ahorro de recursos internos o de terceros, sea en cuanto a mayor recaudación?

2. Fundamentalmente, en la racionalización de modelos de gestión que permiten controlar el gasto público y la calidad en la prestación de los servicios, impulsando la creación de un centro de servicios compartidos, que consolide todas las infraestructuras informáticas que necesita la consejería para llevar a cabo sus competencias. Asimismo, en la potenciación de acuerdos de nivel de servicio, internos y externos a la Administración pública. También, centralizando servicios de Información y Atención a Usuarios, que garanticen una atención continua, de calidad y con gran disponibilidad de infraestructura informática al servicio de la ciudadanía. Y ello en el ámbito tributario, por ejemplo, o de gobierno electrónico, en todas y cada una de sus manifestaciones. En concreto, el registro electrónico y la utilización masiva de certificados digitales en los trámites, con sustitución real y efectiva de la presentación de certificados en soporte papel, en áreas tan sensibles como identidad, residencia para justificar escolarización, discapacidad o familia numerosa.

3. ¿Puede explicar con algo de detalle (y alguna cifra si es posible) los dos proyectos principales donde se note más claramente esta aportación a la superación de la crisis?

3. En este momento, estamos inmersos en el proceso de adjudicación del contrato de migración del sistema Júpiter a una plataforma tecnológica ERP, al servicio de la Administración andaluza y de sus entidades instrumentales. El importe supera los 17 millones de euros y permitirá gestionar de forma integrada todos los recursos informáticos organizativos de la Junta y sus entidades instrumentales. Y ello en los ámbitos económico-financiero, de ingresos y gastos, de contratación administrativa y recursos humanos. Será posible a través de un sistema diseñado para organizaciones complejas y que estará adaptado a nuestras necesidades específicas. Igualmente, se está trabajando en una nueva plataforma tecnológica de servicios informáticos integrados, en relación con el gobierno electrónico, al servicio de los ciudadanos, e interno de la propia Administración y de otras Administraciones públicas y del Estado. Integrará todos los componentes, con visión de interoperabilidad entre plataformas, lo que permitirá salvar el principio de equidad en la accesibilidad digital.

Personalmente, participo de la idea de que la misión y visión en el ámbito informático de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, de la Junta de Andalucía, tienen un denominador común de valores basados en la calidad, la responsabilidad y el servicio público. Y ello con una sensibilidad especial en estos momentos de dificultades financieras para desarrollar su trabajo en términos de austeridad, máxima eficacia y eficiencia. Pero con la visión de que los proyectos estratégicos que se están ejecutando en la actualidad son una oportunidad para el desarrollo económico de Andalucía en el sector público; con la participación obvia de las empresas del sector informático de y en Andalucía que permita lograr los resultados pretendidos, en proyectos digitales de valor añadido, como los expuestos.

En este contexto, el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, ha publicado recientemente el Informe Anual de la Sociedad de la Información en España 2009 (Edición 2010), La Sociedad en Red, en el que hay que destacar unos valores objetivos que nos obligan a analizar con mucha atención la realidad de la empresa española y su relación con la e-Administración, obviamente en Andalucía, para salir de la crisis con bases sólidas:

– El 88% de las empresas de la UE tienen banda ancha, con España como uno de los líderes.
– España (98%), junto a Malta, es líder en empresas con banda ancha en la UE, alcanzando una penetración cercana a la totalidad de empresas.
– Un año más España, con un 53%, se mantiene en el grupo de cabeza, ocupando la tercera posición en el ranking europeo del porcentaje de empresas que utilizan la firma electrónica y casi duplicando la media de la UE.
– España es líder mundial en firma electrónica por número de identificaciones emitidas.
– España se encuentra en la 3ª posición de los 157 países analizados en el ranking mundial del índice de e-Participación, mejorando 31 puestos respecto a 2008.
– Índice de Desarrollo de la e-Administración → España ocupa el 9º puesto entre 192 países, el 5º entre los europeos. Ha mejorado 11 puestos, pasando de la vigésima posición en 2008 a la 9ª en 2010.
– Subíndice de servicios en línea → España ocupa la 5ª posición.
– El mercado B2C crece un 15,9% al mover 7.760 millones de € en 2009.
– El volumen de compradores por Internet se eleva hasta los 10,4 millones, creciendo un 16,9% respecto a los 8,9 millones de 2008.
– Progresos en las infraestructuras TIC de las empresas:

ONTSI-1-2010

– Pymes y grandes empresas: el 97,5% tiene acceso a Internet a través de banda ancha fija en 2009, lo que significa 0,4 puntos más que en 2008 El 34% accede a la Red a través de banda ancha móvil, con un crecimiento de 4,6 puntos respecto a 2008.
– Microempresas: el 93,3% tiene acceso a Internet a través de banda ancha fija en 2009, con crecimiento de 1 pp. El 22,6% accede a la Red a través de banda ancha móvil, 4,4 pp más que el año anterior.
– El 21,9% de las microempresas tienen web propia, elevándose a 37,3% en el caso de las de 3 a 9 trabajadores. Hoteles y agencias de viaje, junto con informática, telecomunicaciones y audiovisuales destacan en porcentaje de microempresas con web propia.
– Cerca de 6 de cada 10 pymes y grandes empresas cuentan con página web, estando especialmente generalizada en las grandes compañías con más de un 90%.
– 9 de cada 10 pymes y grandes empresas del sector financiero tienen página web. En el sector de hoteles y agencias de viaje y en el de informática, telecomunicaciones y audiovisuales los porcentajes son superiores al 87% y 88%.
– Tanto microempresas como pymes y grandes compran más que venden por comercio electrónico. El comercio electrónico pesa más en las microempresas que lo utilizan que en las empresas de mayor tamaño.

– Cifras relevantes e-Administración: Más de 17 millones de ciudadanos tienen DNI electrónico, lo que nos sitúa a la cabeza del mundo en número de identificaciones electrónicas; El 38,9% de las declaraciones de la renta se han presentado por Internet; Más del 97% de los trámites de Administración General del Estado son accesibles por Internet.
– La consulta sobre impuestos ha sido realizada por un 60% de los que han contactado alguna vez con la e-Administración El 40,8% de quienes han contactado con la e-Administración paga impuestos por Internet.
– Más del 97% de las grandes empresas interactúa con Administración a través de Internet. Alrededor del 68% de las pymes y grandes empresas interactúan con la Administración por Internet. En el caso de las de 50 a 249 empleados el porcentaje se eleva hasta casi el 88% y en el de las grandes compañías a más del 97%, mostrando así que a mayor tamaño mayor interacción a través de la Red. Cerca del 70% de las empresas de 10 o más empleados recurren a Internet para obtener información e impresos o formularios de las AA.PP. El sector financiero es el mayor y más sofisticado usuario de e-Administración.
– El 39% de las microempresas con acceso a Internet han contactado con la Administración por esta vía Las de 3 a 9 empleados interactúan de manera más activa que las de 0 a 2 (45,6% frente a 36,5%). En términos generales, tendencia unidireccional en el contacto. Los dos motivos de contacto destacados son la obtención de información (34,6%) y la descarga de impresos o formularios (33,1%).

En el texto oficial de permanente referencia, el compromiso de la Agenda Digital de Europa, en relación con la mejora del funcionamiento de la Administración electrónica, “pretende garantizar que las PYME puedan perder menos tiempo en los procedimientos administrativos y obtener nuevas oportunidades de negocio. En particular, la plena aplicación de la legislación de la UE sobre contratación pública electrónica, la identificación electrónica y la autenticación electrónica para servicios transfronterizos abriría numerosas oportunidades de negocio nuevas a través de las fronteras. Para 2011, los países de la UE deberían concertar una lista común de servicios públicos transfronterizos clave (p. ej., certificados electrónicos necesarios para poder participar en los procesos de contratación pública) que permitiría a los empresarios establecer y explotar negocios en cualquier lugar de Europa, con independencia de su ubicación”.

El plazo marcado por la Unión Europea, en relación con estos servicios clave, es que deberían estar totalmente disponibles en línea para 2015. Es obvio que reforcemos el constructo de “prisa pública digital” porque más allá de los plazos, está la voluntad del legislador asumida por el Gobierno, para que se cumpla el deber, más allá del poder, del cumplimiento de la legislación vigente en este país, con carácter sustantivo, es decir, que no admite interpretaciones peculiares al respecto. La aplicación en Andalucía es un reto en el que estamos comprometidos las personas que estamos cerca de los poderes públicos para hacerlo viable. Lo que se llama ética y estética digital, de carácter público.

En la intervención del miércoles próximo, anteriormente citada, podremos avanzar en el esquema estratégico que se quiere implantar mediante las aportaciones de la Administración Electrónica andaluza a la superación de la crisis [sic]. Es lo que nos han pedido, y tengo puesta mucha ilusión en ello.

Sevilla, 3/X/2010

Agenda Digital de Europa, en Andalucía (III): la capacitación digital de sus trabajadores

La era digital debe significar autonomización [sic] y emancipación de las personas que viven en Andalucía; los antecedentes o la capacitación no deben constituirse en barreras para acceder a este potencial.

EL FUTURO ESTA EN TUS MANOS

El futuro está en tus manos

Se maneja un dato en las decisiones estratégicas digitales que adquiere una relevancia especial en momentos de crisis: “Europa padece actualmente una creciente penuria de capacitación en TIC. Hay 150 millones de europeos –el 30 % aproximadamente- que no han usado nunca internet, y los sistemas de educación y formación de Europa no han seguido el hilo de las competencias en TIC necesarias en el mercado de trabajo digital de hoy en día”. La competencia digital, en el marco de referencia de la Unión Europea, figura entre las ocho oficialmente declaradas. El conjunto de estas competencias se define como una combinación de conocimientos, capacidades y actitudes adecuadas al contexto en el que viven los trabajadores, por ejemplo, en Andalucía. Las competencias clave son aquéllas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personales, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo (1).

El marco de referencia establece ocho competencias clave:

1. comunicación en la lengua materna
2. comunicación en lenguas extranjeras
3. competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología
4. competencia digital
5. aprender a aprender
6. competencias sociales y cívicas
7. sentido de la iniciativa y espíritu de empresa, y
8. conciencia y expresión culturales

Entre estas competencias se encuentra la competencia digital, entendida como el uso seguro y crítico de las tecnologías de la sociedad de la información (TSI) para el trabajo, el ocio y la comunicación. Se sustenta en las competencias básicas en materia de TIC: el uso de ordenadores para obtener, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y comunicarse y participar en redes de colaboración a través de Internet. Unida a la que tan extensamente se ha desarrollado en este blog, la inteligencia digital (ver la etiqueta correspondiente en la columna izquierda de este post), se abre un futuro prometedor que sienta las bases como las que narra la protagonista del video con el que se abre hoy este artículo.

La competencia digital de los trabajadores en Andalucía exige una buena comprensión y amplios conocimientos sobre la naturaleza, la función y las oportunidades de las TIC en situaciones cotidianas de la profesional. Tal como se define oficialmente y como hilo conductor de esta competencia, “esto conlleva el conocimiento de las principales aplicaciones informáticas, como los sistemas de tratamiento de textos, hojas de cálculo, bases de datos, almacenamiento y gestión de la información, y la comprensión de las oportunidades y los riesgos potenciales que ofrecen Internet y la comunicación por medios electrónicos (correo electrónico o herramientas de red) para la vida profesional, […] la puesta en común de información y las redes de colaboración, el aprendizaje y la investigación. Asimismo, las personas deben comprender las posibilidades que las TIC ofrecen como herramienta de apoyo a la creatividad y la innovación, y estar al corriente de las cuestiones relacionadas con la validez y la fiabilidad de la información disponible y de los principios legales y éticos por los que debe regirse el uso interactivo de las TIC”.

La Agenda Digital de Europa, en Andalucía, debe proponerse incrementar y mejorar las competencias digitales de las personas que residen en la Comunidad, con independencia de su edad, lugar de residencia o situación económica, de manera que puedan participar plenamente en la sociedad digital y en el mercado laboral. Andalucía necesita personas capacitadas en este ámbito para asegurar la competencia y la productividad en la economía andaluza, nacional y europea. Y el sector tecnológico en Andalucía puede ser una cabeza de puente muy importante para animar el sector productivo TIC. El legislador europeo ha previsto que millones de jóvenes y los millones de mujeres de todas las edades que utilizan las TIC con regularidad en Europa, pudieran sentirse atraídos por un trabajo en el sector tecnológico o de las TIC. Por este motivo, la Agenda Digital tutelada por el Gobierno de Andalucía debe dirigirse a todos los ciudadanos en Andalucía, especialmente a los jóvenes, para que conozcan las posibilidades de las TIC para todo tipo de profesiones, con gran apoyo, indiscutiblemente, del Fondo Social Europeo (2).

El pasado mes de mayo, se celebró la primera «Semana europea de la capacitación digital» (1 a 5 de marzo de 2010), de la que señalo la página web donde se puede consultar en español las intervenciones y el desarrollo de todas las actividades contempladas en este marco de actuación. La conclusión principal obliga a que la Comisión respalde en 2010 y años sucesivos las actividades nacionales y europeas de sensibilización con vistas a promover ante los jóvenes la educación, las carreras y los puestos de trabajo en las TIC, así como fomentar la alfabetización digital entre los ciudadanos, la formación en las TIC para los trabajadores y la adopción de las mejores prácticas. Prueba de ello es que en las conclusiones del Informe eEspaña 2010, publicado por la Fundación Orange, se afirma con rotundidad que “España se sitúa en el puesto 17 de los 28 países europeos analizados en las variables relacionadas con la disponibilidad de capital humano o la capacidad de innovación y la productividad del sector TIC (Índice Entorno [ver más adelante]). Ya son varios los gobiernos que han tratado de legislar a favor del fomento de la innovación en España. La reciente Ley de Economía Sostenible (LES) es el último intento con este objetivo. Asimismo, la falta de capacitación TIC en la masa laboral española y la caída en las matriculaciones en algunas titulaciones técnicas hacen reflexionar sobre la necesidad de un plan de choque en esta dirección que pudiera recogerse en un hipotético acuerdo de estado sobre educación. Estas carencias se traducen en la debilidad de la iniciativa emprendedora en el sector TIC. Además de un marco regulador favorable y una mano de obra cualificada, los emprendedores TIC necesitan financiación”. Interesante reto para Andalucía.

RANKING INDICE ENTORNO E-ESPANA

Estoy muy interesado en trabajar muy cerca de la Universidad en Andalucía, porque estoy convencido de que será una oportunidad llena de fortalezas para crecer en autonomización [sic] y emancipación de las personas jóvenes y adultas que viven en Andalucía, si somos capaces de interactuar salvando las responsabilidades de todas las instituciones que intervienen en estos procesos, pero firmando un nuevo contrato social de gran alcance, con repercusión inmediata en los aprendizajes prácticos en el sector público que abran posibilidades a las competencias digitales de muchos jóvenes en sectores públicos y privados. Porque un Gobierno electrónico responsable, en Andalucía, tiene que pensar en ello, para salvar las rotaciones e incrementos de valor añadido por nuevos proyectos digitales en la Administración Pública de la Junta de Andalucía, que necesitan estos jóvenes, competentes digitales, a corto plazo. Ya estamos dando pasos en este sentido.

Sevilla, 27/IX/2010

(1) RECOMENDACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 18 de diciembre de 2006 sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente (2006/962/CE) DOUE, L 394/10, de 30/12/2006

(2) http://eskills-week.ec.europa.eu/web/guest/news/-/journal_content/56_INSTANCE_m7wX/10512/26429/NEWS_MAIN_DISPLAY

Agenda Digital de Europa, en Andalucía (II): los consumidores digitales

tu seguridad en internet

Comienzo con la pregunta del millón de euros: los andaluces, las andaluzas, ¿son consumidores de derechos o de mercancías, digitales, por supuesto? Desde la responsabilidad del Gobierno electrónico de Andalucía, es una pregunta muy inquietante. En el abordaje de esta serie, empiezo mediante este post a tratar la proyección práctica de la Agenda desde una perspectiva pública digital, es decir, intentar despejar una incógnita no inocente para conocer qué aporta a la ciudadanía: ¿derechos o mercancías?. Siendo fiel al texto base que se ha publicado, el Gobierno electrónico de Andalucía y los consumidores andaluces pueden hacerla suya, la Agenda Digital, desde diversas perspectivas, siempre y cuando se ofrezca una Administración de la Junta de Andalucía y sus entidades instrumentales, y un mercado único digital, conectados a cualquier punto de Andalucía, España y Europa, pudiéndose utilizar el acceso a Internet de alta velocidad.

Si es verdad que con esta acción pública se desea lanzar a la ciudadanía andaluza el proyecto de que todos debemos ser digitales (mejor que “podemos”), hay que ponerse manos a la obra pública para garantizar esta necesidad en términos de protección de derechos de equidad en la accesibilidad digital, para que Andalucía no se sitúe en el carril de ciudadanos lentos en el que se encuentran muchas personas en Europa por tres razones fundamentales: el mercado único está infradesarrollado, no tienen la confianza necesaria para ponerse en línea o incluso carecen de acceso a una conexión a internet de alta velocidad.

La Agenda Digital en Andalucía tiene que considerar que hay que estar muy vigilantes con una realidad incuestionable: si no se garantiza la cultura digital, es decir, que la brecha digital intergeneracional se minimice por imprescindibles acciones públicas como las que lleva a cabo el Gobierno andaluz en la aproximación de la cultura de Internet en los municipios andaluces y barrios de menores posibilidades digitales, a través del Proyecto Guadalinfo, por ejemplo), los consumidores andaluces seguirán sin poder beneficiarse plenamente de los precios competitivos y la amplia gama de opciones disponibles en un mercado único digital español y europeo. Lo he experimentado personalmente: he comprado bienes de consumo en Estados Unidos con mayor celeridad que en España o en Europa, con una entrega impecable ¡en 24 horas!

El problema de los riesgos digitales entra en tromba en esta realidad que estamos analizando. Es verdad que existe una paranoia digital que no se justifica con los hechos, pero es curioso que exigimos más a Internet, desde la perspectiva de seguridad, que la que exigimos a diario en nuestro tráfico mercantil ordinario, con una proliferación de tarjetas que van de la mesa al camarero, o de la cartera al vendedor de todo, por ejemplo, con idas y vueltas que consideramos normales y en las que la seguridad brilla por su ausencia.

Por tanto, se debe concluir en este primer análisis didáctico y divulgativo de la Agenda Digital en Andalucía, que el fin justifica los medios, es decir, si no se garantiza un acceso a Internet, rápido, capaz de ayudar a los ciudadanos y ciudadanas en Andalucía, a comprar, crear, aprender, socializarse e interactuar en línea, es decir, conseguir un perfecto equilibrio entre derechos y deberes digitales a través de interacción social y adquisición de mercancía, no tendremos garantizada la permanencia en el carril medio de las autopistas digitales, en el que nos encontramos ahora, tal y como nos sitúan los últimos Informes al respecto, que nos ayuden a no volver a entrar en el lento y a salir, cuando lo necesitemos, al rápido. El propósito de la Agenda Digital europea de aquí a 2010 es que las conexiones a internet de todos los europeos sean de 30 Mbps o mejores, estando abonados la mitad de los hogares europeos a conexiones de 100 Mbps o más.

Para ello, hablando con claridad meridiana desde las responsabilidades públicas, hay que establecer una normativa clara para fomentar la inversión en redes de nueva generación abiertas y competitivas, debiéndose desplegar nuevas infraestructuras de banda ancha en los lugares en que la geografía o el número limitado de clientes potenciales hagan difícil que el mercado o la inversión privada ofrezcan por sí solos una internet de alta velocidad (p. ej., las zonas rurales). La Red Corporativa de Telecomunicaciones de la Junta de Andalucía es un claro exponente de esta voluntad, con el fin expreso de que no exista discriminación de derechos en la equidad de la accesibilidad digital de los ciudadanos a los servicios públicos. Igualmente, con la extensión derivada de este proyecto paradigmático en Europa, por los beneficios asociados mediante la dirección de políticas públicas en la implantación de infraestructuras digitales que ofrezcan a los ciudadanos andaluces estas posibilidades de incorporación masiva a la Sociedad del Conocimiento.

Convencido plenamente de que la Sociedad de la Inteligencia y del Conocimiento, basada en cimientos digitales, será el gran motor transformador de Andalucía en la senda de 2020, con ésta y otras Agendas digitales, hay que encontrar soluciones para el acceso paneuropeo, andaluz por supuesto, a los contenidos legales en línea, simplificando la autorización de derechos de autor, su gestión y la concesión de licencias transfronterizas. Esto se consigue con la digitalización a gran escala de las ricas colecciones de las bibliotecas, archivos y museos nacionales y promoverá el acceso a ellas a través de Europeana, portal de las bibliotecas digitales de Europa (véase MEMO/10/166).

La Agenda muestra su preocupación por la cara no amable de esta revolución digital, trazando mensajes claros y contundentes para que los europeos, los andaluces por tanto, se sientan más seguros en línea, debiéndose reforzar la normativa de la UE sobre protección de los datos personales, mejorando una gran desconocida, la guía eYou –guía digital sobre derechos en internet– para que resulte más práctica y fácil de usar-. Se incluye en este ámbito la medida de facilitar los pagos y la facturación electrónicos en cualquier lugar de Europa, para fomentar las compras transfronterizas en línea.

La Agenda Digital tiene un objetivo de cultura digital muy claro: reforzar la confianza de las personas en el uso de internet garantizando, entre otras cosas, una respuesta europea mejor coordinada ante los ciberataques, el robo de la identidad y el correo no solicitado. La definición de las políticas y la gestión de los riesgos digitales, como compromiso firme del Gobierno electrónico en Andalucía, en dos campos diferenciados de forma rotunda, es decir, no puede haber gestión de riesgos digitales en Andalucía sin definición de políticas en el sentido estricto del término, tiene que concretarse a corto plazo en el marco que hay que poner en práctica del Esquema Nacional de Seguridad, auspiciado por la Ley 11/2007, de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos, en clave de lo que llamo habitualmente, en diferentes acciones, “prisa pública”. Estoy muy interesado en trabajar en este ámbito porque pertenezco a la escuela pública de gestión del riesgo antecedente antes que del consecuente, y las declaraciones públicas en tal sentido tienen que ser reforzadores claros para recuperar la citada confianza de las personas en la utilización de los servicios públicos, en clave de fidelización digital de la ciudadanía andaluza que consume productos digitales públicos, objetivo a alcanzar en el más breve plazo de tiempo posible, basado exclusivamente en principios de transparencia, participación y colaboración. Y en esta mesa digital no hay que excluir a nadie, desde la perspectiva pública y privada.

Lo aprendí del Profesor Sánchez Vázquez, hace muchos años: el oro tiene valor porque las personas consumidoras se lo hemos dado a lo largo de los siglos. Sin ese valor humano hoy no tendría precio, se des-preciaría [sic]. Como los bits, como Internet. Sin embargo, se ha dado un paso más en la historia: no todos los bienes se han declarado como derechos inalienables a la persona. El oro no lo es, por mucho que se promocione en campañas de usura. Pero Internet va camino de ser reconocido como un derecho y no mercancía pura y dura para ser y estar en el mundo, porque toca a la inteligencia de las personas. Una gran obra humana, a apuntar en cualquier agenda. Digital, por supuesto.

Sevilla, 19/IX/2010

Agenda Digital de Europa, en Andalucía (I): el Sur Digital también existe

AGENDA DIGITAL DE EUROPA

… pero aquí abajo abajo
cerca de las raíces
es donde la memoria
ningún recuerdo omite
y hay quienes se desmueren
y hay quienes se desviven
y así entre todos logran
lo que era un imposible
que todo el mundo sepa
que el sur también existe.

Mario Benedetti, El Sur también existe

Ya se habla en España de la Sociedad de la Información en el Sur y de su fractura regional con el Norte. El fenómeno de las dos Españas planea siempre en momentos de crisis y la digital no puede ser menos. Pero recordando a Benedetti, el Sur también existe en su revolución digital propia y con vocación integradora con España y Europa, y tiene mucho que mostrar en el escaparate de la Internet de los servicios (públicos) y de las cosas (públicas) para estar siempre muy cerca de la ciudadanía. Esta reflexión es la que me mueve a escribir de nuevo sobre la posición de Andalucía en la estrategia digital europea, porque la conclusión final del informe eEspaña 2010, elaborado por la Fundación Orange, no dejó indiferentes, así me gusta pensarlo, a los que ejercemos responsabilidades públicas en el Gobierno digital: “Como conclusión de este Informe se puede afirmar que gracias a la fuerte inversión pública de los últimos años España ha alcanzado, incluso a pesar de la crisis, un nivel de desarrollo de la Sociedad de la Información acorde al grado de desarrollo social y económico del país. Sin embargo, España afronta el futuro con una serie de retos relacionados con la fractura regional entre Sociedad de la Información en el Norte de España y en el Sur [sic], con la preparación del país a los servicios de Internet del futuro a través del despliegue de la fibra digital y la reasignación de frecuencias de la televisión analógica, con la efectiva incorporación de las TIC en el ADN y modelo de negocio de todos los sectores económicos, incluyendo el primario, con el fomento de un uso más transaccional de Internet y una mayor interacción con los usuarios de la Red”.

En este contexto y al iniciarse el nuevo Curso digital en la Administración de la Junta de Andalucía y sus entidades instrumentales, voy a presentar en la sociedad del conocimiento, unas reflexiones bien informadas sobre la implantación de la Agenda Digital de Europa, en Andalucía (algunos países de la Unión Europea interpretan “Agenda”como “Estrategia”). La utilización de la proposición “en” sustituyendo “de” no es inocente, porque es muy importante que cualquier acción digital que se aborde en la Comunidad mire más allá de Despeñaperros y tenga la visión Norte-Sur-Este-Oeste, de interoperabilidad e interrelación que exige hoy la aldea global digital en la que vivimos, estamos y, lo que es mejor, somos. Fuera de chovinismos que no conducen a ninguna parte, como por ejemplo la primera diapositiva del diaporama oficial de la Unión Europea preparado a tal efecto, aunque por desgracia no en español: Todos los europeos digitales (dae_v6_it) ó Todos los andaluces digitales. Demasiado pretencioso, por otra parte, cuando hay que ser muy cuidadosos con la realidad de brecha digital que vivimos en cualquier sociedad. En todo caso, Todos los Gobiernos digitales, para facilitar el acceso de los ciudadanos a los servicios públicos.

Abordo la primera aclaración conceptual (véase los documentos IP/10/581 y MEMO/10/200 de la Unión Europea): la Agenda digital para Europa es la estrategia europea para una economía digital próspera en el horizonte de 2020, presentada en mayo de2010. Define las acciones y políticas necesarias para maximizar los beneficios de la revoilución digital para todos. Desde esta perspectiva, la Comisión Europea trabajará estrechamente con los estados miembros, las asociaciones concernidas y las empresas. Una asamblea digital anual evaluará los avances que se produzcan en tal sentido [sic].

En esta Agenda se definen siete campos de actuación prioritarios que no altero en su presentación oficial y conceptual, de aplicación obvia de todos y cada uno a la Comunidad Autónoma de Andalucía: creación de un mercado único digital, mayor interoperabilidad, potenciación de la confianza y la seguridad en internet, acceso a internet mucho más rápido, mejores inversiones en investigación y desarrollo, fomento de las competencias digitales y la inclusión, y aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones para hacer frente a los retos que tiene planteados la sociedad, tales como el cambio climático y el envejecimiento de la población. En estos siete campos, la Agenda Digital prevé alrededor del centenar de acciones de seguimiento, de las cuales 31 serán de carácter legislativo. La Agenda Digital es la primera de las iniciativas emblemáticas de la Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e incluyente (véase IP/10/225). En términos generales, la Agenda Digital se centra en las tecnologías y servicios en línea del siglo XXI que permitirán a Europa impulsar la creación de empleo, promover la prosperidad económica y mejorar de diversas maneras la vida cotidiana de los ciudadanos y las empresas de la UE.

Europa, España, Andalucía son los escenarios a implantar esta estrategia que, sobre el papel, es muy interesante, creo que fundamental. Es bueno, como clara manifestación de la necesaria higiene mental de todos y todas las personas que aspiramos a vivir en el seno de la revolución digital, mediante el uso racional de las tecnologías de doble uso, que construyamos entre todos teoría crítica al respecto. Es posible que de esta forma cerremos brechas de Norte y Sur, porque hay que demostrar a este país en general, y a la sociedad andaluza en particular, que necesitamos ser digitales, como bien lo aprendí hace muchos años de Nicholas Negroponte, con sus limitaciones existenciales obvias: “Los bits no se comen; en ese sentido no pueden calmar el hambre. Los ordenadores tampoco son entes morales; no pueden resolver temas complejos como el derecho a la vida o a la muerte. Sin embargo, ser digital nos proporciona motivos para ser optimistas. Como ocurre con las fuerzas de la naturaleza, no podemos negar o interrumpir la era digital. Posee cuatro cualidades muy poderosas que la harán triunfar: es descentralizadora, globalizadora, armonizadora y permisiva” (1).

Seguiremos reflexionando en alta voz, próximamente, en este salón virtual, desmuriéndonos, desviviéndonos en el terco día a día, en batallas celulares del cada aquí y ahora de cada una, de cada uno, emulando el espíritu y la letra de Benedetti. Ésto, la serie, no ha hecho nada más que empezar y hay que echar más madera. ¿Te animas a participar?

Sevilla, 12/IX/2010

(1) Negroponte, N. (1995). El mundo digital. Barcelona: Ediciones B, p. 270.

La Plataforma de e-Administración de la Junta de Andalucía

Empezar una exposición es un instante crucial, como cuando se empieza a escribir una novela… Es el instante de la elección: se nos ofrece la oportunidad de decirlo todo, de todos los modos posibles; y tenemos que llegar a decir algo, de una manera especial

Adaptado de El arte de empezar y el arte de acabar (Ítalo Calvino, 1923-1985)

EL PODER DE LA PALABRA
Fotograma de la película “El poder de la palabra

La semana pasada participé en un Seminario de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo, en la que desarrollé una ponencia con el título de este post: La Plataforma de e-Administracion de la Junta de Andalucia (no incluyo una diapositiva que utilicé y dedicada a la aplicación de contabilidad analítica en el Proyecto de Acuedo de Nivel de Servicios con la Agencia Tributaria de Andalucía, al no haber sido aprobado todavía el Plan de Financiación del Modelo). Es verdad que nadie se puede bañar dos veces en el mismo río, porque lo que ocurrió allí no se volverá a repetir, pero en el contexto del encuentro, ADMINISTRACIÓN ELECTRÓNICA Y GOBIERNO ABIERTO (OPEN & E-GOVERNMENT), es importante el ejercicio de transparencia y devolver a los ciudadanos los contenidos que le pertenecen. Una observación: intenté decir algo mediante la palabra, eso sí, de una manera especial…

Estoy a la espera de la valoración de los alumnos que participaron en el Curso y asistieron a esta intervención, así como la suya desde hoy, estimado navegante en la Noosfera, porque es importante conocer cómo se evalúa el ejercicio de la función pública, es decir, cómo se puede participar y colaborar en la acción pública mediante pequeños gestos como éste, que se convierten en una nueva realidad de relación de los ciudadanos con la Administración cuando se llevan a cabo con tiempo, dinero y espacio…, públicos.

Desde este momento, gracias.

Sevilla, 1/VIII/2010