Agenda Digital de Europa, en Andalucía (V): Un nuevo reto para la Administración electrónica

El documento oficial de referencia que desarrolla la Agenda Digital de Europa, recoge en su índice el apartado 2.7. dedicado a los beneficios que hacen posibles las TIC para la sociedad de la Unión Europea. En ese contexto, que se centra en objetivos muy claros de potenciación del bienestar de la ciudadanía, el subapartado 2.7.4. lo centra en el constructo Administración electrónica, al entenderse que “Los servicios de administración electrónica constituyen una opción rentable para prestar un mejor servicio a todos los ciudadanos y empresas, propiciando una administración participativa, abierta y transparente. Estos servicios pueden reducir los costes y ahorrar tiempo tanto a las administraciones públicas como a los ciudadanos y las empresas”.

A pesar de que esta entradilla abre un panorama muy esperanzador en cuanto a resultados pretendidos, se reconoce explícitamente que “pese al elevado grado de disponibilidad de los servicios de administración electrónica en Europa, siguen existiendo diferencias entre los Estados miembros y la asimilación de dichos servicios por los ciudadanos es escasa. En 2009, sólo el 38 % de los ciudadanos de la UE utilizaba internet para acceder a los servicios de administración electrónica, frente a un 72 % de las empresas. Internet será más utilizado en general si aumenta el uso, la calidad y la accesibilidad de los servicios públicos en línea. Es decir, se constata ya que hay un cierto cansancio en la detección de servicios públicos digitales que no han tenido en cuenta la realidad que demandan los ciudadanos. Esta hecho se viene constatando desde 2009, en diversas encuestas públicas y privadas, lo que demuestra que se debe hacer una reflexión abierta y valiente sobre qué se ofrece en la actualidad como servicio público digital y si se hace accesible y abierto a responder a necesidades reales, personales e intransferibles de la ciudadanía. La tecnología del entretenimiento lleva años luz a la Administración y nos debe hacer reflexionar algo muy importante, sabiendo separar la dualidad derecho y mercancía, porque a los nativos digitales les parece la Administración un mundo diseñado por el enemigo cuando se acercan a determinados servicios, desde sus ordenadores o equipos móviles, por diversas razones:

– Hablamos con lenguajes muy distintos. Seguimos viviendo en la Administración, en general, para muchas personas, en una Torre de Babel digital, que cuando se acercan a los Portales de la Administración o a determinados canales presenciales (Oficinas u otras sedes oficiales), sienten la sensación de que “se habla raro” y que todo lo digital es muy complicado.
– Se utilizan muy poco las imágenes y los medios digitales de última generación, porque seguimos empeñados en hablar casi exclusivamente a través de textos legales y administrativos farragosos y que no son accesibles al común de los normales. Se superpone una Administración electrónica de última generación, que propicia el Siglo XXI, a una Administración diseñada en el Siglo XIX y que aún pervive.
– Los ciudadanos no quieren ser terceros, interesados, sujetos pasivos, clientes o meros obligados tributarios, por ejemplo. Les suenan mal estos calificativos. Quieren ser, sobre todo, personas, con hechos vitales que necesitan ser atendidos por la Administración Pública correspondiente, mediante servicios de Gobierno electrónico, que son atendidas también por personas [funcionarias] que ejercen el empleo público, con la inestimable ayuda de las TIC, para todas, para todos.
– Seguimos obstinados en que la ciudadanía venga a la casa administrativa oficial, es decir, a los despachos, oficinas y sedes oficiales de cualquier índole, cuando debería ser al revés. Algún día deberíamos asumir que tenemos que coger la cartera de agentes de venta pública y lanzarnos a la calle pública (entiéndase como se quiera) para captar ciudadanos, para fidelizarlos de alguna forma, explicándoles mediante el boca a boca para qué sirven las tecnologías de la información y comunicación cuando se relacionan con las Administraciones Públicas. Conceptos nuevos para un Gobierno electrónico nuevo.
– Hablamos muy poco de la seguridad digital, con los ciudadanos. Cuesta mucho aceptar la inexorable necesidad del consentimiento informado, llevado a rajatabla, para ganar credibilidad y confianza pública respecto de que los datos que obran en poder de la Administración se custodian de forma contundente y fuerte, siendo incluido como un riego evidente a tener en cuenta a la hora de desarrollar el círculo virtuoso que puede llegar a sustentar la economía digital del conocimiento.

C IRCULO VIRTUOSO ECONOMIA DIGITAL

El documento es explícito en este análisis de crítica constructiva, aún definiendo el círculo virtuoso que antecede y que en sí mismo supone el avance TIC en Europa, acosado por realidades expuestas en el círculo interior que figuran también en este ciclo y que no podemos negar: “Los muchos ciudadanos europeos que están adoptando un modo de vida digital, basado en una tecnología que se declara «mundial» y sin fronteras, no pueden aceptar que un mercado único concebido antes de internet siga tan incompleto en el entorno en línea. El disfrute de las tecnologías digitales en tanto que ciudadano, consumidor o trabajador se ve ensombrecido por preocupaciones relativas a la privacidad y la seguridad, por insuficiencias en el acceso a Internet o en la utilizabilidad [sic] y por la ausencia de la capacitación pertinente o de una accesibilidad para todos. Los europeos se sienten frustrados cuando las TIC no cumplen su promesa de mejora de los servicios públicos. Les inquieta que, tras haber acelerado internet la competencia por la inversión, el empleo y la influencia económica a nivel mundial, Europa no se esté equipando adecuadamente para prosperar en este sector en crecimiento de la economía del conocimiento”.

En este sentido, se manifiesta sin ambages el documento tantas veces citado: “Los gobiernos europeos se han comprometido a conseguir que los servicios de administración electrónica centrados en el usuario, personalizados y multiplataforma constituyan una realidad generalizada a más tardar en 2015. A tal efecto, los gobiernos deben tomar medidas para evitar los requisitos técnicos innecesarios, por ejemplo las aplicaciones que trabajan solamente en entornos técnicos concretos o con dispositivos específicos. La Comisión dará el ejemplo en la implantación de una administración electrónica inteligente. Estos servicios soportarán unos procesos administrativos más ágiles, facilitarán la puesta en común de información y simplificarán la interacción con la Comisión, potenciando así la autonomía de los usuarios y mejorando la eficiencia, efectividad y transparencia de la Comisión“.

Y acota inmediatamente un problema que no está circunscrito a la realidad geográfica de los países que componen la Unión Europea, sino que está más cerca de lo que parece, cuando detectamos que en la Administración del Estado, en la autonómica y local, por ejemplo, no podemos relacionarnos con determinados servicios públicos que ofertan las citadas Administraciones, porque los Sistemas que los ofrecen no están preparados para que interoperen entre sí. Es obvio que si esta realidad se da a nivel doméstico, es real que “La mayor parte de los servicios públicos en línea no funcionan a través de las fronteras, lo que va en detrimento de la movilidad de empresas y ciudadanos. Las autoridades públicas se han centrado hasta ahora en las necesidades nacionales y no han tenido suficientemente en cuenta la dimensión de mercado único de la administración electrónica. Sin embargo, varias iniciativas del mercado único y varios instrumentos jurídicos (tales como la Directiva de servicios o el Plan de acción sobre contratación electrónica) se basan en la posibilidad de que las empresas interactúen y hagan negocios con las administraciones públicas por vía electrónica y a través de las fronteras”.

Esta nueva visión concluye con unas acciones a llevar a cabo como agendas positivas que impulsen el rendimiento social y económico de Europa y, obviamente, de Andalucía, sobre las que seguiremos hablando en este cuaderno digital, limitándome ahora a divulgar lo que en muchas situaciones vitales de ciudadanía normal y corriente no se conoce con la profundidad debida, y porque estoy muy pre-ocupado [sic, con guión] en potenciar a marchas forzadas el empoderamiento digital público y privado de los ciudadanos y, por qué no decirlo, de los propios empleados públicos que tienen que responsabilizarse de la administración (con minúscula) electrónica de servicios, obviamente públicos:

ACCIONES eADMINISTRACION-16

Sevilla, 18/X/2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s