Parábola del ébola

RIO EBOLA
Río Ébola, República Democrática del Congo

Llevamos unos días centrados en la realidad del ébola en España, mucho más cerca de nuestras vidas que cuando nos lo contaban a través de los medios de comunicación desde Sierra Leona o Liberia. A esta realidad se suma ahora un estado de opinión individual y social lastrado por la corrupción en muchos frentes, que no permiten levantar cabeza a este país. ¿Qué hacer, en aquella clave leninista revolucionaria que aprendimos en años difíciles de este complejo territorio español? No es fácil abordar respuestas de manual a estos momentos de crisis, cual bálsamo de Fierabrás, pero he recordado una forma de entender estas situaciones a través de un género literario, la parábola, que hace ya muchos años me dejó una marca indeleble en mi vida, en mi persona de secreto. Antonio Machado, ya recurrió a ellas en tiempos revueltos de este país:

Dice la razón: Busquemos
la verdad.
Y el corazón: Vanidad.
La verdad ya la tenemos.
La razón: ¡Ay, quién alcanza
la verdad!
El corazón: Vanidad.
La verdad es la esperanza.
Dice la razón: Tú mientes.
Y contesta el corazón:
Quien miente eres tú, razón.
que dices lo que no sientes.
La razón: Jamás podremos
entendernos, corazón.
El corazón: Lo veremos.

Porque el problema radica en buscar y encontrar la verdad de lo que está sucediendo, nada más, que es la que nos libera. Es probable que todo se deba a lo que un día Jesús de Nazareth, tal y como me lo contaron en clase, en clave de parábola, intentaba explicar a sus compañeros de viaje: “Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden”. Me impresionó mucho unas imágenes que vi hace ya unas semanas en televisión donde aparcaban una furgoneta frente a un hospital de Sierra Leona, si mal no recuerdo, y allí se bajaban como podían, como si fueran fardos, enfermos de ébola en fase terminal, adultos y niños, sin que nadie más los atendieran porque el hospital que los podía salvar estaba cerrado. Habían muerto también todos los profesionales que lo dirigían. Y otros lugareños asistían como testigos mudos a esta clamorosa situación de abandono.

Lo que está sucediendo en este país en torno al virus del ébola es una llamada de atención a la sociedad en general, de que necesitamos reforzar la solidaridad mundial y la respuesta necesaria ante una enfermedad que aparentemente estaba lejos, pero que ya está más cerca, muy cerca, porque siguiendo con las parábolas de Jesús de Nazareth, la situación actual estriba en que estamos embotados desde hace años: “Escucharéis bien, pero no entenderéis, miraréis bien, pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hechos duros sus oídos, y sus ojos se han cerrado; no sea que vean con sus ojos, y con sus oídos oigan, y con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los cure”. A lo que él tenía una respuesta clara, porque la situación ha cambiado en el mundo actual, si sabemos entenderlo: “¡Dichosos, pues, vuestros ojos porque ven, y vuestros oídos, porque oyen!”. Los ojos y los oídos de la ciencia, de profesionales excelentes, junto a la generosidad de organizaciones gubernamentales, sobre todo, están dando ya respuesta a la realidad del ébola.

Comprendo mejor que nunca a Machado: la verdad del ébola ya la vamos teniendo en nuestra razón, en nuestro corazón, en nuestras manos, si sabemos buscarla. Es probable que necesitemos completar esta búsqueda con otra parábola suya, recordando con él que una vez, un marinero hizo un jardín junto al mar, y se metió a jardinero. Cuando estaba el jardín en flor, el jardinero se fue por esos mares de Dios, un Dios que según su parábola todos llevamos, todos hacemos, todos buscamos y que en muchos casos nunca encontraremos, porque “la verdad es la esperanza”, por mucho que a la razón humana, tan sabia ella, le cueste reconocerlo.

Sevilla, 17/X/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s