El siglo de la revolución digital /1 – Watson solo sabe que no sabe nada


Darío Gil, El ABC de los entornos cognitivos

Inicio con este post una serie dedicada a la revolución digital, que deja atrás por nanosegundos a la industrial y que está desarrollando unas formas nuevas de ser y estar en el mundo. Nadie puede negar a las alturas de este siglo que la era digital se está viviendo ya en todos los continentes, en todos los ecosistemas humanos, con la única excepción de los que menos tienen, que son millones de personas a los que no llega esta realidad para hacerles la vida más llevadera, porque la tecnología no soluciona estos problemas de lesa humanidad, de acuerdo con una reflexión de Negroponte que me acompaña siempre: “Los bits no se comen; en este sentido no pueden calmar el hambre. Los ordenadores tampoco son entes morales; no pueden resolver temas complejos como el derecho a la vida o a la muerte. Sin embargo, ser digital nos proporciona motivos para ser optimistas. Como ocurre con las fuerzas de la naturaleza, no podemos negar o interrumpir la era digital.”

He confiado siempre en la revolución digital, a través del constructo “inteligencia digital” que todos tenemos la oportunidad de poseer, conocer y practicar, porque se traduce sencillamente en la capacidad humana de resolver problemas con la ayuda de los sistemas y tecnologías de la información y comunicación. De tal forma que ya tenemos a disposición de la sociedad proyectos tan maravillosos como el de creación de sistemas cognitivos, en supercomputadoras del tipo Watson, que aprenden a dar respuestas a interrogantes humanos en campos tan sensibles como el de la salud y la enfermedad, gracias a la interacción humana que les ayuda a descifrar la lógica de los sentimientos, emociones y decisiones cognitivas, que no las conoce por sí misma la supercomputación, pero que gracias a la interacción de los cogs (unidades de software que permitirán construir entornos cognitivos interactivos), ofrece a la inteligencia digital de los seres humanos información estructurada, que no respuestas, que el cerebro por sí mismo no sería nunca capaz de conocer.

WATSON Y COGS
Watson y la sociedad de los cogs

Desde la divulgación científica digital, recomiendo la lectura de un reportaje publicado hoy en El País Semanal, La nueva era de la computación, por su dimensión humana, sabiendo que es un científico español, Darío Gil, el que dirige esta experiencia tan sobrecogedora de la computación cognitiva, con muchas preguntas sin resolver, pero que el mundo necesita desarrollar aún a riesgo de que se utilice este conocimiento con filosofía de doble uso, porque ya lo he manifestado en muchas ocasiones: las tecnologías de la información y comunicación no son inocentes. Estamos, por tanto, ante una auténtica revolución digital: “Si las máquinas y la tecnología lograron que el hombre transformara el mundo más allá de lo que sus músculos le permitían, Watson es el primer paso para llevarle a un estadio que las dimensiones de su cerebro no le permiten alcanzar. Darío Gil, ingeniero español formado en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT) de Boston que dirige el centro de investigación de sistemas simbiótico-cognitivos de IBM, lo expone así: “La revolución industrial nos dio fuerza donde terminaba el músculo. La revolución cognitiva nos amplía los conocimientos donde termina el cerebro. Expande nuestra capacidad mental. Es una tecnología con un tremendo potencial transformador. Tendremos superpoderes cognitivos”.

Darío Gil lo simplifica de forma muy didáctica y aleccionadora: “… no se trata de sustituir al hombre, sino de complementarlo: “El trabajo con un sistema cognitivo es un diálogo, una relación simbiótica. ¿Qué aportamos los humanos? Los problemas, nuestros conocimientos, nuestro sentido común, nuestra intuición y nuestros valores en la toma de decisiones. El sistema cognitivo aporta su capacidad de análisis y de descubrimiento, su capacidad para encontrar conexiones en todo el conocimiento digital disponible. De esta manera es como Watson trabaja, por ejemplo, con algunos de los principales oncólogos del mundo”.

Dejemos trabajar a Watson, porque está convencido de que solo sabe que no sabe nada. Necesita siempre la colaboración humana y eso no lo va a olvidar nunca. Ha aprendido, por ejemplo, que el ojo que tú ves no es ojo porque tú lo veas, es ojo porque él te ve. Y que un día ya lejano, estas palabras nos las regaló Antonio Machado, un poeta sobre el que se lo sabe casi todo, aunque necesita que le expliquemos cómo se sentía al escribirlas. Y Watson no se emociona, pero te devuelve todo lo que sabe de su vida, que a los seres humanos tanto nos importa y a veces escapa a nuestro conocimiento. Es lo que cantaba de forma excelente Enrique Morente, en su soleá de la ciencia, sin que por ello tenga que ruborizarse Watson, tan listo él:

Presumes que eres la ciencia
Yo no lo comprendo así,
Porque si la ciencia fueras
Me hubieras comprendido a mí,
¿por qué siendo tú la ciencia
No me has comprendido a mí?

Sevilla, 5/VII/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s