No pongáis vuestras sucias manos sobre García Lorca

GARCIA LORCA
Y hoy que el hombre profana tu sepulcral encanto,
quiero que entre tus ruinas se adormezca mi canto
Como un pájaro herido por astral cazador.

Federico García Lorca, Granada. Elegía humilde.

La noticia salpicó ayer el nombre del poeta, siendo un insulto agregado a la cadena de despropósitos de este país con su vida y obra. Ya no son problemas de un supuesto orden menor, cuatro golfos, sino de proporciones alarmantes para la ética pública, porque los vicios aparecen como privados ante unas supuestas virtudes de carácter público. La corrupción se extiende día a día y salpica cualquier rincón público del país. Ahora hemos conocido que Laura García Lorca, sobrina del poeta y presidenta de la Fundación García Lorca, ha denunciado al secretario, Juan Tomás Martín, en los juzgados de la plaza de Castilla de Madrid por falsedad documental y apropiación indebida.

El presunto fraude está vinculado con la financiación del centro dedicado al poeta en Granada: “El agujero económico tiene que ver con las ayudas concedidas para la construcción del inmueble, pero que se han justificado con facturas de créditos bancarios, sueldos, viajes, exposiciones y producciones teatrales ajenas a las obras del edificio. Las explicaciones que Martín, quien ha gestionado en total unos 27 millones de euros, ha ofrecido a las instituciones no convencen a nadie. Mientras, dos auditorías intentan arrojar luz sobre las cuentas” (1).

Es indigno todo acto de corrupción, cualquiera que sea su origen y destino, pero en este caso cubre de especial significado la sombra de dudas sobre la gestión irregular de la Fundación que lleva el nombre del poeta. Poner las sucias manos de la corrupción sobre esta obra simboliza el trato que determinadas personas siguen dando a la vida y obra de Federico García Lorca, que debería llevarse en nuestro país entre algodones, como símbolo del respeto permanente a su ausencia presente siempre en nuestra conciencia, escuchando todos el canto de Federico como un pájaro herido por astral cazador, porque sabe que alguien ha profanado el sepulcral encanto de su nueva casa en su querida ciudad.

Sevilla, 30/VI/2015

(1) Martin-Arroyo, Javier (2015, 28 de junio). Laura García Lorca denuncia al secretario de la fundación del poeta. El País.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s