El blog sigue vivo si tiene alma

BLOG WORDPRESS
La página de este blog en blanco: una ocasión de decir algo, de manera especial

Lo ha manifestado de forma rotunda Biz Stone, el cofundador de Twitter: “La mayor parte de la información no se publica; está en la mente de las personas” (1). Está convencido de la vigencia actual de los blogs, después de veinte años de vida, en una pugna permanente en la actualidad con Twitter y Facebook y con las redes sociales en general, porque es el lugar donde se democratiza de verdad la información, donde se reflexiona sin el límite de caracteres y sin la necesidad permanente de estar presente en el muro de lo cotidiano.

Así lo entendí en 2005, a modo de declaración de principios, cuando comencé mi aventura personal en este blog, con un hilo conductor muy claro: mis palabras tenían que tener alma y decir cosas de manera especial: “Inicio una etapa nueva en la búsqueda diaria de islas desconocidas [tal y como lo planteó José Saramago en El cuento de la isla desconocida]. Internet es una oportunidad preciosa para localizar lugares que permitan ser sin necesidad de tener. La metáfora usada por Saramago será una realidad cuando ante el fenómeno de la hoja en blanco, teniendo la oportunidad de decir algo, esto sea diferente y sirva también para los demás. Puerta del Compromiso. Es lo que aprendí hace muchos años de Ítalo Calvino en su obra póstuma “Seis propuestas para el próximo milenio”: “…es un instante crucial, como cuando se empieza a escribir una novela… Es el instante de la elección: se nos ofrece la oportunidad de decirlo todo, de todos los modos posibles; y tenemos que llegar a decir algo, de una manera especial” (Ítalo Calvino, El arte de empezar y el arte de acabar)”.

A lo largo de estos diez años he revalidado en multitud de ocasiones este compromiso a través de casi setecientos artículos que han sido una constante declaración de principios, no inocentes por cierto. En concreto, he dado tres razones de la razón y del corazón para justificar por qué escribo en el blog:

– En primer lugar, porque es la forma de expresar de forma especial, con palabras, la esencia de mi persona de secreto, interpretando la realidad que rodea permanentemente mi vida de forma voluntaria pero no inocente.

– En segundo lugar, porque considero que escribir es un acto de militancia activa en el compromiso intelectual, por varias razones: el mero hecho de cuestionar la existencia de uno mismo al servicio estrictamente personal, porque al escribir se hace patente el compromiso con uno mismo y con los demás, fundamentalmente con los más desfavorecidos por la vida y siempre lo he asociado con la responsabilidad social, porque me ha gustado jugar con la palabra en sí, reinterpretando la responsabilidad como “respuestabilidad” a través de dos principios muy claros: el conocimiento y la libertad. Conocimiento, como capacidad para comprender lo que está pasando, lo que estoy viendo y, sobre, todo lo que me está afectando, palabra esta última que me encanta señalar y resaltar, porque resume muy bien la dialéctica entre sentimientos y emociones, fundamentalmente por su propia intensidad en la afectación que es la forma de calificar la vida afectiva. Libertad, para decidir siempre, hábito que será lo más consuetudinario que jamás podamos soñar, porque desde que tenemos lo que he llamado a veces “uso de razón científica”, nos pasamos toda la vida decidiendo. Cuando tienes la “suerte” de conocer las interioridades del dilema al escribir, ya no eres prisionero de la existencia.

– En tercer lugar, porque me transforma y renueva continuamente el alma, porque podemos escribir la historia mejor y jamás contada pero, si le falta alma, no es nada (2), cuestión que tomó vida especial cuando publiqué el año pasado los libros que recopilaban de forma ordenada los post publicados desde 2005: “Esto me ha pasado a mí. Me he enamorado de mis libros y estoy viviendo esos momentos en los que mi alma está pendiente de todo, para que no falte nada a las personas que quieres y a las desconocidas que van a captar esos sentimientos y emociones que adornan siempre la inteligencia conectiva que escribe, que se expresa desde dentro de cada autor, siendo Internet un medio poderoso y lleno de recursos para difundir este momento mágico, dando la razón a San Agustín cuando escribía en un perfecto latín un constructo que me ha acompañado siempre: bonum est diffusivum sui (el bien, se difunde a sí mismo). O lo que es lo mismo: la buena literatura, escrita con alma, se difunde a sí misma. Todavía más, con la ayuda de las tecnologías y sistemas de información, porque se construye y difunde con la inteligencia digital, cada día más al alcance de muchas personas que saben qué es escribir con el alma de la pasión.

En definitiva, escribo porque a través de la acción celular (noosférica) del blog, alternativa y creadora, el alma se puede hacer visible mediante teoría crítica, con utilización plena de la inteligencia digital. Aunque lo que está alojado en la persona de secreto no se publique porque está en la memoria del hipocampo cerebral que solo susurra sentimientos y emociones a la persona de todos, que no suele pregonarlo a los cuatro vientos. Ese es el encanto de un blog, su alma: la trazabilidad histórica de lo que elabora día a día la inteligencia humana, en un ámbito digital por supuesto, sin más límite que la libertad. Es lo que afirma Baz Stone: “La mayor parte de la información no se publica; está en la mente de las personas”. Mejor todavía: sigue en la mente de millones de personas para ofrecerla democráticamente a la sociedad que la recibe en casi doscientos millones de blogs. Su futuro llegó para quedarse.

Sevilla, 21/X/2015

(1) Jiménez Cano, Rosa (2015, 20 de octubre). “La mayor parte de la información no se publica; está en la mente de las personas”. El País.com.
(2) Escribir con el alma: https://joseantoniocobena.com/2014/03/26/escribir-con-el-alma/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s