Como lanchas a la deriva

AI WEIWEI

Es curioso. Iniciamos un mes con muchas posibilidades de acercarnos al mar, probablemente el mismo al que también vemos casi todos los días del año en operaciones de rescate de lanchas de migrantes a la deriva, cada vez más precarias para los que menos tienen, con la sensación de que son noticias recurrentes que cada vez impresionan menos por su cotidianidad. Pero sin ánimo de dar el día a nadie, hoy me ha sobrecogido una noticia del artista y activista chino Ai Weiwei, al vivir una experiencia especial, personal y real, subiéndose a una lancha a la deriva, para intentar comprender qué sienten los refugiados o migrantes que realizan estos viajes hacia alguna parte.

Lleva unos años volcado en la comprensión mundial de un fenómeno, el eterno éxodo de los refugiados de cualquier clase, que retorna de vez en cuando a nuestras vidas de salón, en función de crisis políticas y sociales de menor o mayor alcance. Lo delicado del asunto es que son recurrentes estos episodios de dolor ajeno, que no se acaban de erradicar por las autoridades y gobiernos correspondientes, que son los que tienen en sus manos profundas responsabilidades sobre ello, con independencia del consabido recurso a la condición humana del malser (perdón por el neologismo) y malestar de muchas personas, que todos llevamos dentro.

He leído en un artículo que publica hoy El País que “Ai está en este momento concentrado en su trabajo sobre la crisis de los refugiados en Europa y en todo el mundo. Montó un taller en Lesbos (Grecia), llenó de chalecos salvavidas el Konzerthaus de Berlín, cubrió de lanchas neumáticas el Palazzo Strozzi de Florencia, y poco antes de viajar a Buenos Aires ha sabido que su documental centrado en este asunto, Human Flow, competirá este año en la sección oficial del festival de Venecia” (1).

Es posible que la solución ética esté en emular a Ai y ponernos en el lugar de los refugiados e intentar comprender sus vivencias, buscando cada uno su forma de colaborar con este desastre de tan variadas raíces inhumanas. Hoy, me refugio en mi patera vital, sin quilla, que tantas veces cito en este blog y que suele ir a la deriva cuando vamos del corazón a nuestros asuntos personales y sociales, porque nos sentimos solos en un mundo diseñado por el enemigo de la concordia (¡qué palabra tan bonita!) humana.

Como he escrito recientemente en una reflexión íntima, Los que vamos en patera, tiene sentido solidario con estas realidades de refugiados, de cualquiera que busca refugio en espacios más amables de la vida, seguir viajando en las pateras éticas que hacen singladuras difíciles y comprometidas con la sociedad que menos tiene, con un cuaderno de derrota (en lenguaje del mar) que lleva a localizar las islas desconocidas que tanto amaba Jose Saramago: si no salimos de nosotros mismos, nunca nos encontraremos. Lo importante es viajar hacia alguna parte, buscándonos a nosotros mismos y, a veces, en compañía de algunas y algunos, los más próximos y cercanos. Al fin y al cabo, tal y como finalizaba su cuento de la isla desconocida, buscando siempre puertas de compromiso más que las de regalos o peticiones sin causa, viajando en pateras de dignidad, aunque vayamos muchas veces a la deriva de la vida.

Sevilla, 1/VIII/2017

NOTA: la imagen se ha recuperado hoy de
https://mundo.sputniknews.com/cultura/201510261052928660/

(1) https://elpais.com/cultura/2017/07/31/actualidad/1501528717_257443.html

2 comentarios en “Como lanchas a la deriva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s