Robert Capa, el fotógrafo del pensamiento en blanco y negro, en color…

ROBERT CAPA

Robert Capa, Collette Laurent, del proyecto GEN X, en las Carreras, Chantilly, Francia, 1952 © Robert Capa/International Center of Photography/Magnum Photos

Sus fotografías no son accidentes y la emoción que reside en ellas no es azarosa. Capa podía fotografiar el movimiento, la felicidad, el desengaño. Podía fotografiar el pensamiento.

John Steinbeck

En la magnífica exposición abierta en la actualidad en Caixaforum Sevilla, bajo el título Robert Capa en color, se puede descubrir el mundo apasionado del color en un fotógrafo que conocíamos en este país como el maestro del blanco y negro en movimiento, por la célebre foto del soldado republicano, imagen tomada por pura casualidad porque estaba en una trinchera con la cámara alzada sin ver exactamente qué estaba fotografiando en ese momento. Le escuché ayer a él contando cómo tuvo lugar esa secuencia mágica y trágica al mismo tiempo, que ha pasado a la posteridad como una imagen representativa del sinsentido de las guerras.

Su azarosa vida tuvo un final trágico al pisar una mina cuando estaba haciendo un reportaje en la guerra de Indochina. Murió muy joven, con 41 años, pero el recorrido de la exposición me permitió vislumbrar una etapa de su vida abierta al color después de una experiencia crucial en retratarla en blanco y negro. Es como si hubiera superado la acromatopsia vital, para pasar a una interpretación bellísima del pensamiento de los que no nos miran, pero conviven con nosotros. Esta es la razón por la que siempre llevaba dos cámaras: una, para el blanco y negro, otra para el color, porque así es la vida.

La acromatopsia es una enfermedad real que provoca ceguera del color, porque no permite agregar a la óptica de la vida el color. Todo se ve siempre de color gris, a lo sumo en blanco y negro. Para comprender bien los efectos de esta enfermedad, recomiendo siempre la lectura de un libro de Oliver Sacks, excelente, que tengo entre mis preferidos: La isla de los ciegos al color, editado por Anagrama en 1999. Ante una realidad tan sugerente por la transición fotográfica de Robert Capa, recupero de nuevo la lectura que en su momento me sobrecogió tanto, insertándola ahora en este cuaderno que registra ya tantas islas desconocidas: “experimentos de la naturaleza, lugares benditos y malditos por su singularidad geográfica, que albergan formas de vida únicas”, en frase del propio Sacks.

Me impresionaron varias imágenes de la exposición, sobre todo una dedicada a la Generación X (la que nació antes de la segunda guerra mundial), la que recoge un momento mágico de Colette Laurent, en el hipódromo de Chantilly (1952). Fijándonos bien en ella, parece que podemos adivinar su pensamiento, respirando aires de libertad, fumando con boquilla, mirando de forma profunda a un horizonte imaginario. Es paradójico todo porque he leído recientemente que su biógrafo decía que aquella fotografía era contradictoria, porque esa chica francesa, con todo su glamur, era un autorretrato de aquel momento de la vida de Capa: “Su vida es superficial, artificial en la superficie, y no alcanza ninguna de las cosas buenas de la vida, excepto las materiales”. Grandes paradojas de la vida, de su vida. Es decir, la dialéctica viva del paso blanco y negro rutinario al color.

Era una época en la que las revistas americanas pagaban cantidades asombrosas por la obtención de fotografías deslumbrantes, llenas de vida, para contrarrestar los momentos tristes de guerras sempiternas, para contentar a sus lectores ávidos de noticias y fotografías llenas de glamur francés, sobre todo. Robert Capa conocía bien esta trastienda humana porque había estado en casi todas las guerras, pero siempre nos transmitió las secuencias de personas que siempre están detrás de cada acontecimiento vital en momentos penosos como los que nos entregó.

ROBERT CAPA MUERTE MILICIANO

Robert Capa, Muerte de un miliciano leal, Frente de Córdoba, 1936 © Robert Capa/International Center of Photography/Magnum Photos

La vida es algo más que el blanco y negro, que los grises. Porque el cerebro está preparado para interpretar todos los matices cromáticos de la vida en libertad, sin dejar ninguno atrás, como reflexionaba en un post que escribí en 2009, Nuevas sonrisas, nuevas lágrimas, dedicado al fotógrafo Erick Lessing: la vida de cada una, de cada uno, que es lo más parecido a una película en blanco y negro, con la acromatopsia ética que corresponda, permite descansos, para recuperar esos momentos que tanto nos reconfortan y que nos devuelven felicidad. Pero también sabemos que la dialéctica de las sonrisas y las lágrimas permite apartarnos junto a una pared de la vida personal e intransferible, sentir el abrazo de los que nos quieren, aunque inmediatamente nos llamen mediante megafonía para seguir rodando, viviendo, en definitiva, en la filmación en color jamás contada.

Salí de la exposición con una sensación agridulce de lo que había visto. Todavía retengo en mi retina diversas imágenes que me conmovieron, tales como la del tripulante sueco que hacía señales a otro barco de un convoy aliado, la regata en las Islas Lofoten en Noruega, Ava Gadner en el rodaje de La condesa descalza; la de Capucine, modelo y actriz francesa, en un balcón, en Roma y, por último, la de Pablo Picasso jugando en el agua con su hijo Claude. Inolvidables en un día como hoy de homenaje a la República, que algo de color tiene, porque la imagen del miliciano leal, también presente en la exposición, recuperó ayer mi moviola de secreto en blanco y negro, guardada en la memoria de hipocampo que tanto cuido.

Sevilla, 14/IV/2018

NOTA: recomiendo el acceso a la información extraordinaria que ofrece el International Center of Photography, sobre un hallazgo que ha permitido conocer mejor la obra de Robert Capa: la maleta mejicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s