Valor y precio del gasto público en educación


tavernier3.jpg

Cuanto vale se ignora y nadie sabe / ni ha de saber de cuánto vale el precio
Antonio Machado (1875-1939). Nota manuscrita en unos papeles perdidos

Se ha publicado el pasado 18 de septiembre un estudio muy interesante e imprescindible para abordar los problemas de fondo y forma de la educación en España, elaborado por el Instituto Valenciano de Actividades Económicas (IVIE) y bajo los auspicios de la Fundación BBVA. Estoy convencido de que la educación, en el sentido más extenso de la palabra, es el gran problema de base estructural de todo el país porque la educación es uno de los pilares básicos del estado y de su progreso. Mucho más cuando el alcance del estudio alcanza tantos años donde se puede deducir de forma muy profunda qué ha ocurrido durante dieciséis años en la aplicación de las diferentes políticas educativas en el Estado de las Autonomías. Debería ser un acicate para la necesaria rendición de cuentas del Estado al respecto, siguiendo las recomendaciones de la publicación también reciente de la UNESCO en relación con el cumplimiento de los compromisos contraídos por los diferentes Gobiernos en este sentido.

En el avance del estudio presentado conjuntamente por el IVIE y la Fundación BBVA, Diferencias educativas regionales 2000-2016 Condicionantes y resultados, se ofrecen datos verdaderamente sorprendentes y sobre los que habría que trabajar con urgencia por lo desalentadores que son, aunque hay un denominador común: no por tener más dinero de financiación en educación se garantizan unos resultados educativos mejores, sino cómo se rentabiliza, es decir, no hay que confundir una vez más, como todo necio,  valor y precio en esta política que debería ser de atención preferente por el Estado.

En la presentación oficial se ofrecieron unas cifras destacadas de la monografía:

1. El gasto en educación creció un 40% entre 2000 y 2009, para luego caer un 14% hasta 2014. En los últimos años el gasto público ha frenado su caída, con un crecimiento acumulado del 1,7% entre 2014 y 2016.
2. País Vasco es la autonomía con mayor presupuesto para gasto público en educación: 7.320 euros por alumno en 2016, un 63% más que Madrid, la comunidad que menos gasta (4.496 euros).
3. Madrid es la región con mayor gasto de los hogares en educación, un 57% más que la media nacional.
4. Castilla y León y Galicia son las comunidades en las que más se favorece la igualdad de oportunidades, ya que el 82% de los alumnos en entornos desfavorables alcanzan al menos el nivel 2 en resultados PISA.

Una vez consultado con detenimiento el documento citado, entresaco también los datos siguientes con especial proyección en la Comunidad Autónoma de Andalucía. La primera incursión es muy relevante al tratar de reflejar el gasto en educación en España durante los dieciséis años que ya han transcurrido de este siglo, con una conclusión clara y contundente: el gasto público en educación se redujo entre 2009 y 2014 un 3% anual (14% acumulado):

ESTUDIO IVIE1

En relación con el gasto en educación por Comunidades Autónomas, Andalucía figura en último lugar como se puede apreciar en la siguiente imagen, cuestión muy preocupante y que debería propiciar una revisión urgente de esta situación:

ESTUDIO IVIE2

Respecto de los recursos humanos (profesorado y personal de apoyo) que se utilizan en educación, el estudio destaca dos cuestiones sustanciales: “dependen del tamaño de la región, pero también de la amplitud de los servicios que ofrece cada sistema y los recursos financieros de los que dispone; las regiones más favorecidas y las del norte peninsular destacan por la mayor amplitud de recursos educativos por habitante, con una distancia considerable respecto a las del centro y el sur”:

ESTUDIO IVIE3

Otro dato de suma importancia es el gasto público en Andalucía durante estos años, donde se aprecia una vez más la diferencia abismal existente entre País Vasco y Andalucía, por ejemplo, 7.320€ por alumno/a y 4.974, respectivamente:

ESTUDIO IVIE4

Traigo también a consideración en este artículo los patrones regionales diferenciados en las combinaciones de gasto público y privado por alumno, con la siguiente distribución según el estudio:

• País Vasco y Navarra destacan por encima de la media en ambos tipos de gasto.
• En Madrid y Cataluña los hogares gastan muy por encima de la media, pero el gasto público por alumno es menor, sobre todo en Madrid.
• Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria y Extremadura aumentan los recursos gracias a un mayor gasto público por alumno, pero no privado.
• En Canarias, Murcia, Castilla-La Mancha y Andalucía el gasto por alumno del sector público es inferior a la media y el de los hogares también.
Pasando a una cuestión muy relevante, el rendimiento educativo que se obtiene vistos los datos anteriores, se refleja la situación preocupante de Andalucía en relación con las puntuaciones PISA 2015 por comunidades autónomas:

ESTUDIO IVIE5

El efecto del gasto público permite sacar algunas conclusiones de enorme interés: dados los niveles de gasto educativo alcanzados, el efecto potencial de aumentos adicionales es modesto. Por tanto, “no se trata ya de gastar más, sino de gastar mejor en acciones que resulten eficaces para resolver problemas concretos de equidad e incentivar la eficiencia”:

ESTUDIO IVIE6

Finalmente, en un esfuerzo de síntesis que no debe obviar nunca leer el documento completo en su texto y contexto, deseo recoger aquí los resultados globales atendiendo a los aspectos diferenciadores de las comunidades autónomas:

ESTUDIO IVIE7

Este avance de resultados finaliza con unas conclusiones que no quiero reinterpretar, aunque creo que hay una que por sí misma encierra una gran verdad: la crisis económica que todavía estamos atravesando ha servicio también para esconder también mucha ineficacia e ineficiencia pública y privada, incluso lacerantes para llevar a cabo actuaciones educativas en las que no todo consiste tener más dinero para gastar más, sino para utilizarlo mejor:

• La mejora de la educación en España debe partir de un reconocimiento realista de la heterogeneidad de los sistemas educativos regionales en estructura, recursos y resultados
• Las diferencias educativas regionales dependen de las distintas políticas desarrolladas en el ejercicio de la autonomía y también de tradiciones y preferencias sociales diversas
• La evidencia sobre las variables que influyen en los resultados indica que el rendimiento educativo depende de factores personales, del entorno socioeconómico de los alumnos y los centros, y de la eficacia de los distintos sistemas educativos regionales
• El gasto público y privado en educación influye en los resultados, pero su simple incremento no garantiza aumentos relevantes del rendimiento: es más importante gastar mejor que gastar más
• Para ser eficaces, los incrementos de recursos deben orientarse en tres direcciones:

a) Abordar los problemas de equidad que limitan el rendimiento de alumnos con entornos desfavorables, cuya atención está muy concentrada en ciertos centros públicos y determinadas comunidades
b) Corregir el efecto de factores que predicen el bajo rendimiento (retraso en el comienzo de la educación infantil, repeticiones de curso, cambio de centro, clima educativo…)
c) Identificar y dar a conocer las buenas prácticas de los centros y sistemas educativos con mejores resultados para promoverlas.

El mes de septiembre es propicio para recordarnos, después del paréntesis del verano, el comienzo de la vida ordinaria en clave académica, porque todo tiene su comienzo de curso, metafóricamente hablando. El ciclo completo educativo echa a rodar en este mes en torno a la educación global y deseo expresar mi claro objeto de deseo público y social en este país, que tantas vueltas ha dado a un modelo integral e integrado de educación, de Estado, sin que hoy en día se haya consensuado por las fuerzas políticas de turno. Hoy, con más sentido todavía cuando hemos conocido este avance de datos de un estudio que emite juicios bien informados.

Sevilla, 20/IX/2018

NOTA: la imagen que encabeza este post la he rescatado hoy de mi memoria de secreto. Es un fotograma de la película Hoy comienza todo, de Bertrand Tavernier, ejemplo de cómo la educación para la diversidad debe ser siempre una marca indeleble en un Gobierno concreto y en las funcionarias y funcionarios que tienen que ejecutar sus leyes. No lo olvido en y desde Andalucía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s