La historia triste de un autobús naranja

chrysallis

Todo empezó en enero de este año con la campaña promovida por la Asociación Chrysallis Euskal Herria, Asociación de Familias de Menores Transexuales, sencilla y directa, en el País Vasco y Navarra: hay niñas con pene y niños con vulva. Causó bastante impacto y su material didáctico es muy interesante consultarlo, porque no se conoce bien la situación de niños y niñas que viven esta realidad y necesitan que se maneje de forma correcta e integradora.

Ahora, la plataforma Hazte Oír, comenzó una campaña el pasado lunes a través de mensajes tránsfobos en un autobús de llamativo color naranja, del siguiente tenor: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo“, como respuesta a la iniciativa de Chrysallis. Según noticias de prensa de esta mañana, “El magistrado de Instrucción número 42 de Madrid ha ordenado que se prohíba la circulación del autobús tránsfobo fletado por esta organización ultracatólica, que a principios de semana recorrió las calles de Madrid con mensajes provocadores y que tenía previsto iniciar una ruta por varias ciudades de España. El juez, que considera que esta campaña se dirige a personas con una orientación sexual “distinta” para lesionar su “dignidad”, ha adoptado esta medida con carácter cautelar para evitar una “perpetuación” de un posible delito y ha dictado que el autocar no puede salir a la vía pública hasta que no retire los mensajes contra la transexualidad que luce en sus costados” (1).

Está en discusión la traída y llevada libertad de expresión, a la que se recurre últimamente con demasiada rapidez en todo el país en casos controvertidos, pero es evidente que este autobús no es inocente y juega con realidades vitales de niños y niñas que en un Estado de Derecho se deben controlar, de acuerdo con la Ley y el citado Derecho. Hay que dejar actuar a la justicia y respetarla una vez más.

Viviendo esta realidad, he recordado en tal sentido y cambiando lo que haya que cambiar, un artículo que escribí en 2015, El autobús de la libertad, porque en aquella experiencia se utilizaba también un autobús pero como medio necesario para llevar esperanza a hijos e hijas de presos de Cochabamba, en Bolivia y que me conmovió: “Todos los días, un autobús desvencijado recorre las calles de Cochabamba, en Bolivia, para recoger niños y niñas que viven con sus padres en las cinco cárceles de la ciudad y que permiten que los hijos de los presos vivan con ellos. Son unas condiciones infernales, porque exige a estos padres un trabajo suplementario en el comedor o la lavandería de la cárcel para ganar el dinero que cuesta que vivan con ellos, pero lo hacen encantados porque están convencidos de que sus hijos e hijas son felices todas las mañanas esperando el autobús financiado por el Centro de Apoyo Integral Carcelario y Comunitario (CAICC), para asistir a clase y porque los lleva a una vida de libertad y conocimiento: “Mi guagüita vive en la cárcel, pero ella no está detenida. Toditos los días esperamos al bus, Pepa vuelve contenta” (2). Y lo que es mejor: saben que vuelven todos los días, sin daño alguno, con lo poco que vale la vida en esa ciudad”.

Nada que ver con el autobús naranja de Hazte Oír, que no es de libertad y que provoca dolor en personas afectadas, sobre todo niños y niñas “diferentes”, que merecen toda la protección social y respeto de la sociedad en la que deben crecer como personas dignas. Historia triste.

Sevilla, 2/III/2017

(1) http://politica.elpais.com/politica/2017/03/02/actualidad/1488444432_091924.html

(2) Silva, Melisa (2015, 25 de junio). El país de los niños encarcelados. El País.com (Planeta Futuro).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s