Luar na Galiza / 2. Luar na lubre

Busqué una canción emblemática de Galicia para que nos acompañara en este viaje especial y lo tuve fácil porque en mi memoria de hipocampo resuena con bastante frecuencia una canción preciosa, Tú, gitana, que la relaciono inmediatamente con esta tierra. La canta Sara Vidal, acompañada por un conjunto al que admiro mucho, Luar na lubre (Resplandor de la luz en el bosque celta), grupo coruñés de música folk. Como casi nada es inocente en la vida, esta canción tampoco lo es, conociendo al autor de su música, Jose Zeca Afonso, el carismático líder de la revuelta silenciosa de los claveles en Portugal cantando como nadie Grándola, vila morena. Él recogió la letra de la canción, que pertenece al Cancioneiro popular de Vila Viçosa, de la que recojo una estrofa preciosa: porque el pueblo es quien más ordena, a la sombra de una encina de la que yo no sabía su edad.

La verdad es que Ir a Galicia es acercarse siempre a Portugal. La canción fue elegida como fondo sonoro de una campaña publicitaria de promoción de la Comunidad, en 2006, con un eslogan que tampoco he olvidado: palabras únicas, para emociones únicas. Es verdad porque la letra de la canción emociona por su aproximación a la realidad de los que caminan sin descanso por la vida simbolizados en el poder fáctico atribuido a una etnia, la gitana, tan próxima a nosotros:

Tu gitana que adevinhas
me lo digas pues no lo se
si saldré desta aventura
o si nela moriré.

O si nela perco la vida,
o si nela triunfaré,
Tu gitana que adevinhas
me lo digas pues no lo se.

Tú, gitana que adivinas
dímelo, pues no lo sé
si saldré de esta aventura
o si en ella moriré

O si en ella pierdo la vida,
o sin en ella triunfaré
Tú, gitana que adivinas
dímelo, pues no lo sé

El viaje se presenta también como una aventura para descubrir un pueblo diferente al nuestro, el andaluz, pero quizá ha sido esta canción una forma de aproximarnos a esta tierra tan bella, que siempre nos la han presentado como viajera necesaria por el exilio y, además, muy conservadora, pero que Manuel Rivas me lo ha aclarado de forma extraordinaria en un artículo recogido en el libro que me ha acompañado en este viaje a alguna parte y que cité en la primera entrega de esta serie. Dice el autor que “En mi demorado recorrido por Galicia siguiendo al pie de la letra la guía de don Ramón Otero Pedrayo, encontré muchos conserveros, y aun miles y miles de latas de conserva, pero constaté que conservadores, lo que se dice conservadores, se pueden contar con los dedos de una mano”.  Y afirma rotundamente: “Es hora de decir la verdad. Toda la intención de esa mayoría gallega a la que se tiene por conservadora, comenzando por los políticos que así se definen, es conservar lo menos posible y deshacerse de lo realmente conservable lo antes posible. Si a alguna conclusión llegué después de mi estancia en Galicia es que allí hay un proceso en marcha para no conservar nada. No hay tótem sagrado de Galicia que no esté en trance de extinción, y hasta las vacas tienen puestos los cuernos a remojo”. Finaliza su artículo con una premonición: “Definitivamente, en Galicia, pese al tópico de la Galicia conservadora, no encontré casi conservadores. Conocí, eso sí, unos cuantos, pero la gente los considera tipos raros y revolucionarios”.

Han pasado muchos años desde que Manuel Rivas escribió estas líneas, pero tengo que verificarlas en la medida que sea posible durante este viaje, porque tengo que reconocer que también pertenezco al grupo de los que piensan que Galicia tiene al PP al frente del Gobierno de la Comunidad por ese motivo, porque son “conservadores”. Lo veremos, porque la negra sombra de Rosalía de Castro, maravillosamente cantada por Luz Casal, es otra realidad que también existe.

Sintonizo de nuevo Tú, gitana. Canto con Sara y Pablo esta bella canción, en estrofas que son un programa de viaje hacia alguna parte: Tú, gitana que adivinas / dímelo, pues no lo sé / si saldré de esta aventura / o si en ella moriré / O si en ella pierdo la vida, / o sin en ella triunfaré / Tú, gitana que adivinas / dímelo, pues no lo sé. Las resonancias de José “Zeca” Afonso, autor de la canción, a quien también debo parte de mi ideología por su preciosa Grándola, vila morena, no me dejan indiferente. Espero que esta tarde, mañana o noche nos sirva para valorar la inteligencia de la música hecha compromiso.

Ahora, como me ocurrió en 2006, sólo quería compartirlo contigo, formando parte de este cuaderno de viaje: palabras únicas, para emociones únicas.

Sevilla, 26/VIII/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s