Las Reinas Magas

25887126-medicos-fronteras-revisara-mision-somalia-secuestro-cooperantes.jpg

En 2008 escribí, tal día como hoy, un relato impregnado de realismo mágico que he vuelto a leer con el sentimiento y la emoción de aquél día, en el que se produjo la liberación de dos cooperantes en Somalia. Era un homenaje a dos mujeres extraordinarias, como tantas otras que día a día, como por arte estrictamente humano, no de magia, nos demuestran que ese otro mundo existe, a veces más cerca de lo que parece, donde la vida deja de ser un regalo para ser feliz, demostrando con su trabajo anónimo que las mujeres son también auténticas reinas magas del contrato social más digno y desinteresado que podamos imaginar. Aquí y allí, da lo mismo. Un gran ejemplo que vuelvo a compartir hoy, la noche de los sueños cumplidos y para que no se olvide ni siquiera un momento.

Sevilla, 5 de enero de 2018

Las reinas magas (Cuento)

Érase una vez tres mujeres que vivían en una región del planeta alumbrada, de forma privilegiada, por el sol. Acababa de amanecer un día cargado de contenido histórico: 5 de enero. Salieron por la mañana temprano de sus casas, dejando sus hijas e hijos al cuidado de sus parejas. Eran tres mujeres trabajadoras: una, en la limpieza de calles; otra, enfermera en un hospital y, la última, trabajadora social para un mundo mejor. Se encontraron en la parada del autobús, el de todos los días, aunque hoy, sin saberlo, las iba a llevar a alguna aventura desconocida.

Llegaron a sus destinos, el de todos los días. Al abrir sus taquillas, algo sorprendente las hizo coincidir en un sueño: ¡por un día podrían ser reinas magas! Las tres soñaron que un día no muy lejano podrían ir a Somalia con la médico leonesa Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauza y estar cerca de aquella realidad donde las personas han dejado de ser algo importante para su Gobierno y para una gran parte del mejor mundo. Y regalarles posibilidades para vivir. Y comenzaron su jornada ordinaria, como si no pasara nada. Pero en su interior, cada una había buscado su oro, incienso y mirra especial para una aventura que acababa de empezar en sus conciencias, arrebatando protagonismo a una creencia de hombres que a través de sus nombres propios, Melchor, Gaspar y Baltasar, tejían una nueva historia de hombres reyes frente a una remota posibilidad de que la mujer pudiera ser reina maga para siempre.

Soñaron despiertas y volvieron a sus palacios reales. Ya, los regalos, no eran lo mismo. Habían tocado un sueño hecho realidad, porque el mensaje durante muchos días de las dos mujeres secuestradas en Somalia –ya felizmente liberadas- había sido el mejor regalo soñado por unas reinas magas en la rutina del día a día.

Así sucedió y así lo he contado…

Sevilla (Occidente), 5/I/2008

NOTA: la fotografía de las cooperantes de Médicos Sin Fronteras, Mercedes García y Pilar Bauza, se recuperó de http://es.noticias.yahoo.com/fotos/diapositivas/fotos-somalia.html, el 5 de enero de 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s