¡Preferiría no escucharle, Mr. Trump!

OFICINA EN UNA CIUDAD PEQUENA

Despacho en una ciudad pequeña. Edward Hopper, 1953.

Horas antes de la proclamación como presidente de los Estados Unidos de América, he recordarlo a Henry Melville en un relato, Bartleby, el escribiente, que me ha sonado cercano a la hora de leer las diez últimas perlas cultivadas de Donald Trump (entre otras muchas, durante la campaña lectoral), en la única rueda de prensa oficial que ha concedido desde que ganara las elecciones. Las enumero a continuación, para que se nos quiten las ganas de intentar comprender lo que no tiene por dónde cogerlo, leerlo, escucharlo, seguirlo y, lo que es peor, aplicarlo en un futuro próximo, también en nuestro país, porque todo lo americano llega finalmente, lo acogemos como hizo aquél alcalde bonachón de Bienvenido Mr. Marshall y además lo incorporamos a nuestro acervo cultural como si no pasara nada. ¡Es el dinero, idiota!, que diría un asesor presidencial avispado en otra campaña electoral americana de infeliz memoria.

Pasen y lean (1):

1. “Podría ser presidente de Estados Unidos y manejar la Organización Trump al mismo tiempo. Pero no quiero hacer eso” [Todo el mundo piensa que son insuficientes las medidas que ha tomado al respecto, en relación con la transferencia de poderes a dos de sus hijos].
2. “Creo que el responsable del ‘hackeo’ [durante la campaña electoral] fue Rusia, pero creo también que otros países nos ‘hackean’. Formaremos una defensa con grandes mentes informáticas”.
3. “Vamos a construir el muro y México nos reembolsará por ello”.
4. “Tenemos una relación horrible con Rusia. Si le agrado a Putin, eso es una ventaja y no una carga. Ellos nos ayudarán a combatir a Estado Islámico”.
5. “Se sentirán orgullosos de lo que vamos a hacer. El Obamacare es un total y absoluto desastre”.
6. “Fue un grupo de gente enferma que juntó esa porquería”[Sobre montajes de vida íntima supuestamente controlados por la inteligencia rusa].
7. “Seré el mayor productor de empleos que Dios creó”.
8. “No creo que a nadie le interese mis declaraciones de impuestos”.
9. “Estás despedido” [Se suele despedir así en sus encuentros, aunque esta vez se refirió a sus hijos si no gestionaban bien sus empresas]. Todo un símbolo de amabilidad y acogida.
10. Su abogada: “Estamos construyendo un muro alrededor de Donald Trump” [para que no le afecten los negocios personales y familiares…].

Sinceramente, preferiría no leerlo. Ni escucharlo. Reconozco que la lectura del relato de Herman Melville, me marcó durante una etapa de mi vida. Recuerdo en bastantes ocasiones la frase preferida de Bartleby, ante cualquier petición de su patrón: “preferiría no hacerlo”. Es muy difícil en la vida ordinaria tomar este tipo de decisiones, sin llegar al absurdo del protagonista del relato citado, pero en muchas ocasiones habría que copiarle sin temor alguno.

Hoy, debería nacer un nuevo Bartleby, eso sí, lleno de esperanza, que nos ayudara a dar un giro copernicano sobre determinadas realidades hirientes en nuestras vidas y que nos permitiera gritar a los cuatro vientos: ¡preferiría no escucharlo! Y cambiar de canal de vida, si es posible.

Sinceramente, prefiero no comentar nada más y refugiarme junto a una de las ventanas de la vida, la de la lucha por la verdad buscada en común. En mi soledad sonora, porque escuchar y saber determinadas cosas no debería ocupar lugares dignos en el cerebro. Pero el problema radica en que cada vez me queda menos sitio…

Sevilla, 20/I/2017

(1) Es un extracto del reportaje publicado por: http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38589166

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s