Elecciones generales: necesitamos abrir grandes alamedas de libertad

salvador-allende
Salvador Allende y su esposa, Tencha Bussi, en 1971 junto a sus nietas Marcia Tambutti y Maya Fernández (1)

Acabo de leer esta noticia en El País: “O Frente Popular o Partido Popular”. El PP plantea la campaña electoral como una batalla entre dos frentes: la suma con Ciudadanos y Vox frente al PSOE, Podemos, “independentistas y batasunos”. Pablo Casado ha asegurado este viernes que no pretende llamar al “voto del miedo”, pero el próximo 28 de abril, ha insistido, se elegirá entre “el amigo de Torra o el que ya tiene preparado el artículo 155 en Cataluña”, sin límite de tiempo, nombrando a los consellers desde el Gobierno central y ampliándolo a todas las competencias autonómicas, ha precisado”. En tiempos modernos de silencios cómplices es necesario, hoy más que nunca, rescatar ideología y creencias de que otra España es posible para salir urgentemente de la mediocridad política que nos invade ante el ejercicio de la política del miedo y de trincheras. Todos los políticos no son iguales y sé quienes están por la labor de resolver problemas de la ciudadanía y del andar día a día por grandes alamedas de libertad. Lo dijo Salvador Allende hace ya muchos años en momentos terribles para su país, representando al Frente Popular, del que nunca se avergonzó, cuando la derecha hizo estragos por doquier: “Tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor”.

He crecido con el desgarro de aquella noticia del golpe de estado en el momento que ocurrió, en mis años jóvenes; he grabado a fuego en mi cerebro las últimas palabras de Allende desde el Palacio de la Moneda, examinándolas todas y quedándome con todo lo bueno que hay en ellas; he seguido de cerca a los embajadores de la cultura chilena en el exilio, el grupo Quilapayún, aprendiendo con ellos que el pueblo unido jamás será vencido y que con el amor y el sufrimiento se aúnan las voluntades para construir un mundo mejor, como clamaban a su cielo particular en la cantata de Santa María de Iquique. También sé que, para pasear por las grandes alamedas como personas libres, tenemos que juntar las manos con las de otros para abrir murallas reales y virtuales.

No he olvidado nunca las palabras de Allende y con esta breve reflexión quiero contribuir a no participar en los silencios cómplices de los olvidos, ilusionándome con amores y no solo buenas razones de participación social constructiva de quienes piensan y trabajan por una España diferente, en la que tengamos cabida todos, aunque tengamos que modificar antes que después la Constitución para que podamos integrar territorios diferentes y que necesitan una autoafirmación de su entidad histórica, sin que por ello se tenga que desmembrar el país. Entenderemos hoy, mejor que ayer, que España necesita una revolución social para no olvidar unas palabras paradigmáticas de Mario Benedetti en Revolución es participación, para alejar definitivamente el fantasma dañino de la abstención en las próximas elecciones generales (2): “La imaginación popular corre junto con los hechos, casi podemos decir que los hechos mismos son imaginativos, porque los hechos, mucho más que las palabras, son los que van abriendo caminos nuevos; los hechos empecinados y tenaces, fueron siempre y son ahora, la vanguardia de una transformación profunda. Las palabras vienen siempre detrás para explicarnos; incluso para explicar por qué se olvidaron de anunciarlos”. Impecable.

Creo que somos millones de personas las que deberíamos movilizarnos ya en este país para llenar las grandes alamedas de libertad de nuestros pueblos y ciudades, desafiando desde este preciso momento, de forma pacífica, pues nos queda todavía la palabra, a quienes avisan a navegantes descreídos que viene el monstruo político del Frente Popular, al que tanto respeto tal y como lo concibo: una ideología, no inocente, que persigue resolver los problemas de vivir a diario, como individuos y en comunidad, en todos los frentes posibles, pero con prioridades centradas en la salud pública universal, la educación pública universal, la atención a servicios sociales públicos universales de dependencia e inclusión social y el hilo conductor de la vida digna: el trabajo remunerado de forma decente que permita a cada ciudadano recibir la contraprestación dineraria por el trabajo bien hecho. Con el adjetivo “universal” siempre presente, reiterativo, para no excluir nunca a los más débiles, a los que menos tienen.

Será la única forma de que, como personas libres pertenecientes al Frente Popular de la Dignidad Humana, podamos construir una sociedad española mejor. Es lo que no he olvido del mensaje esperanzador y paradójico de Salvador Allende.

Sevilla, 16/II/2019

(1) La imagen se recuperó el 11 de septiembre de 2018 de: http://allendemiabueloallende.cl/

(2)Benedetti, Mario (1973). Terremoto y después. Montevideo: Arca.