Cuando no hacen falta mil palabras

Es un anuncio impactante, que no agrada verlo porque la conciencia se queda tocada. Pero, ¿qué es la conciencia? Según la Real Academia Española de la Lengua, en los países de habla hispana se entiende de cinco formas diferentes: 1. Propiedad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta, 2. Conocimiento interior del bien y del mal, 3. Conocimiento reflexivo de las cosas, 4. Actividad mental a la que solo puede tener acceso el propio sujeto y 5. Acto psíquico por el que un sujeto se percibe a sí mismo en el mundo.

En esta ocasión el vaso de leche no está medio vacío o medio lleno, está vacío de ética compartida pero lleno de paro y recortes innecesarios para los niños y niñas de este país. No hay duda alguna. Junto al verano que ya ha llegado, podemos colaborar para que miles de niños y niñas tengan la alimentación adecuada, dándonos cuenta de que reconocemos los atributos esenciales de la niñez y las modificaciones que pueden sufrir por un crecimiento anómalo por alimentación inadecuada. También los nuestros, porque sabemos a ciencia cierta, interiormente, que situaciones como la del anuncio no están bien, son situaciones malas, perversas, en un mundo que suele mirar para otro lado en muchas ocasiones similares a estas, aunque determinados ayuntamientos de ideologías no inocentes en relación con los derechos humanos (no todos somos ni son iguales) se hayan comprometido a mantener servicios dignos, diferentes, de alimentación infantil en sus casas, sin que tengan que estar señalados como la atención a los pobres de solemnidad de épocas anteriores de difícil recuerdo. Podemos reflexionar para colaborar como ciudadanos políticos (en su acepción más exacta) de la forma más adecuada, porque no todo radica en la omnipresencia del poderoso caballero don dinero. Sabemos bien que todo necio confunde valor y precio.

Las dos acepciones últimas también nos tocan de lleno. Cuando vemos el anuncio lo hacemos nosotros solos, aunque estemos acompañados. Y esta soledad sonora del principio de realidad, es decir, de que hoy, mañana y pasado se tendrán que llenar muchos vasos de leche y agua para alargar su disponibilidad falsa, solo aparente, debe quedar como pre-ocupación para la conciencia de cada uno, cada una. Porque nos damos cuenta de que estamos en un mundo que no nos gusta, porque tomamos conciencia de que esto no debe ser. Menos, estas imágenes, que no han necesitado hoy mil palabras para explicarlas, sino cuatrocientas doce…

Sevilla, 28/VI/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s