Viernes laico con Bach

Sigo con mis ensayos de violín y esta mañana de viernes laico he tocado el décimo movimiento de la cantata Hertz und Mund und Tat und Leben (El corazón y la boca, y las obras y la vida), BWV 147, escrita por Johann Sebastian Bach durante su primer año en Weimar (Alemania). Lleva por título Jesus bleibet meine Freude, Jesús sigue siendo mi alegría, todo un símbolo en un día en el que, para la Semana Santa (que no Laica), es de tristeza profunda por el recuerdo histórico de la muerte de Jesús de Nazareth. Con todo mi respeto a esta creencia.

La toco de forma todavía imperfecta en un compás 9/8, moderato, con múltiples tresillos que exigen un movimiento especial del arco, mientras sigo con palabras esta maravillosa composición, intentando comprender el alcance que tienen hoy, respetando también el contexto en que Bach la escribió en compases maravillosos, poniendo música a un texto no propio, del poeta luterano Martin Jahn, pero ensalzado a los cielos por su maestría indiscutible:

Jesús sigue siendo mi alegría,
consuelo y bálsamo de mi corazón.
Jesús me defiende de toda pena.
Él es la fuerza de mi vida,
el gozo y el sol de mis ojos,
el tesoro y la delicia de mi alma;
por eso no quiero a Jesús
fuera de mi corazón y de mi vista.

Es un Viernes Laico junto a Bach. Nada más. Comprendo mejor que nunca por qué Harnoncourt, que dirige esta obra en el vídeo que acompaña a estas palabras, miraba siempre al cielo con su expresiva mirada inolvidable, deletreando este maravilloso movimiento. Lo escribí en 2016, en una fecha próxima a su fallecimiento: “En una entrevista con motivo de su 85 cumpleaños, ante la pregunta sobre la composición que le gustaría escuchar cuando estuviera próxima su partida de este mundo, afirmó después de sus famosos silencios el nombre del coral de Bach, que resume su vida de respeto reverencial a uno de sus maestros preferidos: “Vor deinen Thron tret’ ich hiermit” (Con esto me presento ante tu trono). Mirando a Dios como solo él sabía hacerlo, a sus músicos, a su querido público” (1). Porque Jesús era su alegría.

Sevilla, 14/IV/2017

(1) https://joseantoniocobena.com/2016/03/07/harnoncourt-miro-siempre-al-cielo/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s