Teatro de barrio, un libro especial

Sevilla, 21/VI/2022

Ha ocurrido algo especial en mi vida con mi libro Teatro de barrio, publicado en 1987, al volver a encontrarlo en una plataforma de compraventa por internet, con la siguiente descripción:

Teatro de barrio – obra en 19 artículos de José Antonio Cobeña – 1987 – firma de autor – Imprenta Jiménez, S.L. – Huelva . Se terminó de imprimir el día 24 de junio de 1987 – 73 páginas, libro numerado con número 00088, buen estado de libro, libro muy raro.

Una persona cercana me alertó de que había localizado este libro, “muy raro”, según el vendedor, en una búsqueda habitual. Desde que lo supe he tenido interés por hacerme de nuevo con él y así lo he llevado a cabo, hojeándolo hoy de nuevo con mis manos cuando ha vuelto a su casa, a la clínica del alma, mi biblioteca, treinta y cinco años después de haber salido de ella para volar a otro mundo posible de la amistad envuelta en agradecimiento. El interés por recuperarlo estribaba en que estaba dedicado a una persona que conocía bien en aquella época y porque figuraba en la citada plataforma una imagen con la dedicatoria perfectamente legible, aunque he preferido borrar ahora el nombre del destinatario por razones obvias:

A…, que minuto a minuto participó en este proyecto, ofreciendo profesionalidad e ideas… Gracias. Huelva, 24.6.87.

Este hecho me movió a recuperarlo para intentar volver a la privacidad con la que entregué el libro a su destinatario, para preservar la protección de un dato de identificación personal que para mí tiene su importancia. Al verlo en esta situación digital, perdido en la Noosfera, he recordado algo que no olvido en relación con los regalos: “Sé lo que te he dado; no sé lo que has recibido”, unas palabras de Antonio Porchia que vuelven a tener importancia en mi vida al pasar al terreno de las preguntas en torno a qué habrá pasado a la persona a la que se lo dediqué, para que ya no esté en su poder y figure como mercancía en una plataforma digital de compraventa.

Lo que me queda es algo importante: el valor de la palabra, porque esta dedicatoria encierra una aventura que ya tuve oportunidad de explicar cuando publiqué por primera vez este libro en este cuaderno digital y porque esa persona fue muy importante por su trabajo en ella, algo que quise expresarle dedicándole unas palabras especiales: “minuto a minuto participó en este proyecto, ofreciendo profesionalidad e ideas… Gracias”. Esa aventura, llamada Teatro de barrio, figura detallada entre las obras publicadas y de libre acceso en este cuaderno digital desde 2007, cuando anuncié que ya estaba disponible para su descarga en la clave de este cuaderno digital: compartir con la Noosfera el conocimiento en libertad y sin razones de mercado. El libro lo edité con esmero en 1987, con un nombre muy sugerente, Teatro de barrio, que explico en su breve introducción. Creo que es una oportunidad de hacer justicia a la intrahistoria, también breve, de una aventura ideológica que murió por dos razones fundamentales: la soledad de la libertad que navega en mares procelosos de mercado y porque la independencia –en clave marxiana- no tiene precio, ¡pero cuesta tanto…! Es un homenaje a las personas que con gran generosidad fueron compañeras y compañeros de un viaje hacia alguna parte, aunque algunas y algunos perdieran en ese momento la aguja de marear.

El libro recoge la experiencia de cuatro meses de colaboración en la página 3 de Opinión, durante el último trimestre de 1984 y enero de 1985, en un periódico de Huelva, La Noticia, a través de un hilo conductor, «La flauta mágica», la famosa ópera de Mozart, en homenaje al giro copernicano que él imprimió a la existencia culta de la época, en un esfuerzo encomiable por vibrar con el pueblo auténtico, en la espera/esperanza de ver cantado y representado el amor sencillo de cada día. El libro se puede obtener en formato .pdf , de fácil lectura e impresión, con un tamaño reducido de 14,8×21 cm (A5-medio folio), editado con fuente «garamond», del cuerpo 12, en homenaje al tipógrafo Claude Garamond nacido en París en 1490, siglo que abrió la inteligencia por el conocimiento escrito de lo que sucedía en el mundo a través de los libros. Como en todas y cada una de las publicaciones de este blog, con más de dos mil artículos publicados en la actualidad, en sus diecisiete años de vida, mantengo la protección ética para que este libro se pueda copiar, distribuir y comunicar públicamente, bajo tres condiciones amparadas por la licencia de Creative Commons: Reconocimiento, para que se reconozcan los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciador (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o apoyan el uso que hace de su obra); No comercial, para que no se pueda utilizar esta obra para fines comerciales y Sin obras derivadas, para que no se pueda alterar, transformar o generar una obra idéntica.

Algo muy importante a destacar es que el libro tiene un Prólogo excelente, escrito por Juan Cobos Wilkins (En el corazón de la tierra, libro y película, entre otras muchas obras relevantes), poeta y escritor muy próximo a la realidad de Riotinto, en Huelva, que configura las mejores páginas de esta obra, desde la concha del apuntador de un teatro de barrio muy particular. Su obra literaria ha consolidado en estos treinta y cinco años desde aquella colaboración una forma de entender el oficio de escritor desde una larga y alta atalaya de conocimiento sintiente. Por todo lo expuesto anteriormente, mis palabras introductorias en el libro, Antes del estreno…, cobran hoy un sentido muy especial cuando las vuelvo a leer tras la operación rescate de un libro presentado en Internet como “muy raro”, en argot bibliográfico, porque el libro es de todos. La dedicatoria…, que vuelve a casa, todavía más:

Antes del estreno…

«Teatro de barrio» es el resultado de una reflexión vinculada a la existencia del periódico «La Noticia de Huelva». A lo largo de cuatro meses del año 1984, aparecieron diecinueve artículos bajo el título genérico de «La flauta mágica», en homenaje al giro copernicano que Mozart imprimió a la existencia culta de la época, en un esfuerzo encomiable por vibrar con el pueblo auténtico, en la espera/esperanza de ver cantado y representado el amor sencillo de cada día.

No hubiera sido posible escribir en clave mozartiana sin la vivencia, también diaria, de aquel periódico querido. Esta publicación quiere ser un homenaje a cuantas personas se esforzaron en el cada día de su aparición, porque en toda representación teatral o publicación diaria lo importante es el esfuerzo conjuntado, «sinfónico», de los que hacen posible la lectura de la partitura, en este caso, en clave de esperanza y creencia en el hombre, la sociedad y la naturaleza”. Huelva, 30 de abril de 1987.

Escribiendo estas palabras he recordado también mi viaje a Viena en 2007, a través de la mirada de Papageno en su puerta del teatro sobre el río Viena, mi querido Teatro de barrio, libro en cuya contraportada figuraba Papageno, como homenaje a este protagonista excelso de La flauta mágica, sintiéndose cómplice del movimiento de la Secesión,  A cada época su arte, al arte su libertad, situado personalmente a escasos metros de su deteriorada figura, cubierto de plumas y con su inseparable jaula para meter/sacar los pájaros encantados sin saber nunca a qué tipo de pájaros –uccellaci o uccellini, pasolinianos- se estaba refiriendo en su larga andanza desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Lo contemplé durante bastantes minutos y cerrando los ojos imaginé el día del estreno de su maravillosa ópera, el 30 de septiembre de 1791, dos meses antes de su fallecimiento, dirigiéndola en un teatro muy sencillo, de un barrio alejado del Anillo Real y de la Iglesia Oficial de Viena. Así, hasta contemplarlo hoy de nuevo, cuando vuelve a su casa en Sevilla.

UCRANIA, ¡Paz y Libertad!

CLÁUSULA ÉTICA DE DIVULGACIÓN: José Antonio Cobeña Fernández no trabaja en la actualidad para empresas u organizaciones religiosas, políticas, gubernamentales o no gubernamentales, que puedan beneficiarse de este artículo; no las asesora, no posee acciones ni recibe financiación o prebenda alguna de ellas. Tampoco declara otras vinculaciones relevantes aparte de su situación actual de persona jubilada.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: